Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




sábado, 26 de febrero de 2011

Escondite de amor capítulo 4

4º- Contratiempo

Se marcharon los tres juntos para llevar a Evelyn al colegio. Ella estaba emocionada porque decía que el príncipe la llevaba al cole, como cuando en los cuentos el príncipe lleva al baile a la princesa.

Al llegar al colegio, la niña entró en clase. Pero se levantó mucho revuelo en la puerta. Casi todas eran madres que llevaban a sus hijos, y vieron a Melinda tan bien acompañada que fue inevitable que empezaran los cuchicheos.

Melinda se sentía abrumada, nunca le había gustado ser el centro de atención. Apareció un ligero rubor en su rostro. Cristian se dio cuenta de ello y se acercó más a ella.

– ¿Por qué te ruborizas?

-Porque el resto de mamás está hablando sobre nosotros.

-¿Es algo malo?

-No, no es eso. –se apresuró a responder. –Es que no me gusta ser el centro de atención.

-Bueno, tú no hagas ni caso. –dijo acariciando su mejilla. Lo que hizo que los cuchicheos aumentaran considerablemente.

-Venga, vámonos que al final van a acercarse a preguntar y me da vergüenza. –contestó.

-¿Tal mala es mi compañía?

-Claro que no. Eres la mejor compañía que podía tener, pero ya sabes que de momento tienes que darme tiempo.

-Tendrás todo el que quieras.

Salieron de allí, directos al trabajo de Melinda. Ella iba muerta de la vergüenza por lo ocurrido en el colegio. En parte si que pensaba que seria bueno estar con una persona como él. Pero el miedo la impedía ni tan siquiera imaginárselo.

…………………………

Javier y Kirian se dedicaban a seguir a Melinda. Kirian respiraba más o menos tranquilo al ver que su amigo la protegía, pero sabía que debía estar en guardia por si acaso.

-Fíjate, ahora debe haberse echado un nuevo novio… -comentó Javier haciendo fotos. –Cuando se entere el jefe querrá venir a verla.

Kirian no respondió, odiaba a Javier. Además él quería proteger a Melinda a toda costa. Pero no le quedaba más remedio que estar con él. La ventaja era que así también la podía proteger sin que sospecharan de él.

Unos días más tarde, Cristian seguía acompañando a Melinda a todas partes, mientras que Javier seguía haciendo fotos.

–Espera aquí, haré fotos mucho más cerca para que se vean bien.

Eso inquietó a Kirian, no sabía seguro si solo haría fotografías o si intentaría algo. Rezaba porque su amigo pudiera defender bien a Melinda y a la niña. Él no tuvo más remedio que quedarse en el coche.

Dudaba de si llamar a su amigo o no, pues había visto que había ido a su casa, que aunque estaba en el portal de al lado, no podría auxiliar a Melinda si le necesitaba. No soportaba esa intriga, salió del coche con rapidez dirigiéndose al portal.

Vio la puerta del portal abierta. Se asomó con cautela y comenzó a subir los escalones lentamente. Llegó hasta la puerta de la casa y vio que estaba abierta. Eso le alarmó.

Avanzó por la casa, escuchaba la voz de Melinda, pero parecía tranquila. Él no estaba nada tranquilo, sobre todo cuando escuchó la voz de Javier.

–Vamos… sabes que no podrás conmigo… -le retó él.

-No te acerques o te clavo el cuchillo. –su voz era firme.

Kirian se asomó a la cocina, allí estaban los dos, frente a frente. Melinda empuñaba un cuchillo de la cocina en dirección a Javier, que estaba a poco más de un metro de ella.

-¿Qué haces? –preguntó Kirian desconcentrándolos a ambos.

-Iba a entretenerme un rato porque vi que su novio no estaba. –contestó Javier. –Vete al coche que ya bajaré.

No podía consentirlo. Pero no sabía que hacer. Si se enfrentaba a Javier estaría en problemas, no solo él, sino Melinda, la niña y su mujer, Delia. Aunque estaba seguro de que tenía que ayudar a la pobre chica como fuera.

-Vamos, el jefe se cabreará si le haces algo. –dijo intentando razonar con él.

-No tiene por qué enterarse. –contestó de forma pícara.

-No hagas nada. -dijo en tono más serio.

-Tú a mi no me ordenas nada. –escupió. –Además recuerda que si no haces lo que te decimos, tu mujercita saldrá perjudicada.

Eso le hizo titubear, era cierto, debía pensar en su esposa. Pero tampoco podía abandonar a la chica a su suerte.

–Me bajo al coche.

Antes de salir miró a Melinda y le guiñó un ojo, tenía un plan y quería que ella supiera que no la estaba abandonando. Salió por la puerta y fue a buscar a su amigo. Corrió todo lo que pudo por las escaleras y llamó con fuertes golpes a la puerta.

Cristian abrió con pereza, estaba medio adormilado. Al ver a su amigo tan nervioso se extrañó.

– ¿Ocurre algo? No pensaba que te vería por aquí.

-¡Tienes que salvar a Melinda! –gritó con desesperación.

-¿Cómo? –preguntó exaltado. – ¿Se encuentra bien?

-Todavía no le pasa nada, pero le va a pasar si no hacemos nada y yo no puedo ayudarla. –respondió aceleradamente.

Ambos salieron corriendo escaleras abajo para poder llegar al auxilio de Melinda. Cristian se imaginaba a esa preciosa chica que le había enamorado, y de su preciosa y pequeña hijita, ansiaba llegar a su lado y ponerlas a salvo...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

8 rosas :

Miriam dijo...

:O
Ojala lleguen a tiempo!

InmaSonrisadeCaramelo dijo...

Aiish me ha encantado, haber si llegan y no le pasan nada a meli, que el javier ese es un perveeeeeertido!

Annie dijo...

tienen que llegar rapido!
no quiero que dañen a la niña y menos a Melinda!!

Eli :D dijo...

por favor k yegen a tiempo para salvarlas pork pobrecitas me dan muxa pena y el otro es un hijo de putaaa!!!!
espero el sigiente

albarikoke_ dijo...

esta genial! este y el capi 3!

Margy dijo...

AA!AA!AA!AA! por favor QUE TENSION!!!! >o< que lleguen a tiempo!

B€!t@ dijo...

Me encantaaa!! Voy al siguiente rápido, antes de irme a dormir!!!! Bss wapa!!!

Dulce Cautiva dijo...

Hola d nuevo!, cómo ya ves también toy siguiendo esta historia. K honorable son Cristian y Kirian, sobre todo este último k se juega el cuello tanto suyo como el d su mujer x protegerla a ella. Y luego Cristian, ese atractivo bombero, k hace lo k su amigo le pide y va a cuidar d ella y de la niña. Y encima, se enamora d ella!. Y tenemos otra vez, a un ca...n de Javier intentando abusar d ella...


Voy a ver k pasa ahora... sigo leyendo!!!

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.