Mis novelas publicadas




¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR





En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos.
Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR



Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.

Buscar

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Amor prohibido capítulo 3

3º-El tropiezo

- ¡Mira cómo va tu hija! –dijo señalando a Evelyn. –un poco más y se le ve el ombligo por el escote.

-Papá, ¡Qué exagerado! –protestó Evelyn.

-Bueno, ya está. –zanjó Melinda. –Tú ponte ahora algo encima que vas a coger una pulmonía. –señaló a su hija. –Y tú. –señaló a su marido. –Deja un poco a la niña, a su edad yo vestía así.

Eso pareció calmar un poco a Cristian. Pero no estaba convencido del todo, seguía con el gesto torcido. Su mujer le conocía a la perfección, así que sabía cómo calmarlo.

Se acercó a él, le besó y enroscó las manos en su cuello. Él se entregó al beso, olvidando que sus hijos estaban levantados. Hasta que una vocecita les interrumpió.

– ¡Mami y papi se dan besitos! –gritó Luna dando palmitas.

Melinda se sonrojó. Era cierto que, amaba a su marido con toda su alma, pero no era su intención que sus hijos les vieran tan afectuosos y cariñosos. Se separaron e intentaron centrarse.

–bueno, venga, hay que irse que al final todos llegaremos tarde.

Ella llevaba a Marcos y Luna al colegio, pues estaba a dos calles del colegio donde trabajaba. Era maestra de Educación Infantil, había sido su sueño desde pequeña y lo había logrado.

Cristian se iba al conservatorio, pero como el instituto de Evelyn estaba bastante cerca, solía acercarla por las mañanas.

–Vamos hija, coge el abrigo y las cosas. Que hoy tengo muchas cosas que preparar para la clase.

Todos se fueron a sus respectivas ocupaciones. Evelyn se bajó del coche y entró muy acelerada para llegar y ver a sus amigas. Raquel estaba en la puerta y al verla sonrió.

–Hola, pedorrí.

-Hola, loca. ¿Y Marta?

-Me ha mandado un mensaje, que le ha echado cuento y hoy no viene. –contestó.

-¡Qué morro! –dijo Evelyn. –En mi casa con dos profes eso no cuela.

Entraron en clase, y fue como otro día cualquiera, aunque estuvieron algo solas sin Marta. Aunque a veces era algo difícil de carácter, la querían mucho, y el día que no estaban las tres, les faltaba algo.

El día fue largo, como siempre, lo mejor de todo siempre era el recreo, que al menos así podían relajarse un rato. A la hora de la salida, fueron de las primeras en irse de la clase. Estuvieron hablando un rato en la puerta del instituto. Solían quedarse unos diez minutos hablando, antes de irse a casa para comer.

–Bueno, no has hablado en todo el día con Javi.

Evelyn se sonrojó ante el comentario de su amiga.

–Bueno, no sé, ya quedaremos o algo. Y hemos quedado para hablar por el Messenger luego.

-Entonces esta noche te conectas y me cuentas ¿no?

-Claro. –dijo sonriente.

-Pero esta noche podrás quedarte más rato que ayer ¿Verdad?

-Si mi padre no está de broncas con mi hermano si. –contestó. –Es que el enano, últimamente está de un macarra…

-La edad…

-Habló la anciana. – contestó tomando el pelo a su amiga.

Ambas empezaron a reírse, les encantaba gastarse bromas y reírse juntas. Así que quedaron en que hablarían por la noche y así le contaría lo que había hablado con Javi.

Prometió que avisaría también a Marta para que estuvieran las tres en una conversación múltiple, pues tenían ganas de cotillear un rato las tres, como solían hacer siempre.

Puso rumbo a su casa. Por las mañanas le acercaba su padre para que no fuera sola a esas horas, pero como era mediodía, no había problemas. Se colocó los cascos y encendió su MP3.

Comenzó a sonar “Right Round” de Flo Rida. La había escuchado en la película “La cruda realidad” y desde aquel día la buscó para poder escucharla. Se imaginaba a Javi y a ella en la discoteca bailándola muy juntos, tan cerca que podían sentir sus cuerpos aunque llevaran la ropa puesta…

Evelyn estaba tan absorta fantaseando, que no se dio cuenta de que una baldosa del suelo estaba suelta. Se tropezó y perdió el equilibrio. Empezó a caer, cerró los ojos y puso las manos delante para protegerse de forma instintiva.

Pero… no le dolió, es más, había caído sobre alto blando. Eso era muy extraño. Abrió lentamente los ojos y no podía creer lo que estaba viendo. Delante de ella había un chico guapísimo.

Por su aspecto se notaba que era más mayor que ella. Tenía el pelo castaño muy clarito. Y su cara era perfecta, como la de los modelos de la tele, con unos ojos azules, que le recordaron a los de su padre, solo que eran tan claritos que iluminarían una sala a oscuras.

-Eh… lo siento. –se disculpó ruborizándose.

-Tranquila. Vi que te tropezabas y quise evitarte un golpe. –contestó con una sonrisa que deslumbró a Evelyn.

El chico ayudó a Evelyn a levantarse. Había estado totalmente encima de aquel desconocido.

–Gracias por ayudarme. De verdad que lo siento.

-No te disculpes, un tropiezo lo puede tener cualquiera. –dijo alegremente. –Pero es que una chica como tú pudo hacerse daño.

Lo dijo con una voz tan sugerente que por unos segundos Evelyn se olvidó de cómo se respiraba.

–Eres… muy amable.

-¿Puedo saber tu nombre? –preguntó.

-Evelyn. –contestó tímidamente. -¿Y tú como te llamas?

-Kirian. –respondió con una sonrisa perfecta, como de anuncio de dentífrico.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 rosas :

Cristina dijo...

in cre i ble me encantaaaaaaaaa!! aiiiss este kirian promete pero k pasara con javi?? aiiiss kiero pronto el siguiente yaa!! bss esta genial maria sigue asi xD =)

Eli :D dijo...

dioooos es perfectooo me encantaaaa
kiero el sigiente ya nena k lo aces muy muy bien :)

B€!t@ dijo...

Madre del amor hermoso!!!! Vale, me encanta, ok? Kiero ya el siguiente, me tienes demasiado enganchada!!!!! Un besote wapa!!! esta interesantisimo!!!!! Un besote wapa!!!

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.