Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




viernes, 3 de diciembre de 2010

Juegos del destino capítulo 19

19º- Ocultando la identidad

-Hermanito, vamos. Monta en el coche. –dijo Kirian ayudándole.

-¿Seguro que se encuentra bien? –preguntó Melinda con angustia.

-Sí, es que… Está pasando una mala racha. Mal de amores… -dijo casi en un imperceptible susurro.

-Es que parece enfermo… -dijo Melinda preocupada.

-Hace días que va como un zombie por la casa y casi no come. Me le llevo para hacerle un reconocimiento. –contestó.

Melinda sabía que se arrepentiría de aquellas palabras, pero no podía dejar a Cristian en aquella situación.

-Y… ¿Podría venir por la tarde a ver cómo se encuentra? –preguntó esperanzada. –Es que estoy preocupada.

-Está bien… Tal vez eso le anime. –dijo Kirian mirando a su hermano que estaba ya dentro del coche. –Pero no sé ni tu nombre.

-Delia, me llamo Delia. ¿Y tú? –preguntó disimulando.

-Kirian y él es Cristian. –dijo señalando a su hermano.

-Pues por la tarde vendré a hacerle una visita. Cuídale y que se ponga bien. –pidió controlando un llanto que estaba a punto de salir.

-Claro. Y gracias por preocuparte tanto. Me parece que le vendrá bien una visita de una chica tan agradable. –dijo con una sonrisa.

Después de eso, Melinda se fue al colegio, mientras las lágrimas se derramaron por su rostro. Cristian tenía muy mal aspecto… estaba enfermo y tremendamente triste, como si le faltara algo en su interior.

¿Debía decirle que era ella y que había regresado? Se preguntó. Pero estaba temerosa, tal vez no solo estaba triste, sino que tal vez también estuviera enfadado con ella por abandonarlo de ese modo.

Así que después de regresar al colegio, llamó al piso que se alquilaba. El dueño era un hombre mayor bastante agradable. Le alquiló el piso por un precio razonable, así que se puso a deshacer su maleta.

Tenía que comprar comida y unas cuantas cosas más, así que se bajó a por lo imprescindible. Y después fue hasta la casa de Cristian. Estaba muy nerviosa, por el camino no paró de pensar en él y en lo que le diría o cómo se comportaría con él.

Llamó al timbre y Kirian abrió la puerta. Sonrió al verla en la puerta y la dejó pasar.

-Hola, Delia.

-Hola. –dijo Melinda tímidamente.

-Pasa, estamos en el comedor viendo la tele. –contestó Kirian.

Pasaron hasta el comedor, y a Melinda casi se le escaparon unas lágrimas. Solo hacía unas semanas había sido tremendamente feliz con esa familia entre esas cuatro paredes.

Cristian estaba sentado en el sofá, tenía el mismo aspecto que por la mañana, pero al menos se le veía un poco más tranquilo. Kirian se sentó al lado de su hermano, y Melinda al otro.

-Mira, hermanito. Tienes una visita. –dijo con una sonrisa.

Cristian giró la cabeza y allí la vio. Tan guapa, con esa mirada… Esa mirada que le recordaba tanto a Melinda, que casi dolía al mirarla.

-Hola. –dijo en un susurro.

-¿Estás mejor? –preguntó Melinda con preocupación.

-Le hice un reconocimiento, y tiene las defensas por los suelos. Además que ha perdido peso y que casi no duerme. –explicó Kirian.

Cristian tan solo miraba a Melinda. La observaba atentamente mientras ella no sabía lo que hacer o decir.

-Te pareces tanto a ella… -dijo suspirando.

-¿De quién habla? –preguntó Melinda disimulando.

-De su novia. Bueno… ya no sé si lo es. –dijo Kirian. –Se fue hace unas dos semanas y no hemos sabido nada de ella. La verdad es que estamos preocupados.

-No estés triste. –contestó Melinda acariciando la mano de Cristian.

Cristian levantó la vista y dibujó una minúscula sonrisa ante la preocupación de aquella chica. A Melinda con ese contacto empezó a latirle más rápido el corazón. Lo que sentía por él era demasiado intenso.

-Os dejaré a solas. –dijo Kirian levantándose.

Melinda y Cristian estaban a solas. Él la miraba sintiendo que cuando la miraba veía a Melinda y eso le hacía que su corazón sintiera un intenso dolor. Y ella sentía que su corazón iba a mil por hora por estar tan cerca de Cristian.
-¿Cómo te llamas? –preguntó. –Todavía no sé ni tu nombre.

-Delia. –mintió.

-Verás yo… -dijo dubitativo. –Debes pensar que estoy loco pero te pareces muchísimo a mi… a Melinda.

Melinda se sentía tremendamente culpable por dejar creer a Cristian que no era ella. Pero estaba demasiado asustada como para confesárselo. Aunque no podía negar que todos sus sentimientos la golpeaban por dentro, rebotando de un lado para otro, pues se morían de ganas por salir.

Así que sin pensar ni siquiera en lo que hacía, se acercó a Cristian y le dio un beso. A él le pilló por sorpresa pero lo aceptó de buena gana, sintió un cosquilleo en el estómago como cuando había besado a la que había sido su novia, y que sin saberlo le estaba besando.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 rosas :

Eli :D dijo...

me encanta esta perfecto el capitulo sige asi espero k le termine diciendo k es ellla pork pobre cristien k lo esta pasando muy mal al verla y k le recuerde tanto a melinda y piense k no es ella :S

B€!t@ dijo...

Dios mio, me has dejado peor que en el otro capitulo!!!!! Me encanta!!! Dios ,quiero saber ya que se lo diga, tengo una angustia por dentro..... Ufff!!!!uUn besote wapa!!! Muaks

Mandarina dijo...

Hola guapa, te escribo desde Libros con alma (Baul de libros), ya han cogido El juego de Ripley antes que tú (por 5 minutos jaja) así que sólo quedan dos. Cuando quieras te lo miras.

www.librosconalma.com

Isabella dijo...

cuanto talento. cuando tenga más tiempo voy a leer bien todo! buenisimo el blog!
xoxo

Anónimo dijo...

No está mal, pero si Javier no la reconoce, Cristian sí, cuando Javier pasó más tiempo con ella... Sigo pensando que Melinda no quiere a nadie, algo habitual en una mujer que ha sido maltratada, pero pienso que intentas meter un tema en una novela que es más bien de amor, que el drama como lo es el maltrato.

Saludos Daniel

MJ dijo...

No te comento mucho escasas veces lo hago, pero esta vez aparte de para recordarte lo maravillosa que es tu historia es para decirte que hago un concursillo ^_^ si te quieres apuntar toda la información esta aquí:
http://nuevayantiguavida.blogspot.com/2010/12/concurso.html

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.