Mis novelas publicadas




¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR





En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos.
Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR



Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.

Buscar

sábado, 1 de enero de 2011

Amor prohibido capítulo 13

13º- Gran problema

-Eso ya me lo imaginaba. –dijo. –Verás yo… todavía soy… virgen. Pero te prometo que en cuanto esté preparada, me encantará estar contigo de esa forma.

-No voy a presionarte. Cuando estés lista me parecerá bien. –respondió acariciando su mejilla.

El resto de la tarde pasó tranquila y todo era muy romántico, estando a solas y tan cerca. Cerca de la hora de la cena, le llegó un mensaje a Evelyn. Ella sonrió, sabía que era más que probable que fueran sus amigas.

Nena, hay un problema. Tu padre ha llamado y no veas… llámale en cuanto lo veas.” Era un mensaje de Raquel ¿Qué habría pasado? ¿Es qué no había sido capaz de mentir para cubrirla? Tenía que ser otra cosa.

Se había quedado muda y más blanca que la cal al leer ese mensaje. Kirian la vio así y se alarmó.

– ¿Ocurre algo?

-Algo no va bien, mi padre debe haberse enterado que no estoy con mis amigas, pero no lo entiendo. Ellas jamás me traicionarían. –dijo preocupada. –Tengo que llamarle.

Él solo asintió con la cabeza mientras ella marcaba el teléfono de su casa.

– ¿Evelyn? –preguntó su madre al otro lado del teléfono.

-¿Cómo sabías que era yo, mamá? –preguntó.

-Sabíamos que Raquel te diría que llamaras. –contestó su madre.

-Pero ¿Qué es lo que pasa? –preguntó Evelyn extrañada.

Su madre no la escuchó porque Cristian le había quitado el teléfono.

– ¿Dónde estás? –preguntó con furia.

-Pues… con Raquel y Marta. –mintió.

-No me mientas. Sabemos que estás con un chico. ¡Y encima es bastante mayor que tú! –su padre estaba de los nervios

-Papá, yo… -intentó explicarse.

-¡NO QUIERO EXCUSAS! ¡TE QUIERO EN CASA YA! ¿Me has oído? –dijo a voces.

-Pero…

-¡NI PEROS, NI NADA! ¡NO ME HAGAS IR A BUSCARTE! –gritó para luego colgar de golpe.

Evelyn se quedó sin saber lo que decir. Él la observaba sin comprender del todo lo que estaba ocurriendo.

– ¿Qué te ha dicho?

-Tienes que llevarme a casa. No sé como se ha enterado de que estoy contigo y está furioso. –contestó mientras tenía la mirada perdida.

-Está bien. Vámonos.

Volvieron al coche y ella se quedó callada, sabía que pocas veces había notado a su padre tan enfadado y eso no era nada bueno. Hubiera ido a por la mochila pero no quería tardar más en llegar a casa.

Cuando llegó se despidió con un beso muy fugaz y salió corriendo sin darle tiempo a responder ni reaccionar. Entró en casa, su padre ya estaba en el pasillo esperándola.

Estaba muy furioso, se le notaba en los ojos. Su madre estaba al lado. Se la notaba preocupada, pero no tan enfadada como lo estaba su padre.

–Papá yo…

-¿Quién es ese chico? ¿De qué le conoces? Y ¿Cómo se te ocurre quedar a solas con alguien mayor que tú? –preguntó muy exigente.

-Es mi… amigo, y tampoco nos llevamos tantos años. –se excusó.

-¿Siete años te parecen pocos años? –preguntó molesto.

Miró a su madre, buscando algo de apoyo para enfrentarse a la situación. Pero ella no parecía querer ayudarla.

–Sube a tu cuarto. –dijo su madre autoritariamente.

-Pero…

-Estás castigada. –dijo firmemente.

-Pero… -intentó reprocharles.

-¡Estás castigada sin ordenador, sin salir y sin teléfono! –gritó su padre. –Dame ahora mismo el móvil. –dijo quitándoselo de las manos.

-¡No es justo! ¡Eres un idiota! –gritó al borde del llanto.

Su padre estaba muy enfadado, y encima su hija le estaba replicando. No pensó en lo que hacía y le dio un bofetón. Cayó al suelo y miró a su padre. Melinda intentó acercarse a su hija porque su marido se había pasado.

-¡Déjame! –gritó levantándose y encerrándose en su habitación con un portazo.

Evelyn se tumbó en su cama, llorando desconsoladamente. No podía creer lo que había hecho su padre. No solo se había enfadado injustamente con ella, sino que la había abofeteado.

Pasados unos minutos alguien llamó a la puerta.

–Hija, soy yo ¿puedo pasar? –preguntó su madre.

Evelyn no respondió y su madre abrió lentamente la puerta. Entró dentro y se sentó en la cama al lado de su hija.

–Cariño, debes comprendernos. Estabas con un desconocido y mucho mayor que tú, podía haberte pasado algo.

-No es un desconocido, es mi novio. –dijo con convicción sin mirar a su madre.

-¿Tu novio? –preguntó. –Pero no habías dicho nada.

-¿Para qué? ¿Para que os enfadarais así y papá me pegase en la cara? –preguntó mirando a su madre y dejando a la vista la marca del bofetón de su padre.

-Hija, tu padre no quería hacer eso, pero estaba furioso. –contestó. –Vamos a cenar, sal ahora y cenas.

-No tengo hambre, además no quiero ver a papá. –respondió.

-Hija, tienes que hablar las cosas con tu padre. – su madre intentaba hacerla entrar en razón.

-¡No quiero! ¡Me ha pegado! –dijo nerviosa.

La puerta de su habitación volvió a abrirse lentamente. Su padre apareció ahí, estaba de pie. Pero se acercó hasta ella.

–Hija, no pretendía darte un bofetón. Es que estaba furioso.

-Eso no te da derecho a pegarme. –contestó.

-Lo sé y lo siento. –dijo de forma sincera acercándose a ella. –Lamento haberte abofeteado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 rosas :

KaRoL ScAnDiu dijo...

¡¡Feliz año querida María!!

Te deseo un 2011 maravilloso:D

kissess

Eli :D dijo...

me encanta el capitulo uuuaauuu tiene de todo, pero como se a enterado su padre de todo??? :O no creo k las amigas se lo allan cntado...
kiero el sigiente ya joooo
besos

María del Mar dijo...

Me gusta Cristian, me parto con él!!!

Adina dijo...

OHHHHH qeee capiituulo.. sii esqee.. apuestoo todo lo qee tuu quieras qe quienn lee aa dixoo esoo aal padre aa siidoo el xicoo esee qee sta enn clasee cnn evelyn.. no mee acuerdoo aora del nombre.. =D jajaja
unn besooo !! siguee siguee !!

Mina Sousa dijo...

Ese fue el resentido de Javi. Me las juego.
Pero es q a esa edad tambien es tan dificil que los padres te dejen tener una relacion con un chico... (si lo sabre yo)
va bien la historia!!

B€!t@ dijo...

Jo, pobre evelyn!! Seguro k a sido el infeliz de javi ese!!!! Y asi lo k mas va a conseguir es alejarla mas de el, por capullo!!!! Espero que todo se arregle, voy a por el siguiente!!! Un besazo wapa!!! muaks

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.