Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




domingo, 7 de noviembre de 2010

Corazón dividido capitulo 29

29º- Miedos

Pero se quedó en el pasillo muy pensativa, no sabía cómo enfrentarse a esa situación. ¿Por qué estaba tan celosa? No lo comprendía, no era lo normal en ella. Pero no podía evitar ponerse celosa al pensar en Kirian y Delia.

Pasado un largo rato, vio salir a su marido de la habitación que la miró sorprendido al verla allí parada como una estatua en el pasillo. Se acercó a ella y la abrazó.

-¿Te pasa algo? –preguntó.

-No, no me pasa nada. Se hace tarde y nos tenemos que ir. –contestó muy esquiva.

-Vale. Vamos a despedirnos y nos vamos.

Todos salieron al comedor para despedirse de ellos. Kirian iba apoyado en la muleta, pero Delia se puso a su lado para ayudarle, lo que hizo que Melinda ardiera de celos por dentro.

-¿Os queréis quedar a cenar? –preguntó Dennis.

-No, es que ya tengo la cena preparada en casa. Tranquilo. –dijo ella disculpándose.

-Pero otro día os quedáis, que me gustaría que nos conociéramos un poco más. –comentó Elena.

-Claro. –respondió Cristian.

Cristian, Delia, Kirian y Melinda se fueron hasta la puerta junto al pequeño Kirian. Se despidió de Kirian y de Delia con un beso, y eso molestó mucho a Melinda. Cristian y Delia se apartaron un poco para dejarles unos momentos de intimidad para que se despidieran.

Aunque seguían al lado, al menos no estarían pegados. Kirian se acercó a ella para besarla cariñosamente, pero ella apartó la cara y solo le dio la mejilla. Eso dejó extrañado a Kirian que miró a Cristian.

Cristian le miró de forma que sabía que a Melinda le pasaba algo pero que no había logrado averiguar lo que era.

-Hasta mañana. –dijeron Delia y Kirian.

-Adiós. –contestó Cristian.

Kirian y Delia se metieron de nuevo en casa, tenían que cenar, pero la verdad es que con toda esa nueva situación no sabían muy bien cómo comportarse. Después de cenar, Dennis propuso ver una película.

-¿La veis con nosotros?

-Sí, claro. –contestó su hijo.

-No, yo prefiero leer en mi habitación. –se excusó Delia.

Kirian se quedó un poco chafado, realmente le apetecía estar con ella, sobre todo después de lo que habían hablado por la tarde. No prestó atención a la película, pues no paraba de pensar en Delia, así que pensó en hablar con ella.

-Me voy al baño. –dijo como excusa.

-Vale. –respondió su padre.

Pero Kirian no iba al baño, se acercó a la puerta de la habitación de Delia que estaba junto a la del cuarto de baño y se percató de que estaba entreabierta. Se asomó con cuidado y la vio sentada en la cama.

Tenía algo entre sus manos, al principio no vio lo que era, así que se asomó un poco más sin que ella le viera y se dio cuenta de que sostenía en las manos una fotografía suya.

Era una de las fotos que tenía en su antigua habitación, ella debió haberla cogido. Además se dio cuenta de que estaba llena de lágrimas porque Delia estaba llorando.

“La estoy haciendo sufrir, ella sufre por mí y yo no me he dado cuenta. Tal vez no sea tan buena idea esto del amor compartido…”, pensó para sí mismo. No podía verla así eso era insoportable.

Entró en la habitación muy decidido, pues aclararía las cosas con ella para que no llorara más.

-¿Por qué lloras?

-Yo me estoy metiendo en vuestra relación y eso a Melinda no le ha gustado. Yo no quiero ser la causante de problemas en vuestra relación. Es mejor que me aparte y me aleje de ti aunque me duela. –dijo intentando aguantar las nuevas lágrimas que se morían por salir.

-No digas eso. Yo quiero estar contigo y te aseguro que Melinda lo entiende.

-Yo no quiero perderte, pero tampoco quiero que discutas con ella por mí. No lo soportaría…

-No vamos a discutir por ti. Además ya te he dicho que quiero estar contigo.

-Si yo también quiero estar contigo, pero sé que voy a complicar vuestra relación y es lo último que quiero.

-Tranquila, ¿Vale? Tú no debes preocuparte por nada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 rosas :

la_ninia_eli dijo...

dios tia me encanta enserio :)
es perfecto el capitulo
espero k todo se arregle
besos sige asi

B€!t@ dijo...

Me encantaaaaa!!!! Kiero el siguienteeeee!!!!! Está genial!!!! Ke pasará ahora? Espero el proximo!!!!!! Un beso wapisimaaa!!!!

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.