Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




martes, 15 de marzo de 2011

Escondite de amor capítulo 21

21º-La verdad sale a la luz

-Claro que te lo voy a impedir. –dijo Cristian sin amedrentarse.

-Ella es mía. Debe aprender que su sitio es a mi lado. –contestó con firmeza. –Pero necesito deshacerme de esa mocosa de la que tuviste el descaro de decir que era mi hija…

-Jefe, la ha cogido Javier. –dijo uno de sus empleados mirando al os columpios.

-¡No! ¡No toques a mi niña! –gritó Melinda intentando ir a por ella.

Javier se acercó hasta Walter con Evelyn en brazos, que pataleaba y lloraba tratando de liberarse de su captor. Pero como no dejaba de llorar, Walter le dio un bofetón que asustó mucho a la niña.

-¿Cómo eres capaz de hacerle algo así a tu propia hija? –preguntó Cristian muy furioso.

-¿Mi hija? ¡Esta mocosa no es nada mío! –gritó ofendido.

Pero Cristian estaba tan enfadado y quería proteger a la niña que se abalanzó sobre Walter para pegarle. Walter recibió un puñetazo, pero luego sus empleados cogieron a Cristian para devolverle el golpe.

-¿Por qué quieres hacer daño a nuestra niña? –preguntó Melinda en medio de un gran llanto.

-¡No digas más que ella es mi hija, porque no lo es! –gritó cada vez más furioso.

-Pero ¿Qué estás diciendo? –preguntó Melinda extrañada. – ¡Claro que es tu hija!

-No lo es. Es hija de Javier. –dijo Walter dejando a Melinda boquiabierta. –Cuando la niña tenía seis meses, me confesó que habíais sido amantes y que la niña era suya.

Eso dejó a Melinda sin palabras, y Javier se puso serio de repente. No esperaba que se sacara semejante tema en ese instante.

-Pero ¿Qué tonterías estás diciendo, Walter? –preguntó acercándose al que todavía era legalmente su marido.

-No te hagas la despistada, él me lo contó todo. –contestó él cabreado.

-Yo te quería mucho, sabes que eras mi vida. Y esa niña era lo mejor que habíamos hecho… -dijo Melinda entre lágrimas. –Era todo perfecto, hasta aquél día en que cambiaste y me hacías esas cosas…

-¿Por qué tuviste que acostarte con él? ¿Por qué me engañaste? –preguntó mientras sus ojos se ponían vidriosos.

-Yo JAMÁS te engañé. ¡Te quería con toda mi alma! –dijo ella sollozando. –Y Evelyn es tu hija, te lo puedo garantizar. Lo juro por lo mucho que la quiero. –dijo ella con firmeza.

Walter se acercó a ella quedándose muy juntos. La observó detenidamente, mirándola a esos ojos que un día hacía mucho tiempo le habían hechizado, pues ella era la criatura más maravillosa que jamás había conocido.

-Conozco esa mirada... Y sé que dices la verdad. –dijo él un poco más relajado.

-¡Suéltala y no te acerques a ella! –gritó Cristian que trataba de zafarse de los brazos de sus captores.

Entonces la persona que menos esperaban que dijera algo, fue la que habló en esos instantes.

-Papi, mamá me dijo que me querías mucho. –dijo Evelyn que seguía atrapada entre los brazos de Javier. –Pero que luego ya no me querías y por eso jugamos contigo al escondite.

Él se acercó hasta la niña y se la arrebató de las manos a Javier. La niña le miró y le dio un gran abrazo, que sorprendió tremendamente a todos los allí presentes, pero en especial a Walter.

-Aunque seas un poco malo yo te quiero. –dijo Evelyn. –Aunque ahora también tengo otro papá. Me gusta tener dos papás.

-Evelyn… -susurró su padre mientras unas lágrimas habían empezado a caer por su rostro.

Entonces con la niña en brazos se acercó a Melinda y se la tendió para que la cogiera. Hizo una seña a sus hombres que soltaron de inmediato a Cristian y se le quedó mirando.

Cristian se acercó a sus dos chicas aceleradamente para abrazarlas y tratar de protegerlas entre sus brazos. Pero no apartó la mirada de Walter y de Javier.

Ambos estaban muy cerca, Javier miraba con un poco de miedo a Walter. Le había descubierto, ya no podría seguir con el juego que tanto le gustaba. Así que no había razón para seguir callado.

-¿Por qué me hiciste creer que Evelyn no era mi hija? –preguntó Walter con seriedad.

-Ella iba por la casa con esas curvas, con esas ropas tan ligeras por la noche… -suspiró al recordarlo. –La quería probar, así que te engañé, y por eso te di aquellas ideas de castigo sadomasoquista en las que yo también participé.

-¡Hijo de puta! –gritó Walter.

Se abalanzó sobre él y comenzó a pegarle, pero Javier sacó su arma y le pegó un tiro en el estómago a Walter que le hizo caer al suelo. Después salió corriendo, perdiéndose entre los árboles del frondoso parque. Los hombres de Walter fueron a socorrerle.

Melinda abrió los ojos de forma desmesurada, le dio la niña a Cristian y se acercó al que continuaba siendo su marido.

-¡Llamad a una ambulancia! –gritó a los empleados que la hicieron caso de inmediato.

-Melinda… -susurró él.

-Es mejor que ahorres fuerzas. –aconsejó ella llorando con intensidad.

-Perdóname… -dijo con esfuerzo.

-No hables… -contestó Melinda sollozando.

-Eras mi ángel, que había iluminado mi camino… Y yo te traté muy mal… A ti y a nuestra pequeña… -respondió.

-Javier te había engañado. –contestó ella.

-No tengo excusa… Debí saber que la niña era mi hija… -respondió con esfuerzo.

-Solo piensa en salir de ésta. –dijo ella acariciándole el rostro.

A los pocos minutos escucharon que llegaba la ambulancia y se lo llevaron al hospital. Como vieron a Cristian con golpes, insistieron en llevárselo también. Melinda y la niña fueron llevadas al hospital por uno de los guardaespaldas de Walter.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9 rosas :

Elvira dijo...

Menudo capítulo más intenso!! Como se pone el asunto, madre! jaja.
Esperaremos al siguiente... que seguro que Javier da más mal...
Un besico!

Cristina dijo...

dioooos k bonitoooo me ha emocionadooo k ijo d puta javier no era walter el malooo dios menos mal k stan bieen =) spero prontit el siguiente guapaa lo aces genial ejje bss

B€!t@ dijo...

Dios!! No me esperaba esa historia!!! O_o Me encanta, Ke emocionante e intenso es todo!!!! Me encanta, kiero el siguiente!! Un besito guapa!!

Eli :D dijo...

osstiiiaaa no me lo esperaba, si alfinal sera buena persona... madre mia me as dejado con muxa intriga... ufff espero el sigiente ya!!!!

Alba dijo...

q fuertee!!para nada iba a esperar esto...valiente hijo de puta deJavier....me ha encnatado sister! esta genial

Margy dijo...

uooo giro inesperado!! Muy bien! ^_^
que bien ha estado. Esperemos que encuentren pronto a Javier >o<
Besitos!

Miriam dijo...

Dios que emocion!

Lupisss dijo...

Uff...que emocionante, aunque pense que a quien le iba a pasar algo era a Christian.
Muy bueno!!! :)

Dulce Cautiva dijo...

K giro más inesperado ha dado la historia!, vaya... ya Walter no me parece tan malo, malísimo, jejeje.

A ver k pasa ahora, morirá?

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.