Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




jueves, 9 de diciembre de 2010

Juegos del destino capítulo 21

21º- Confesando la verdad

-¿Te gusta esa chica? –preguntó su hermano.

-No lo sé… Es… Es una sensación extraña. Es como si ya la conociera… -contestó deslumbrado.

-Bueno, me alegro que estés ilusionado con ese beso. –dijo Kirian abrazando cariñosamente a su hermano.

…………………………………………………………………………………………….

Melinda estaba muy confusa. Javier había sido su novio y ahora parecía tan cambiado… Aunque se daba cuenta que no le amaba, al menos sabía que era un buen chico.

Y en cuanto a Cristian… Ese beso había sido maravilloso, el más dulce que se habían dado. Entonces ¿Debía decirle que ella era Melinda? ¿Debía revelarle lo que había hecho y dónde había estado?

No pegó ojo en toda la noche dándole vueltas al asunto. Le dolía estar mintiendo a Cristian, pero tampoco sabía cómo se lo tomaría si se lo contase.

Unos días más tarde, Melinda se levantó nerviosa a pesar de no haber dormido nada, no se sentía cansada. La emoción de volver a ver a Cristian, como llevaba haciendo desde hacía varios días, la había estar totalmente eufórica.

Después de mucho pensarlo, había llegado a la conclusión de que lo mejor era afrontar las cosas. Le confesaría a Cristian toda la verdad, pues no podía seguir fingiendo que no le conocía.

El día se hizo bastante largo hasta que llegó la tarde para poder ir a visitarlo. Llegó lo más deprisa que pudo a su casa. Fue el propio Cristian quien abrió la puerta, que al verla se le iluminó el rostro.

-Hola, creí que no vendrías… -suspiró.

-Hola.

Entraron y se sentaron en el sofá mirándose a los ojos. Cristian parecía otro. No tenía tan mal aspecto como el día anterior, además se había afeitado y estaba muy guapo con una camiseta azul cielo.

-Cristian… Yo tengo que decirte algo… -empezó Melinda algo nerviosa.

-No, espera. Yo también quiero decirte algo. –le interrumpió. –Verás… Yo… El beso del otro día fue genial. Eres una chica encantadora y muy guapa y me gustas… Pero… Yo estoy enamorado de la que todavía considero mi novia, Melinda. Que todavía espero que vuelva... –dijo mirándola.

Eso la pilló por sorpresa, no se esperaba una confesión así. Y entonces lo supo… Sabía lo que tenía que hacer.

-Cristian. No tienes que esperar más, porque estoy aquí. –dijo con una sonrisa.

-¿De qué estás hablando? –preguntó él desconcertado.

-Soy yo, soy Melinda. –contestó.

-¿Qué estás diciendo? –preguntó nervioso y sin comprender nada.

-Soy Melinda.

-No puede ser…

-Sí, si que puede ser. –contestó.

-Pero… Cómo…

-Cuando perdí al bebé, no encontraba fuerzas para salir adelante. Y verte tan abatido por no poder ayudarme fue lo que me hizo marcharme. No pretendía que siguieras sufriendo. –explicó ella. –Me fui a Roma, estuve unos días allí y me hice un cambio de imagen para empezar una nueva vida.

-¿Qué? –preguntó Cristian incrédulo.

-Pretendía quedarme allí a vivir, pero echaba demasiado de menos este lugar. Te echaba demasiado de menos a ti… -susurró.

-No lo comprendo… -contestó él.

-Cuando te vi… No puede resistirme a verte y te vi tan mal… -dijo ella. –Yo no pretendía mentirte pero no sabía si querrías que volviera a tu lado.

Cristian había escuchado todo y todavía no podía creérselo. Cuando Melinda le miró, vio que estaba con los ojos vidriosos, sujetando miles de lágrimas. Entonces Cristian la abrazó muy fuerte.

-Te quiero… No sabes lo mucho que te eché de menos… -suspiró aliviado.

-Yo también te quiero. Lamento haberme marchado así. –dijo disfrutando del tacto de Cristian.

Cristian se apartó un poco de ella y la miró con una amplia sonrisa que casi no le cabía en el rostro.

-Debí darme cuenta de que eras tú. Esos ojos son únicos… -dijo antes de besarla. –aunque estás tan cambiada…

Kirian apareció en el comedor de improviso y se quedó parado al ver que se estaban besando.

-Perdón por interrumpir. –dijo Kirian.

-Tranquilo. –contestó ella.

-Hermanito, ¿Cómo no te diste cuenta de que era ella? –preguntó Cristian.

-¿Qué era ella quién? –preguntó sin entenderle.

-Es Melinda. –dijo señalándola.

-¿Cómo? ¿En serio eres Melinda? –preguntó. –Pero ¿Cómo…?

-Es una larga historia. Os la contaré. Pero esperaré a que vuelvan Adriana y Dennis. –contestó Melinda alegremente mientras Cristian la sujetaba fuerte por la cintura. La había echado tanto de menos…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 rosas :

B€!t@ dijo...

Dios me encantaaaaa!!!!! Quiero mas, quiero mas!!!!! está genial, por fin se lo dijo!!! Espero el siguiente ansiosa!!! Un beso wapa!!!

Eli :D dijo...

uuuuaaauuuuu me encantaaa!!!! capitulazoooo es preciosoooo me alegro k se lo alla cnfesado esk me encanta kiero el sigiente nena :)

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.