Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




domingo, 9 de enero de 2011

Amor prohibido capítulo 22

22º- El pasado de Melinda

Pero antes de marcar el teléfono de Kirian, le llegó un mensaje de texto. “Nena ¿Por qué no viniste a clase ni te conectaste anoche? ¿Estás mala? Besos.” Era un mensaje de Raquel.

Probablemente, lo habría mandado en el recreo. Tuvo que responderla aunque no sabía muy bien qué decir. “Ha ocurrido algo. Cuando estés en casa llámame y te cuento. Besos.”

Después de enviarlo, llamó a Kirian, no tardó ni dos tonos en descolgar.

–Hola preciosa ¿Cómo te encuentras?

-Bueno, un poco mejor. –contestó. -¿Puedes hablar o estás ocupado?

-Para ti tengo todo el tiempo que quieras. –dijo de forma muy tierna.

-Eres estupendo. Oye yo… quería preguntarte algo y… bueno no sé. Entendería cualquier respuesta que me dieras.

-¿Qué ocurre?

-Verás yo… bueno con todo lo que ha pasado… necesitaría tiempo para estar preparada para… bueno… para… estar juntos. –comenzó titubeando. –Y no sé… tal vez tú no quieras esperar, ya que eres más mayor que yo. Comprendería que no quisieras seguir conmigo. –dijo.

-Preciosa, ¿Cómo dices esas cosas? –preguntó. –Sabes que te quiero con locura. Y voy a esperar a que estés lista.

Ella se sonrojó ante la respuesta de su novio.

–Eres estupendo… te quiero mucho.

-Y yo a ti, pequeña.

-Tengo ganas de verte. –contestó alegremente.

-Estaré en tu casa a la hora de la comida.

-¿Ah si? –preguntó sorprendida. –No sabía que venías.

-Tu madre me lo pidió ayer, y no pude negarme. –respondió.

-Esperaré impaciente. –dijo. –Te veo luego, te quiero.

-Yo también te quiero.

Después de colgar Evelyn estaba mucho más tranquila y relajada. Sentía que podía afrontar lo ocurrido y pasar página. Pero quería estar guapa para Kirian, y no había pasado una buena noche.

Preparó ropa limpia y sacó el maquillaje para dejarlo listo. Se dio una ducha para despejarse. Pero al salir y quitarse el albornoz para ponerse la ropa, se miró en el espejo. Todavía tenía una gran señal en la cara, se miró y tenía algún que otro moratón del forcejeo con Javi.

Eso hizo que sintiera mucho asco, volvió a ducharse, frotándose muy fuerte, como si quiera quitar algo que estuviera profundamente pegado a su piel. Sabía que los moratones y señales tardarían unos días en desaparecer, así que intentó no pensarlo.

Se maquilló un poco, no quería que se notara tanto la señal de la cara, ni las prominentes ojeras por no haber pegado ojo en toda la noche. Después estuvo viendo un rato la tele para relajarse más todavía.

Casi sin darse cuenta llegó su madre con sus hermanos y los saludó efusivamente. Marcos se extrañó, pues nunca se habían llevado especialmente bien. Pero se daba cuenta de que algo muy malo le había pasado a su hermana y no quería verla así.

-Hermanita ¿Cómo estás? –preguntó con interés.

-Un poco mejor.

-¿Y tu padre? –preguntó Melinda.

-Convencí a papá para que se fuera a trabajar. Si aquí no hacía nada. –dijo ella.

-¿Qué os dijo el director?

-Poca cosa, que le harán una evaluación y que tendrán una reunión. Papá se puso de los nervios… -explicó.

-Ya sabes que tu padre es muy impulsivo, pero no me extraña que se pusiera así, sobre todo por el tema que era. –dijo su madre con gran secretismo.

Mientras, Marcos y Luna fueron a cambiarse de ropa y ponerse algo más cómodo. Luna sabía vestirse y desvestirse sola desde los dos años, le encantaba ser tan independiente en sus cosas.

Como se quedaron Evelyn y su madre unos minutos a solas, ella quiso preguntarle a su madre más sobre el tema.

–Oye mamá, ¿Por qué has dicho antes eso sobre papá?

-Cariño, verás… -No sabía cómo contarle algo así. –Cuando tú tenías un año, una tarde estaba paseando contigo. Te llevaba en el carrito. Ya estaba casi al lado de casa cuando un hombre me asaltó, dijo que le diera el dinero. Pero aunque se lo di, me arrinconó contra la pared del edificio y… me violó.

Evelyn abrió los ojos desmesuradamente al escuchar las duras palabras de su madre. Pero la dejó continuar.

–Me dejó tirada ahí después de abusar de mí. Por suerte, tú dormías en el carrito y él no te hizo nada. Llamé a tu padre, me llevó al hospital y tuvimos que ir contigo también en el coche.

-¿Y qué pasó después? –preguntó ella.

-Me revisaron, y tenía magulladuras y moratones por todo mi cuerpo y desgarros en mi zona íntima. Afortunadamente, no me dejó embarazada. Tu padre se maldijo por no haber estado conmigo. Estuvo varias semanas como loco. Hasta intentó buscar a mi agresor por su cuenta.

-Vaya… no sabía nada. Por eso papá se puso así cuando me vio.

-Hija, aunque no me hubiera pasado aquello, se habría puesto igual porque eres nuestra pequeña. –dijo ella. –Pero es cierto, que desde aquello se volvió más desconfiado. Por eso, también desconfió tanto de Kirian al principio.

-Mamá, lo siento de verdad. –contestó emocionada por lo que acababa de escuchar.

-Hija, fue hace mucho tiempo.

-Pero debió ser espantoso.

No pudieron seguir hablando porque Luna irrumpió en la cocina.

– ¿Qué es lo que es espantoso?

Ellas que se habían emocionado un poco al hablar del tema se quedaron algo paradas, hasta que reaccionaron.

–Pues… nada decía que era espantosa la camiseta que se ha puesto hoy mamá ¿A qué si, mamá?

-Sí, si. –dijo disimulando.

-A mi me gusta, es bonita de color amarillo. –respondió la niña abrazando a su madre.

-Gracias, tesoro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 rosas :

Eli :D dijo...

aaanndaaaa joder pobre melinda me a sorprendido k aya pasado eso...
uff madre mia espero k no las pase nada mas y aver como reacciona cristian al saber k su hija lo sabe...
sige asi wapa besos y mejorate

Adina dijo...

uff.. pobrecitaa.. :(
mee as dejadoo sorprendidaa.. en serio !!
uff.. siguee guapaa.. :) unbesoo .. pasatee x el mio sii qeres =D

María M. dijo...

Dioss!
Que fuerte lo de Melinda no me lo esperaba para nada.
Menos mal que Evelyn parece que se este recuperando gracias a Kirian.
Espero el proximo :P

Anónimo dijo...

necesidad de comprobar:)

B€!t@ dijo...

Madre mia, sabia algo de seguro k se referia algo parecido a eso!!!! pork el pasado de melinda.. madre mia!!! Aun asi.. está genial, voy a por el siguiente!!! Bss wapa!!

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.