Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 1 de diciembre de 2010

Juegos del destino capitulo 16

16º- La decisión de Melinda

Javier estaba sentado en el asiento del copiloto del coche de camino a la casa de Walter. Se lamentaba por no haber podido poseer a Melinda. Al recordar la paliza que le habían dado, algo en su interior se removió en su interior. A fin de cuentas la quería, había sido su novia y todavía la seguía queriendo.

Todo había sido tan precipitado que no se había parado a pensar en ello, en la e golpes que le habían propinado a Melinda el día anterior. Walter le vio algo pensativo y eso le extrañó.

-¿En qué piensas? –preguntó.

-En Melinda… -suspiró. –No debimos hacerle eso…

-Claro que si. Ella es tuya y debe obedecerte. –contestó muy seriamente. –Yo estoy buscándome una gatita que me haga lo que yo quiera, pero todavía no me ha gustado ninguna. Y en cuanto a Melinda, la volverás a tener para ti.

-No sé… -dijo dubitativo.

-Claro que si. Para algo somos los machos ¿no? –contestó para convencerle. –Ahora la tendrán en el hospital unos días. Dentro de unas semanas vendremos a buscarla, mientras la vigilaremos.

Javier no estaba convencido del todo, la culpa le reconcomía por dentro. A fin de cuentas había amado mucho a Melinda, pues era su chica, la chica de la que se había enamorado.

…………………………………………………………………………………………….

Pasada una semana le dieron el alta a Melinda. Esos días habían sido muy dolorosos para todos. Melinda intentaba ser fuerte y no llorar, pero la pérdida de su bebé era algo insufrible.

Cristian estaba destrozado, veía cómo la mirada de Melinda estaba vacía, sin ganas de nada. Por más que intentaba animarla, no conseguía nada. Ella ni siquiera le hablaba.

Eso empezó a afectar demasiado a Cristian. El día que regresaron a casa, fue Kirian el que llevó en volandas a Melinda hasta la habitación. Cristian se encerró en su habitación sin siquiera salir para comer.

Así hizo ese día, que no salió ni cinco minutos de su cuarto. Al día siguiente, no fue a trabajar y tampoco salió ni para comer. Dennis empezó a estar preocupado por su hijo. En pocos días, caería enfermo si continuaba así.

Además debían estar muy pendientes de Melinda, que emocionalmente estaba al borde del abismo. Pero la salud de Cristian les tenía con el corazón en un puño, pues llevaba unos días que no había comido más que alguna cosa que había picoteado de madrugada, cuando todos dormían. Era demasiado doloroso enfrentarse a ellos, a la dura realidad que les azotaba.

Tras unos días, Cristian salió al comedor un rato por la tarde. Se le veía con unas prominentes ojeras, descuidado, sin afeitar, más delgado, con aspecto enfermizo. Esa imagen dejó muy impresionada a Melinda.

Ella no se esperaba encontrarle así, le estaba haciendo sufrir con su actitud. Y verle así solo empeoraba las cosas. Así que tomó una decisión. Probablemente era la más dura que había tomado en su vida, pero era necesario hacerlo.

Esa familia, que ya era como su familia, se estaba desviviendo por ella. Les quería con locura y no quería que sufrieran ni un día más, en especial Cristian. Era el amor de su vida, y verle así de enfermizo era como un castigo.

Así que una noche, decidió marcharse. Con todo el dolor de su corazón, debía dejarlos. Solo de pensar en no volver a estar con Cristian se le clavaron miles de agujas en todo el cuerpo, pero no permitiría que siguiera enfermando.

Cogió sus cosas, las empaquetó y antes de marcharse entró con sigilo en la habitación de Cristian. Estaba dormido aunque se le notaba inquieto y nervioso. Melinda iba a darle un beso como despedida, pero no lo hizo.

Al lado de la almohada dejó una nota, era en especial para Cristian. Sabía que no podía despedirse en persona, pero al menos quería que supiera sus razones. Después se marchó de la casa que ya consideraba su hogar, cogió un taxi y se dirigió al aeropuerto, pues necesitaba desconectar de todo, empezar de cero.

…………………………………………………………………………………………….

Cristian durmió un poco esa noche, solo fueron unas horas pero le vinieron muy bien. Cuando despertó le extrañó encontrarse una nota a su lado. La desdobló y reconoció la letra, era de Melinda.

Queridísimo Cristian

Sé que he estado ausente estas semanas y sé que tú estás enfermando por mi culpa. Lamento ser tan fría contigo, pero la pérdida de mi bebé, es algo que no sé como afrontar.

Me marcho, no sé por cuanto tiempo y tampoco sé a donde voy. Solo necesito cambiar, ver las cosas de forma objetiva. Intentar olvidar todo el dolor que siento en mi corazón. No sé si lo lograré, pero no quiero molestaros más ni veros sufrir por mi culpa.

Siempre voy a quererte y voy a llevarte en mi corazón. Con todo mi amor….

Melinda


Cuando leyó la nota se quedó blanco, sintió que el mundo se le caía encima, como si todo su peso estuviera oprimiéndole el pecho. Melinda, su preciosa Melinda se había marchado…

-Papá, papá. –gritó saliendo de la habitación con la nota en la mano. – ¡Melinda se ha marchado! –gritó sin poder contener las lágrimas.

-¿Qué? –gritaron los tres saliendo al pasillo ante las palabras de Cristian.

-Se marchó… -dijo derrumbándose.

-Hijo, no creo que haya ido muy lejos. –contestó Dennis.

-Se ha marchado porque dice que sabía que yo estaba así por ella. –respondió mientras no podía controlar su llanto.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 rosas :

Cristina dijo...

dioooooooooooosss =( =( k tristeeeee jooo no quiero que se marche jolines pobre cristiaan =( esta geniaaal sigue asi guapa un besin

Eli :D dijo...

pero k xica k la va a pasar algo por dios k no pase nada...
espero k a cirsitan tampoco jo
kiero leer el isgiente lo espero jeje besos

B€!t@ dijo...

Jo ke kapi mas triste!!!! Espero que a melinda no le pase nada y vuelva a casa!!!! Espero ansiosa el siguiente!!! Un besote wapa!!!

Anónimo dijo...

Me parece muy egoísta Melinda ¡cómo puede dejarle así! aunque entiendo que es una mujer maltratada, ha perdido al bebé... Buffff, y Javier la encontrará

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.