Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




lunes, 14 de febrero de 2011

Amor prohibido 2 capítulo 22

22º- De regreso…

Pasada casi otra media hora, Evelyn empezó a abrir los ojos lentamente. Miró a su alrededor y vio a toda su familia. Pero sus ojos se detuvieron ante Kirian que tenía entre sus brazos a su hija.

-Hola… -dijo ella en un susurro.

-Hija, ¡menos mal que ya estás bien! –dijo Melinda suspirando y abrazando a su hija.

-¿Qué pasó con Javier? –preguntó ella algo confusa pues no recordaba todo lo ocurrido.

-Está muerto, ya no debes preocuparte nunca más por él. –contestó Cristian. –Ahora solo debes preocuparte de reponerte.

-Quiero coger a la niña. –dijo ella estirando los brazos.

-Ten cuidado con los puntos. –dijo Kirian.

Melinda cogió a la niña de los brazos de Kirian y se la acercó a Evelyn. La depositó con cuidado entre sus brazos. Iria sonrió al encontrarse entre los brazos de su madre.

Besó la frente de su hija, lo que provocó un suspiró de alegría entre los presentes, pues era una imagen muy tierna. Una imagen de reencuentro entre una madre y su hija.

Tuvieron que estar varios días ingresados, así que Melinda y Cristian se quedaron con la niña, y los padres de Kirian se quedaban con ellos en el hospital por si necesitaban algo.

Cuando por fin les dieron el alta, fueron todos a recogerlos para que regresaran a casa. Ese día Luna se abrazó muy fuerte a su hermana y a Kirian. Le habían dicho que habían estado enfermos y por eso habían ido al hospital.

-Hermanita, ¿Ya estáis curados? –preguntó ella.

-Si, ya estamos bien. –contestó abrazando a su hermana pequeña.

-Me alegro de que estéis bien, hermanita. –dijo Marcos abrazando a su hermana con cariño.

-Gracias.

Marcos dio también un fraternal abrazo a Kirian, se llevaban muy bien. Y como Kirian sabía que se había sentido un poco desplazado desde el nacimiento de Iria, le propuso algo.

-Si quieres cuando lleguemos a casa te echo unas partidas a la consola. Seguro que te gano. –dijo Kirian sonriéndole.
-Soy muy bueno. No vas a poder ganarme. –contestó Marcos.

-Hermanita, ¿Yo puedo jugar con Iria? –preguntó Luna mirando con curiosidad a Iria que estaba en brazos de Evelyn.

-Jugaremos las tres si quieres. ¿Vale? –propuso.

Lo que hizo que su hermana estallara de alegría.

Llegaron a casa y estuvieron dejando las cosas. Evelyn miró su habitación con nostalgia. Solo habían estado unos días en el hospital, pero a ella le habían parecido siglos…

Kirian la abrazó por detrás mientras miraba a Iria que estaba en la cuna. Ella suspiró al sentir los fuertes brazos de Kirian en su cintura.

-No puedo creer que ya todo haya terminado… -suspiró aliviada.

-Yo… Me volví loco cuando vi que te disparó… -dijo bajando la mirada. –Sé que quizás no debí dispararle pero… Se lo merecía…

-Tranquilo. Sé por qué lo hiciste. –contestó ella dándose la vuelta para quedarse frente a frente.

-Te quiero… No sé qué hubiera hecho si te hubiera perdido… -suspiró besándola. –Aunque… He matado a una persona…

-Lo hiciste para defenderme. –dijo Evelyn.

-Pero aún así… no me lo quito de la cabeza… -respondió él.

-No lo pienses más. –contestó ella.

-De acuerdo. –dijo Kirian besándola cariñosamente.

–Además todavía tenemos algo pendiente. –contestó ella dibujando una sonrisa en su rostro.

-¿Algo pendiente? –preguntó desconcertado.

-Hay que decirles a nuestros padres que nos vamos a casar. –contestó ella. –Y por cierto ¿Tienes el anillo?

-Claro. Lo tengo conmigo. –dijo él con una sonrisa. –Aquel día no pude dártelo y se quedó en mis pantalones.

Kirian sacó una cajita de su bolsillo donde volvió a mostrarle el anillo antes de ponérselo en la mano. Era un anillo muy sencillo, con un pequeño diamante en forma de corazón.

-Entonces ¿Querrás ser mi esposa? –preguntó él ilusionado.

-Para siempre… -respondió antes de fundirse en un beso.

Salieron al comedor. Pues los padres de Kirian se quedarían ese día a comer para celebrar que ambos habían salido del hospital ya recuperados. Así que como estaban todos allí querían decírselo.

Luna se acercó a su hermana y vio el anillo que brillaba en su mano. Se acercó a mirarlo y no pudo evitar hablar.

-¡Qué bonito el anillo! –gritó alegremente. – ¿Te lo regaló el príncipe?

Eso hizo que tanto los padres de Kirian como los de Evelyn se giraran para mirarlos con los ojos como platos.

-¿Anillo? –preguntaron.

-Veréis… Tenemos que contaros algo. –dijo Kirian.

-Es mejor que os sentéis, por si acaso. –aconsejó Evelyn.

Marcos se llevó a Luna a la habitación, pues al ver la expresión de sus padres supo que debían dejarlos a solas. Los cuatro padres se sentaron, tenían en frente a sus hijos, cogidos de la mano. En la mano de Evelyn brillaba el anillo con el diamante en forma de corazón. Ellos no paraban de mirarlo.

-Hemos tomado una decisión y… Queremos casarnos. –dijo Kirian armándose de valor.

-¿Cómo? –preguntó Cristian.

-Bueno, se lo pedí el día que nos atacó Javier en el parque. –contestó Kirian. –Sé que ella es menor de edad todavía, por eso quiero hacer las cosas bien. Quiero pedirte que me des permiso para que podamos casarnos… -Añadió mirando a Cristian.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 rosas :

Ángel oscuro dijo...

jajajajajaa me he imaginado a Cristian hiperventilando!!! seguro vamoss!!! como si lo viera!!!!
Me encanta Kirian!!!!! :)
un besiii wapii

B€!t@ dijo...

Pero.. pero.. COMO ME LO DIEJAS ASI? O_o kiero el siguiente ya, por favor!!!! Dios, ke tierno es Kirian. Y cristian.. todo se lo toma muy a pecho, madre mía. Si le cae bien kirian.. deberia de dejarse de preokupar tanto, sabiendo k él la ama sobre todas las cosas!!! Ains... xD espero el siguiente con impaciencia. Un beso wapa

Annie dijo...

si, si y si
que le de permisooo! :D

Miriam dijo...

ESta genial, seguro que Cristian acepta

María del Mar dijo...

¡Qué tierno! Ains me imagino la carade Cristian, siento envidia de Evelyn, con lo mono que es Kirian

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.