Mis novelas publicadas




¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR





En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos.
Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR



Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.

Buscar

domingo, 12 de diciembre de 2010

Juegos del destino capítulo 24

24º-Descubierta

Melinda fue hasta la casa de Cristian. Estaba impaciente por verle, pues ese beso con Javier había sido algo raro. Aunque tenía muy claro que no podría ni mencionárselo a Cristian o se enfurecería.

Cuando Cristian abrió la puerta, se lanzó a abrazarle. Realmente ansiaba estar a su lado, y la visita de Javier la había puesto nerviosa.

-Hola, ¿Y tanta efusividad? –preguntó él extrañado esbozando una sonrisa.

-Es que tenía muchas ganas de verte… -dijo entre sus brazos.

Eran ciertas sus palabras, pero también continuaba nerviosa por la visita de Javier. Aunque veía que había cambiado y que ya ni siquiera la buscaba, no podía dejar de pensar en el miedo que le tuvo y en la paliza que le dio.

-¿Te pasa algo? –preguntó Cristian mientras se sentaban en el sofá. –Estás muy seria y eso es raro en ti.

-Estoy un poco distraída, eso es todo. –contestó tratando de evitar el tema.

Durante los días siguientes, estuvieron haciendo la mudanza, pero Melinda, continuaba pensando en el beso de Javier y en la conversación que habían tenido. Esos días Melinda estuvo bastante ausente, eso sí, intentó disimularlo todo lo que pudo. Realmente no sabía lo que hacer con el tema de Javier.

Estaba bastante confundida, porque al ver que ya no era el mismo, creía que merecía que le perdonase, aunque jamás fuera a volver con él porque ya no le amaba. Cristian se dio cuenta de la ausencia de Melinda.

Sigues demasiado distraída ¿No? –preguntó Cristian.

Bueno, no sé, es por todo el jaleo que hemos tenido con la mudanza. –respondió con una sonrisa. –Solo que estoy pensativa.

-Estás mucho más que pensativa, estás preocupada por algo ¿Verdad? –preguntó él.

-Pues… un poco. Pero no es nada. –contestó ella.

-Vamos, te conozco y sé que te preocupa algo. Además seguro que es algo importante. ¿Me equivoco? –preguntó con una media sonrisa.

-Has acertado. –dijo ella suspirando.

-Cuéntame qué es lo que te preocupa. –respondió Cristian.

-Que… Javier parece muy cambiado. No creo que sea el mismo.

-¿Y qué quieres decir con eso? –preguntó un poco molesto por haber oído hablar de Javier.

-Pues que estaba pensando en decirle que soy yo y que le perdono. –contestó temiendo la reacción de Cristian.

-¿QUÉ? –preguntó alzando la voz.

-No digo que vaya a ser su amiga ni nada, simplemente que sepa que le he perdonado y que quiero hacer mi vida contigo. –dijo ella tratando de calmarle.

-¿Después de lo que te hizo pretendes perdonarle? –preguntó incrédulo. -¿Es que acaso no recuerdas la paliza que te dio por la cual perdiste a tu bebé?

-¡Claro que sí! –gritó Melinda. –Pero a mi me enseñaron a perdonar. Además sino le perdono y paso página, no podré vivir tranquila. –dijo intentando contener las lágrimas que estaban a punto de desbordarse por sus ojos.

-No pretendía que te sintieras mal. –dijo Cristian calmándose un poco.

Se acercó a ella y la abrazó, mientras que Melinda se derrumbó y comenzó a llorar. Todavía la afectaba bastante el tema del bebé, eso no podía negarlo. Tras un rato desahogándose en los brazos de Cristian, se calmó un poco.

-Lamento haberme puesto así. –se disculpó Cristian. –Lo último que pretendía era hacerte llorar.

-Estoy demasiado sensible, últimamente tengo las hormonas alteradas. –contestó secándose las lágrimas.

Cristian sonrió y acercó su rostro al de Melinda para fundirse en un apasionado beso que hizo que Melinda olvidara todo el tema de Javier.

…………………………………………………………………………………………….

Unos cuantos días más tarde, Javier no había parado de pensar en ese beso que se habían dado. Había sido estupendo, pero se sintió mal por el rechazo. Él esperaba que ella le correspondiese y no había sido así.

Llamaron a la puerta de su casa, y la sorpresa no fue precisamente agradable. Walter estaba de pie con una amplia sonrisa en los labios. Cosa que hizo que Javier se pusiera de mal humor.

-¿Qué haces aquí? ¿Qué es lo que quieres? –preguntó sin dejarle pasar.

-Hablar con mi amigo. –dijo con total tranquilidad.

-Yo no tengo nada que hablar contigo. –contestó él.

-Pues yo creo que te interesa lo que tengo que decirte. –dijo él pasando al comedor y sentándose en el sofá sin ser invitado.

Javier se sentó a su lado de mala gana, no quería saber nada más de Walter ni volver a ser su amigo.

-Di lo que tengas que decir y lárgate. –dijo de mal humor.

-Hace unos días, vi salir de su casa a aquella chica con la que te estabas viendo. –contestó tranquilamente y sonriendo.

-No te atrevas a tocarla. –contestó enfadándose.

-No he terminado. –dijo Walter. –La estuve siguiendo, y cuál fue mi sorpresa cuando la vi regresar con el novio de Melinda. Y la vi hacer eso porque ella es Melinda.

-¿Qué dices? –preguntó Javier incrédulo.

-Es ella y te ha estado tomando el pelo. –dijo. –Supongo que te tenía demasiado miedo como para decirte la verdad. Pero si quieres podemos ir a por ella. Esta vez no podrá escapar.

Javier se quedó pensativo por las palabras de Walter, el descubrimiento había sido algo que nunca se hubiera esperado y le había pillado por sorpresa. No terminaba de creérselo. Pero, de todas formas, sabía muy bien lo que tenía que hacer…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 rosas :

Eli :D dijo...

diooos espero k no la agan nadap orfavor aora k ella piensa perdonarle :S :S
espero k todo acabe bien
espero el sigiente impaciente besos wapa

B€!t@ dijo...

madre mia, como lo sabia!!!! seguramente que ahora k kree que le ha engañado, kiera vengarse, por el beso rechazado o por celos de kerer estar con ella!!!! Espero que no la haga nada!! Voy a por el siguiente, jeje, k esta muy intrigante xD

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.