Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




martes, 29 de marzo de 2011

Escondite de amor capítulo

34º- Impulso del corazón


Durante las siguientes semanas, las cosas fueron a peor. Melinda no se hablaba con Cristian, intentaba no estar con él en la misma habitación, hacía todo lo posible por estar lejos de él. Incluso se había ido a dormir a la habitación de Evelyn ya que no quería estar con él.

Todo eso solo hacía que Cristian se sintiera terriblemente mal, cada día estaba más deprimido y para colmo, llevaba unos días que no había mejorado nada con la pierna, si no que le molestaba más.

Kirian y Delia se sentían en medio de un campo de batalla, como si estuvieran en medio y sin protección. Habían intentado que Melinda entrara en razón, pero no había manera. Para colmo de males, Evelyn no quería acercarse tampoco a Cristian.

Cuando estaba en la misma habitación, la niña se camuflaba tras Kirian o en brazos de Delia. Eso le partía el corazón a Cristian pues para él, Evelyn era su hija aunque no existiera vínculo de sangre.

Aprovechaba para desahogarse cuando Melinda y Delia salían un rato para que Evelyn jugara con otros niños. Ambas tenían sus embarazos en camino, pero Melinda no estaba para nada ilusionada.

Kirian se quedó con su amigo, tratando de animarlo, pero lo cierto es que no encontraba las palabras oportunas para que Cristian levantara cabeza.

-Vamos, seguro que lo acabareis arreglando. –comentó intentando animarle.

-No quieren ni verme… -contestó abatido.

-Bueno… Es normal, te pasaste mucho con ellas. –dijo su amigo siendo sincero.

-No sé lo que me pasó. –respondió. –Yo las quiero con toda mi alma…

-No es por nada, pero es que fuiste un bocazas. –contestó. –Delia está de su parte y yo en parte también.

-Gracias ¿Eh? –contestó Cristian.

-No es para que te enfades. Te lo digo para que entiendas que es comprensible que estén así contigo. –explicó su amigo.

-¿Y qué hago para que me perdonen? –preguntó Cristian con desesperación en la voz.

Su amigo se quedó pensativo pues tampoco sabía muy bien lo que decirle a su amigo. Entonces sonó el móvil de Cristian, era Melinda la que llamaba.

-Mel ¿Ocurre algo? –preguntó extrañado de que le llamase sabiendo de su enfado.

-Quiero que me deis el dinero ahora mismo o le rajo el cuello a la mocosa esta. –dijo la voz de un hombre.
Esas palabras hicieron que Cristian abriera los ojos como platos haciendo que Kirian se pusiera alerta.

-¿Qué pasa? –preguntó.

-Escucha. –dijo poniendo el manos libres.

Ambos escuchaban como un hombre amenazaba a Delia y a Melinda para que le diesen el dinero o si no haría daño a la niña. Mientras Kirian cogió su móvil para llamar a la policía.

Cristian no se lo pensó, se levantó con esfuerzo del sofá, y se dispuso a salir a buscar a sus chicas. Kirian como estaba hablando por teléfono, le vio ya cruzando la puerta de la calle.

-¿Dónde se supone que vas? –preguntó Kirian sujetándole del brazo.

-A buscarlas. –contestó con decisión.

-¿Te volviste loco? –preguntó su amigo.

-No voy a permitir que les ocurra nada. –dijo zafándose del agarre.

-Si ni siquiera sabemos dónde están. –comentó su amigo.

-Pues donde siempre, a Melinda le gusta ponerse en el mismo banco porque cerca están los columpios para que Evelyn juegue. –explicó saliendo de la casa.

-Espera al menos que te lleve para llegar antes. –dijo Kirian. –Aunque la policía está en camino.

Cristian asintió con la cabeza y ambos se dirigieron al coche de Kirian. Cristian caminaba con cierta dificultad, pero en esos momentos tenía otras cosas más importantes en las que pensar.

El parque estaba cerca de casa así que tardaron poco en llegar. Vieron un coche de policía parado unos metros más adelante. Se bajaron del coche y vieron que en el lugar que había dicho Cristian estaban ellas, con un hombre que tenía cogida a la niña. Estaban rodeados de policías.

-¡Mel, Mel! –gritó acercándose a la zona.

Un policía le cortó el paso, pero Cristian se escabulló para poder acercarse más. Los policías intentaban dispararle, pero al tener a la niña de escudo, temían disparar y herir a la niña.

-Señor, no se acerque más. –dijo el policía al que había burlado antes.

-Mire, esas personas son mi familia, así que de aquí no me mueve nadie. –contestó mirándole enfadado.

-Es peligroso. –contestó.

-Por eso no me voy a ir. –dijo él con seguridad. –Y si puedo salvarlas yo mismo, lo haré.

Melinda vio a Cristian que trataba de acercarse todo lo posible y Kirian intentaba hacer lo mismo. Ella estaba abrazada a Delia, y el atracador estaba delante de ellas con la niña en brazos mientras que apuntaba a su cuello con una navaja.

Evelyn lloraba de forma desconsolada, tratando de removerse para soltarse de las manos de aquel hombre. Al girar un poco la cabecita vio a Cristian que intentaba seguir avanzando sin éxito pues los policías se lo impedían.

-¡Que nadie avance más o me cargo a la mocosa! –gritó el atracador con voz profunda mientras los pelos despeinados le caían sobre los ojos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

8 rosas :

Beuky dijo...

Dios mio!!! q mala suerte!!! kiero el siguiente yaaaaaa!!!!!!!! espero q la niña esté bien y haya final feliz... sino con el dia q hace... termino con depresión fijo.

Maria no nos dejes asi!!! eso no se hace!!!

Cynthia dijo...

Dios!! Pobrecitos!! Joder, espero que cristina salve a la niña!! aggg
Espero el siguiente!!

Eli :D dijo...

dios como lo dejas asi???
jo kiero el sigiente....
besos wapa
sige asi :D

Divinum Eximia dijo...

¡¿Cuándo van a tener situaciones normales?! Sino es que la secuestran y la quieren violar, ahora es en el parque con la niña ¡Ay mi madre! Por favor, que todo se solucione y tengan por lo menos un día normal en sus vidas :)

Como todas, necesitamos el siguiente^^

Margy dijo...

Solo atraen desgracias :( pobre gente xD
Me da mucha pena la situación de los tres tan alejados, a ver si este último susto termina bien y consigue reconciliarlos.

Y A! acabo de ver que conseguiste el 3º premio en el concurso de relatos de Karol. Felicidades! ^-^

Besitos!

Elvira dijo...

Jolin, tienen la negra... Ya pensaba que había resucitado Javier.
Por lo menos de esta se reconcilian fijo, si sobreviven jaja (espero que sí).
Yo también quiero el siguiente!! :)

B€!t@ dijo...

Me encanta, pero.. kien narices las ataca ahora¿? madre mia!!!! Kiero el siguiente ya!!! Un besito wapa!!! Lo haces muy bien !!!! bssss

María del Mar dijo...

¡¡¡DIOS!!! ¿QUIÉN ES ESE? Por un momento creí que era Javier, pero no porque está muerto, quizás es Walter jajaja, que volvió del infierno

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.