Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




domingo, 23 de enero de 2011

Amor Prohibido Epílogo

Epílogo

-Bueno, esta noche vete pronto a dormir hija. –comentó su padre.

-Vale. –dijo muy seca.

Estuvieron cenando, después recogieron y a Luna la mandaron pronto a la cama con la excusa de los Reyes Magos. Evelyn también se fue pronto a su habitación. Nada más encerrarse, mandó un mensaje a Kirian.

Hay un problema, aquel día no tomamos precauciones y… me hice la prueba y dio positivo. ¿Qué vamos a hacer?”. No estaba muy convencida, pues no tenía idea de la reacción que tendría Kirian, pero debía saberlo.

En menos de cinco minutos, obtuvo la respuesta. Abrió el mensaje y lo leyó. “¿Cómo? Pues… no sé, mañana lo hablamos. Tú no te preocupes. Te quiero”. Eso la tranquilizó ligeramente, al menos no la había dicho que la quería, lo que significaba que no ser marcharía de su lado.

Durmió poco, estuvo tocándose el vientre plano la mayor parte de la noche. Embarazada… a su edad… Sus padres la iban a querer matar cuando supieran la noticia. Y para colmo, al día siguiente, conocería a la familia de Kirian.

Cuando por fin consiguió conciliar el sueño, empezó a soñar. Se veía al lado de Kirian, ella se veía con una prominente barriguita. Veía también a sus padres, su padre la gritaba y estaba como loco.

Eso la inquietó tanto que se despertó de golpe muy sobresaltada. Estaba convencida de que la reacción sería peor que en su sueño. No dejaría que la echaran semejante bronca, además no tenía claro lo que haría.

Se levantó de la cama, se cambió de ropa y empezó a buscar algunas cosas. Cogió algo de ropa, todo el dinero que tenía ahorrado. Fue al baño y con cuidado cogió lo más básico de su neceser y un pequeño bolso con sus cosas de siempre.

Se marchó de la casa a hurtadillas. Comenzó a caminar, no tenía ningún rumbo fijo, no sabía dónde iría pero no podía consentir que sus padres la encontraran, porque además no tenía claro lo que haría con el embarazo.

Había escuchado mil veces las charlas sobre sexo del instituto. Y ella había mantenido su primera relación íntima con la persona a la que amaba pero sin protección, ella no solía ser tan impulsiva.

¿Sería capaz de abortar o de dar en adopción al bebé? Se preguntó a sí misma mientras acarició su vientre plano. Y entonces lo supo, sabía que tendría a ese bebé, porque era fruto del amor que se habían expresado Kirian y ella.

Caminó varias horas, y ya había empezado a amanecer. Sabía que no podía permanecer más tiempo por la calle. No iría a casa de sus amigas porque sería los primeros lugares en los que mirarían. Tampoco podía ir a casa de Kirian pues también mirarían.

A un hostal u hotel no podía ir, pues al ser menor de edad no la dejarían registrarse. Así que buscó algún lugar donde poder alojarse. Buscando, buscando encontró una casa abandonada, estaba medio en ruinas pero al menos le serviría para refugiarse hasta saber qué hacer.

…………………………..

Al levantarse, Luna se emocionó al ver los regalos. Marcos también se levantó para ver sus regalos. Y cuando ya era muy tarde, Melinda y Cristian se extrañaron mucho de que Evelyn no hubiera levantado.

Melinda se asomó a la habitación, abrió despacio la puerta. Pero cuando miró a la cama vio que estaba vacía. Eso la alarmó, buscó en el baño por si no la había visto entrar, pero allí tampoco estaba.

Al ver que tampoco estaba, volvió a la cocina.

-¡La niña, no está! ¡La he buscado y no está!

-¿Cómo?

-¡No está!

-Pero ¿Dónde puede estar a estas horas? No ha pasado nada para que se haya escapado. –contestó Cristian nervioso.

-¡Voy a llamar a Kirian!

Marcó su número y tardó un poco en cogerlo.

–Hola, buenos días. ¿Voy ya a buscar a Evelyn? –preguntó.

-¡Evelyn no está en casa! ¡Pensaba que estaría contigo! –dijo alarmada.

-¿Cómo que no está? –preguntó. – ¿Es que ya habló con vosotros?

-¿Hablar de qué?

-Pues…es que… está embarazada. –contestó temeroso.

-¿EMBARAZADA? –preguntó a gritos Melinda.

Al escuchar eso, Cristian le quitó el teléfono a su mujer.

– ¿QUÉ HAS DEJADO EMBARAZADA A MI HIJA? –preguntó a gritos.

-Verás, es que… fue un descuido, no tomamos precauciones… -confesó avergonzado.

-Que mi hija no fuera consciente de tomar precauciones, todavía. Pero tú, ¡ya tenías edad suficiente para saberlo y tomar precauciones!

-Lo sé, ¡fui un estúpido! –reconoció. –Pero ahora hay que encontrarla. Tal vez se haya marchado por miedo a su reacción.

-¿Es qué esperaba que me alegrase? –preguntó irritado. – ¡Si es una niña!

-No es una niña. ¡Pero eso no es lo que importa! –contestó. – ¡Ahora hay que encontrarla!

-Está bien. Llamaré a sus amigas, tú intenta llamarla y buscarla por los sitios que se te ocurra. –dijo antes de colgar.

Intentaron buscarla, por los sitios que se les ocurrió. Llamaron a todas las amigas de Evelyn, buscaron por el barrio y por los sitios cercanos a la casa donde hubiera podido esconderse, pero no lograban dar con ella.

…………………

Evelyn empezó a tener hambre, así que fue a una tienda a comprar algo de pan. No tenía mucho dinero así que tendría que dosificarlo bien. Se le ocurrió llamar a Raquel para que no se preocupara.

Su amiga le cogió enseguida el teléfono al ver que la llamaba.

– ¿Estás bien? ¿Dónde estás? ¿Por qué te has ido?

-No me agobies… -pidió. –Y que no sepan que estás hablando conmigo.

-Cuéntame qué ha pasado. Tu padre llamó como loco diciendo que te has escapado de casa. ¿Es que les dijiste lo del embarazo? –preguntó.

-No, pero sé cual va a ser su reacción, y he preferido ahorrármela. –contestó. –Además… he decidido que quiero tener al bebé.

-Pero si no se lo has dicho, no sabes cómo van a reaccionar.

-Mira, por el momento, me voy a quedar escondida. Reúnete conmigo cada dos días para ver si me puedes traer algo de comida. Por favor, te lo pido…

-Más te vale que sepas lo que haces. Pero recapacita, y vuelve pronto a casa. –pidió su amiga con preocupación.

Evelyn se acurrucó, abrigándose todo lo que pudo con las ropas que tenía. No sabía cuántos días se quedaría allí escondida, tal vez en unos días regresara a casa. Pero por lo menos, hasta que no hubiese reunido el valor suficiente para contarles su decisión a sus padres.

………………

Kirian intentó llamarla, pero ella no le cogía el teléfono. Eso empezó a desesperarle, estaba realmente angustiado por ella. Cuando menos lo esperaba, recibió un mensaje. Lo abrió y leyó lo más deprisa que pudo.

Estoy bien, solo necesito tiempo para pensar. Tiempo para reunir el valor de decirles a mis padres que quiero tener el bebé. No sé si tú querrás tenerlo, pero yo sé que quiero tenerlo. Te quiero”. Al leerlo, se quedó boquiabierto. No podía creerlo.

Escribió rapidísimo la respuesta. “Claro que querré tenerlo. Yo te amo y quiero estar contigo. Tus padres están desesperados buscándote, y yo también. Vuelve, por favor… te quiero”. Esperó y esperó pero no obtuvo respuesta, tuvo que conformarse con releer una y otra vez el mensaje que le había mandado Evelyn.

………………………

Todos estaban angustiados. Cristian y Melinda por encontrar a su hija, que además estaba embarazada. Kirian por verla sana y salva. Y ella por el miedo de afrontar su decisión.

Evelyn se acurrucó en una esquina, estaba recostada en un viejo colchón que había en la casa. Durmió acariciando su tripa plana y una media sonrisa, por saber que dentro de ella se estaba formando una pequeña vida, de la unión entre ella y Kirian.

CONTINUARÁ MAÑANA....
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 rosas :

Cristina dijo...

dios dios diooooooooooooooooosssss uuuuuff mas te vale k lo subas mañana madr emiaaaa k pasadaa xDD me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa sigue asi guapaa sta gneiaal =)

B€!t@ dijo...

Me encataaaaa!!! Como no lo subas mañanba me da a mi que te matan, y yo la primera ¬¬ xD me encanta de verdad, está genial!!!! ya kiero saber que pasaaaaaaaaa!!!!! Que vuelva pronto a casaaaaaaa!!!! Pobre Kirian!!! Bsotes wapà, está genial!!!

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.