Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




viernes, 3 de diciembre de 2010

juegos del destino capítulo 18

18º- Reencuentro

-Lamento haber chocado. –dijo Melinda.

-Tranquila, de verdad, no ha sido nada. –contestó. –Si quieres nos tomamos un café y asunto resuelto.

-Vale… -dijo no muy convencida.

-Por cierto ¿Cómo te llamas? –preguntó Javier con gran interés.

-Delia, me llamo Delia. –dijo esperando que Javier no la reconociera.

-Mucho gusto. Yo soy Javier. –contestó amablemente. –Ven, yo llevaré la maleta. Es que ¿te vas de viaje? –preguntó.

-Acabo de llegar. –dijo caminando a su lado.

-¿Y dónde estuviste? –preguntó.

-En Roma. Pero ya me apetecía volver. –respondió con una pequeña sonrisa.

-¿Eres del barrio? –preguntó. –Porque no me suena haberte visto nunca.

-No, la verdad es que antes vivía en otro lugar. –contestó intentando que no se le notara la nostalgia al pensar en Cristian.

-¿Y no tienes piso? –preguntó Javier.

-Tengo que buscar algún lugar para vivir. –dijo ella.

-Pues sé que en mi calle, se alquila un piso, por si te interesa. –contestó.

-Gracias, es muy amable por tu parte. ¿Nos sentamos en ese bar de ahí para compensarte por el choque?

-Claro.

Se sentaron, Javier pidió un cortado, pero Melinda pidió un chocolate. Siempre había sido su vicio, y no lo pudo evitar. Mientras estuvieron charlando un rato de forma distendida.

Melinda recordó los buenos momentos que había pasado a su lado. Realmente era un buen chico, no lograba comprender cómo había llegado a aquel extremo con ella el día que le dio la paliza.

-Oye y… ¿Tienes novio? –preguntó algo ruborizado.

-Pues… tenía a alguien, pero las cosas no están muy bien… -contestó apartando la mirada.
-Vaya… lo siento. –dijo Javier.

-¿Y tú tienes novia? –preguntó Melinda aunque ya sabía la respuesta.

-La tuve, pero… Lo cierto es que la cagué. –respondió bajando la mirada. –Yo… La quería mucho.

-Puedo preguntar ¿qué paso? –preguntó Melinda con miedo a su respuesta.

-Pues… Verás…. Vas a pensar que soy alguien horrible… -suspiró abatido. –Yo… la quise mucho, pero cuando se quedó embarazada me molesté mucho con ella. Se marchó y empezó a salir con otro chico. Y yo… La seguí y… La pegué una paliza con un amigo…

-Pero… ¿Eso por qué? –preguntó Melinda intentando estar calmada.

-Pues… no sé… Yo quería que volviera a mi lado. Pero un amigo, Walter, me dijo que debía darle su merecido y… Se me fue la cabeza… -explicó avergonzado.

-No te voy a negar que es muy fuerte lo que hiciste. –contestó Melinda tratando de calmar sus nervios.

-Lo sé, y si pudiera volver atrás, jamás la hubiera tratado mal. –dijo totalmente arrepentido de lo ocurrido.

-Bueno, piensa que puedes enmendar las cosas. Compensa lo que hiciste mal, haciendo las cosas bien. –contestó tratando de suavizar la situación.

-Gracias… -dijo. –Eres encantadora.

-Gracias… -respondió ruborizándose. –Bueno, es tarde, debo irme.

-¿Dónde vas a ir? –preguntó él preocupado.

-Iré a un hotel, y ya mañana llamo al piso que se alquila. –dijo levantándose.

-¿Volveré a verte? –preguntó esperanzado.

-Supongo que si. Estando en el mismo barrio nos encontraremos. Gracias por este rato tan agradable. Adiós. –respondió antes de marcharse.

Melinda se marchó hasta el hotel donde había estado cuando había abandonado a Javier. Había sido raro encontrarse con él, pero en ese momento entendió todo. Ese amigo suyo era el que le había hecho hacer semejantes cosas tan horribles.

Ella ya no estaba enamorada de Javier, pero al menos veía que era un gran chico. Tal vez si pudiera hacer que detuvieran a Walter, su miedo se acabaría. Se registró en el hotel y subió a descansar, había sido un largo y duro día.

A la mañana siguiente, decidió ir a su antiguo colegio, había pedido unos días de permiso y debía volver a trabajar si quería alquilar esa casa. Al ir de camino al colegio, pasó de forma inconsciente por delante de la casa de Cristian.

¿Estaría durmiendo? ¿Seguiría pensando en ella? Se preguntaba mientras observaba la casa justo al lado.

Entonces se abrió la puerta, no podía creerlo, Cristian salía acompañado de su hermano Kirian. Pero Cristian tenía muy mal aspecto, peor que antes de irse. Eso la angustió mucho.

Sin pensar en lo que hacía se acercó a ellos y miró fijamente a Cristian que le devolvió la mirada.

-¿Te encuentras bien? –preguntó Melinda. –Se te ve muy mala cara.

-Tranquila, es mi hermano. Está pasando una mala racha. –contestó Kirian acercándose a ella.

-¿Quién eres? –preguntó Cristian mirándola con mucha atención. –Pareces un ángel, al igual que lo era…

Pero no pudo acabar la frase, se derrumbó solo de pensar en Melinda. Todavía la amaba demasiado y hablar de ella era como si mil cuchillos le atravesaran de parte a parte.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 rosas :

B€!t@ dijo...

Me encanta!!!! El capi me encanta!!! El tomar un cafe con Javier, el que sepa la verdad... y ahora lo de cristian.. K mal!!!! Voy a por el siguiente!! Gracias por subirlo pork no se si aguantaria no saber ke pasa!!!! A ver k pasa!!! Bss wapa

Anónimo dijo...

Vale, la tal Melinda es una egoísta!!! Tanto que ama a Cristian y le deja tirao' enfermo de amor, vuelve y se reencuentra con Javier como si nada hubiera pasado ¿ya no le tiene miedo? además él ¿no era un asesino? hay muchos cabos sueltos... La idea es buena, pero te falta más perfección. Te seguiré leyendo.

Saludos, Daniel

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.