Mis novelas publicadas




¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR





En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos.
Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR



Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.

Buscar

lunes, 22 de noviembre de 2010

Juegos del destino capitulo 7

7º- Pequeño susto

Cristian observaba a Melinda dormir, jamás había conocido a nadie como ella, estaba totalmente fascinado. Pero pasadas unas horas, empezó a ver que estaba muy inquieta.

Empezó a ponerse nerviosa en sueños, empezó a hablar. Al principio, Cristian no comprendía lo que decía, pero después empezó a hablar con mucha más claridad.

-¡No Javier, no me hagas daño! –gritaba. –Cristian es muy bueno y cuida de mí. ¡Ya no quiero verte más! –gritó cada vez más agitada.

-Mel, Mel ¡Despierta! –dijo Cristian.

Ella se despertó de golpe, muy asustada y envuelta en sudor. Nada más ver a Cristian allí con ella, se puso a llorar y se abrazó a él con fuerza. Le temblaba todo el cuerpo.

-Sshh… tranquilízate, solo fue una pesadilla. –susurró él acunándola entre sus brazos cariñosamente.

-Si me encuentra… querrá matarme… -dijo temblando.

-No consentiré que te toque ni un pelo. –juró él.

-Pero… es muy violento y tiene mucha fuerza. –contestó ella asustada.

-Yo también tengo fuerza. Y te protegeré de cualquier cosa o persona. –prometió abrazándola más fuerte.

Intentó calmarla, no paró de abrazarla y besarla para que pudiera volver a conciliar el sueño. El cansancio pudo con ella y se durmió. Cristian no dejó de abrazarla, como si entre sus brazos pudiera evitar que tuviera malos sueños.

Cristian se levantó temprano y fue a la cocina a desayunar. Adriana ya estaba allí y Kirian entró también en ese momento en la cocina.

-¡Buenos días, casanova! –gritó Adriana efusivamente.

-¿Qué me he perdido? –preguntó Kirian.

-Nada que, tu hermana es una cotilla. –dijo Cristian mirándola seriamente.

-No tengo la culpa de que se os oyese… -se justificó. –Luego volvisteis a…

-Hermanita… no te metas donde no te llaman. –le regañó Kirian.

-De madrugada, Melinda empezó a tener pesadillas con Javier. –dijo Cristian muy serio. –Le tiene pánico a Javier.

-Normal, si es que con lo que ha salido en la tele, como para no estar asustada. –dijo Adriana.

-Deberíamos hacer algo. –comentó Kirian. –Si se altera tanto podría ser peligroso para su embarazo.

-¿Y qué hacemos? –preguntó Adriana.

-Me parece que debemos ir a la policía y al menos ponerles sobre aviso. Contar lo que pensamos y que lo investiguen. –explicó Kirian.

-Melinda se pondrá de los nervios. –dijo Cristian en un suspiro.

-No debemos decírselo. –respondió su hermano. –A ver, su embarazo está bastante avanzado. Y si se altera demasiado podría peligrar el bebé.

-Pero está nerviosa de todas formas. –comentó Cristian.

-Bueno, id vosotros a la comisaría y yo me quedo con ella. –dijo Adriana.

-No, es mejor que vayas tú con Kirian. –respondió Cristian. –No debéis quedaros las dos solas en casa, podría ser peligroso.

-Ya sé porqué quieres quedarte. –añadió Adriana dando un codazo a su hermano.

-No es eso… –dijo ruborizándose.

-En fin, nos vamos, no le digas nada a Melinda. –contestó Kirian cambiando de tema.

Cristian fue hasta la habitación donde descansaba Melinda. Abrió lentamente la puerta. Quería ver si Melinda todavía estaba durmiendo en la cama, pero vio la cama totalmente vacía.

Se alarmó mucho y entró precipitadamente en la habitación para buscarla. Allí no estaba. ¿Dónde había ido? Salió de la habitación para buscarla por todas partes. Entonces vio como la puerta del cuarto de baño se abrió y apareció Melinda en pijama.

-Hola. –dijo ella tímidamente.

-¿Te das cuenta del susto que me he llevado? –preguntó Cristian casi a voces.

-Pero ¿Qué es lo que pasa? –preguntó ella extrañada.

-No te vi y… Pensé que te había pasado algo… -dijo totalmente descompuesto y abrazándola.

-Es que me acabo de levantar y estaba lavándome la cara. –se excusó.

-Yo… Lamento haberme puesto tan nervioso, es que… -intentó justificarse. –Yo… de verdad que no sé lo que haría si te pasara algo…
Melinda vio que los ojos de Cristian estaban brillantes, como si intentara aguantar las lágrimas que estaban a punto de caer.

-Debí avisarte de que ya me había levantado. –dijo ella con una sonrisa para intentar calmarle un poco.

-Voy a prepararte el desayuno. –contestó acariciando su rostro con dulzura.

-¿No desayunas conmigo? –preguntó Melinda con desilusión.

-Desayuné con mis hermanos, pero te puedo hacer compañía. –concluyó besándola cariñosamente en los labios.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 rosas :

Eli :D dijo...

me encanta tia es precioso el capitulo :)

María del Mar dijo...

¿Sabes? Me he enamorado de Kirian

B€!t@ dijo...

K pareja tan bonita!!!!! Esperando el siguiente vale? Prontito!!! Un besote wapa!!!

Cristina dijo...

creible Mariaa esk me encantaaaa espero ya pronto el siguiente k me los dejas super intrigantes xD

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.