Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




martes, 14 de diciembre de 2010

Juegos del destino capítulo 26

26º- Intento de salvación

El tiempo parecía haberse parado, como si La Tierra hubiese dejado de girar. Melinda continuaba sin creerse lo que había ocurrido. Allí estaba ella, llorando sin poder evitarlo y tratando de taponar la herida como podía y sin ser ayudada, ella necesitaba a alguien.

-¡Cristian, ayúdame! –gritó con desesperación.

Cristian continuaba de pie, observando a Javier que yacía en el suelo. A su alrededor había un charco de sangre que cada vez aumentaba más y más de tamaño. Había estado realmente furioso con Javier pero… Algo saltó en su cabeza, como un interruptor. Javier les había salvado y debía ayudarle.

-Llamaré a la ambulancia. –contestó.

Mientras ella vio que Javier recuperaba ligeramente la consciencia pero estaba demasiado confuso.

-Delia… -susurró casi sin fuerzas.

-No, soy yo. Soy Melinda. –dijo mirándole.

-¿Entonces Walter me dijo la verdad? –preguntó.

-Soy yo. Estaba asustada, porque no sabía si volverías a hacerme daño. Pero quiero que sepas que te perdono. –contestó sin poder controlar su llanto.

-Yo… Voy a morir… -susurró mientras tosía débilmente.

-No, no vas a morir, te pondrás bien. –dijo Melinda tratando de animarle.

-Lo siento… por todo… -contestó él.

-Sshhh… eso ahora da igual. Te vas a poner bien, ya lo verás. –respondió ella taponando como podía la herida. Pero Javier volvió a perder el conocimiento.

Cristian pidió una ambulancia, pero mientras, llamó a su hermano. Con un poco de suerte ya estaría en casa, y tal vez podría echarles una mano.

-Hermanito ¿Qué tal estáis? –preguntó Kirian alegremente.

-Ha ocurrido algo. Te necesito rápido. Se está desangrando... –dijo con desesperación.

-¿Qué? –preguntó Kirian gritando. – ¿Qué ha pasado? ¿Melinda se encuentra bien?

-No tengo tiempo, ¿Dónde estás? –preguntó. –Necesito que vengas.

-Pues estoy casi al lado de tu casa, justo iba a haceros una visita. –respondió.

-Estamos en el parque de al lado de casa. Apresúrate. –dijo muy nervioso antes de colgar.

Cristian se acercó a Melinda, que trataba de contener la hemorragia con las manos. Él la ayudó poniendo también sus manos.

-Kirian está a punto de llegar y seguro que la ambulancia también. –dijo tratando de calmarla.

A los pocos minutos apareció Kirian corriendo al ver la escena. Se acercó a ellos y los examinó con la mirada.

-¿Qué ha pasado? ¿Estáis bien? –preguntó muy alterado.

-Es Javier, está muy mal… -dijo Melinda mientras continuaba llorando.

-Tienes que ayudarle. –añadió Cristian.

Kirian le estuvo revisando, se quitó la chaqueta y taponó la herida para que dejara de sangrar. Intentaron no moverle demasiado mientras esperaban a la ambulancia que estaba tardando demasiado.

-Si no le atienden ya, va a morir. –dijo Kirian con preocupación.

-¡No, no! ¡Tienes que ayudarle! –contestó ella.

-Lo único que se me ocurre es llevárnosle nosotros mismos al hospital, puede que la ambulancia esté en un atasco o algo. –comentó Kirian.

Mientras Kirian y Melinda taponaban la herida, Cristian se acercó a la carretera que pasaba junto al parque, era una carretera bastante transitada. Se puso a hacer señales a los coches, hasta que un monovolumen plateado paró a su lado.

-¿Te ocurre algo? –preguntó el conductor, un hombre rubio y muy delgado.

-Tiene que ayudarnos. Necesitamos llevar a una persona al hospital. ¿Podría llevarnos en su coche? –preguntó Cristian desesperado.

-De acuerdo. –contestó bajándose de su coche.

Entre los tres cargaron con Javier, tratando de moverle lo menos posible, mientras Melinda mantenía taponada la herida. Le subieron al coche y el hombre se puso en marcha.

Cristian sacaba un pañuelo blanco por la ventanilla para que les dejaran pasar con más rapidez. Y en pocos minutos estaban en el hospital. Al llegar allí todo fue un caos, pidiendo ayuda, pidiendo una camilla… los tres estaban demasiado nerviosos y no actuaban con eficacia.

Finalmente se llevaron a Javier para examinarlo, Kirian entró con él mientras Cristian y Melinda tuvieron que quedarse en la sala de espera. Melinda no paraba de llorar y Cristian… se había quedado parado.

Estaba casi en estado de Shock, lo ocurrido había sido demasiado fuerte, demasiado repentino. Trató de recordar todo lo ocurrido para ver cómo había podido suceder aquello.

Recordaba que cuando Walter abofeteó a Melinda, se lanzó contra él. Recordaba también cómo Javier se había metido también en esa pelea. Se habían dado muchos golpes, y las dos pistolas no paraban de apuntar a todas partes.

Él había tratado de hacerse con alguna de las pistolas, pero como no lo conseguía, trató de que ninguna de las dos le apuntara a él. Recordó entonces que Walter le apuntó al estómago y disparó sin pensárselo.

Esa bala que Walter disparó, tenía que haberle atravesado el estómago, pero en el último momento Javier se había puesto en medio, recibiendo él aquel balazo. Le salvó la vida sin más…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 rosas :

Eli :D dijo...

diooos osea k javier si k se arrepiente y a salvado a cristian!!!!!
espero k sobreviva k no le pase nada...
me edncanta le capitulo espero el sigiente

B€!t@ dijo...

Dios mio, jo, ke triste!! Kiero k se recupere, se lo merece!!! De veras si se arrepiente, tiene que salvarse!!!! Espero ansiosa el siguiente, ya me has dejado con el alma en vilo xDDD bss wapa

Cristina dijo...

oooooooohh no noooo no kiero k muera javier ahroa xDDD madre mia la salvao la vida a cristiaaan! se merece vivir el k tiene k morir es walter xDD me encanta mariaa sigue asi un besitoo =)

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.