Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




martes, 5 de abril de 2011

Amor inesperado capítulo 3

3º- La historia de Melinda


-¿Yo te gusto? –preguntó Cristian.

-Sí… -confesó ruborizándose. –Pero… Verás yo… Ahora mismo, no… Ahora mismo no puedo…

-¿No puedes? ¿Por qué no puedes? –preguntó. -¿Ya tienes novio o estás casada? –preguntó con tristeza en la mirada.

-Es largo de contar. –contestó Melinda.

-No tenemos prisa. –dijo sentándose en la arena.

Melinda suspiró y tras unos segundos pensándoselo, decidió sentarse al lado de Cristian.

-Verás… -empezó a decir. –Yo estaba prometida con un chico. Llevábamos juntos desde los dieciocho años. Y todo parecía ir bien. Hace medio año me pidió casarnos y acepté.

-¿Estás prometida? –preguntó Cristian con el corazón roto por dentro.

-Hace un mes, cuando volví de trabajar… Me encontré a mi novio con mi mejor amiga en mi propia cama. –dijo mientras las lágrimas habían empezado a escaparse.

-Pero ¡Qué gentuza! –gritó apretando los puños.

-Pero hay más. –añadió Melinda.

-¿Más? –preguntó él atónito, pues ya era bastante grave lo que le había contado Melinda.

-Ellos… -dijo Melinda jugueteando con sus dedos. Sabía que las palabras que dijera, podrían hacer que Cristian se escandalizara tremendamente. –Ellos al verme trataron de justificarse. Pero al cabo de un momento… -sus nervios estaban cada vez más alterado solo de recordarlo.

-Tranquila, no hace falta que me lo cuentes si no quieres… -dijo Cristian muy dulcemente mientras le cogía la mano a Melinda.

-Ellos me cogieron, me ataron a la cama y… Me violaron entre los dos. –contestó apartándose de Cristian.

-¿QUÉ? –gritó.
Melinda había echado a andar, pero Cristian la detuvo para que no se alejara de su lado.

-Lo siento mucho… -susurró tratando de reconfortarla.

-Si, yo también lo sentí mucho. –dijo Melinda tensándose.

-¿Les denunciaste? –preguntó Cristian.

-No. Porque trataron de amenazarme con echarme del trabajo si lo contaba. –comentó Melinda.

-¿Cómo? –preguntó cada vez más sorprendido por todo lo que le estaba contando Melinda.

-Mi novio era también mi jefe. Así que lo tuvo fácil. –dijo Melinda. –Como no podía seguir allí, ni podía denunciarlos, hice que me trasladaran. Mi destino era Brasil, para comenzar a trabajar allí y alejarme de todo lo ocurrido.

Cristian no dijo nada más. Se limitó a abrazar a Melinda. Ella estaba desconcertada pues no quería sufrir, pero estar entre los brazos de Cristian resultaba tan reconfortante… Como estar en el paraíso…

Pero recordó que al principio su historia de amor había sido igual de intensa y romántica y había destrozado su vida, haciéndola mil pedacitos. Apartó a Cristian de un empujón.

-No puedo. Lo siento, pero no puedo. –dijo antes de echar a correr para adentrarse en el bosque.

-¡Melinda! ¡No te vayas, por favor! –gritó Cristian echando a correr.

Ella empezó a correr por la inmensidad del bosque, mientras las lágrimas no paraban de caer por su rostro. A pesar de tener el esguince, necesitaba correr, pues era lo único que la aliviaría en ese momento.

Cristian trataba de alcanzarla para evitar que pudiera sufrir ningún daño. Pero le resultaba complicado seguirla, pues las abultadas ramas le impedían el paso por muchos lugares debido a su altura.

Melinda corría hasta que resbaló. Su pie se escurrió, haciendo que cayera rodando por un terreno inclinado. Mientras rodaba hacia abajo se golpeaba con las piedras del terreno.

Cristian escuchó el tremendo estruendo que se escuchó. Así que fue aceleradamente para ver dónde estaba Melinda.

-¡Melinda! –gritó desesperado al verla en el suelo y magullada.

Se acercó a ella, se había quedado inconsciente. Así que la cogió en volandas y regresó a su refugio. La tumbó y la arropó. Estaba muy preocupado por ella, tal vez se había golpeado en la cabeza o tenía algo grave.

No fue hasta pasadas unas horas, cuando Melinda empezó a recuperar el sentido. Cristian se puso nervioso al ver que ella despertaba.

-¿Cómo te encuentras? –preguntó él con angustia.

-Mareada… -dijo.

-Es normal, con semejante caída… -contestó Cristian. –No sabes el susto que me llevé al escuchar que te caíste…

-Yo… Estaba asustada. –respondió sin mirarle.

-¿Asustada de mí?

-Asustada de empezar a sentir algo por ti. –confesó ligeramente ruborizada. –Lo pasé realmente mal y no quiero que vuelva a pasar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

8 rosas :

Cristina dijo...

joder k fuerteeee!! vaya historia la de melinda pobrecicaaa =( pero cristian es bueno jolin espeor k pronto se de cuenta jeje sta genial el capi guapisimaa sigue asi y mañan el siguiente plis jeje bss =)

B€!t@ dijo...

Madre mia!!!! La pinta por salir corriendo!!! Pero k no todos son asi!!! Siempre con miedos, de verdad.. xD me encanta!!! Kiero mas!!! Sube cuando puedas, pronto porfa!!!! Un besito guapa!!!

Eli :D dijo...

ooostiiiaaaa!!! pero k hijos de puta... esk me los cargaba a los dos te lo juro madre mia de k mal humor me pone eso....
pero cristian es un cielo de vdd y se k cuidara de ella :D
espero el sigiente

Divinum Eximia dijo...

¡Pero por qué siempre le pasan estas cosas a Melinda! (O sea, en el otro también le pasaba de todo) ¿Tú quieres que sufra, verdad? Melinda y yo, eso está claro como el agua. Madre mía... Tengo que leerme el siguiente para ver que más dramones metes ;) Y para saber como sigue la historia de amor entre estos dos tortolitos.

Un saludo^^

Miriam dijo...

Pobre Melinda.
El capi esta genial

Margy dijo...

Hola!
Vaya o.O gente pervertida ¡cómo los odio! pobre Mel! YoY Después de la tormenta viene la calma... así que despúes de ese dramón le tiene que tocar conocer al hombre perfecto. ^-^

Besitos!

Lupisss dijo...

O_O por los dos?? que fuerte!
pobre Melinda, espero que ahora que conozca más a Cristian sea feliz!

María del Mar dijo...

OSTIA!!! ME HA ENCANTADO ESTE CAPÍTULO, ESTE SI QUE SI. Una cosita en una frase que dices "Cristian escuchó el tremendo estruendo que se escuchó", en mi opinión ese verbo que se repite no queda bien, no sé, es que yo soy una maniática... Eso me gusta que Melinda se resista y por cierto ¿tienes un problema? porque en varias historias siempre a la pobre Melinda la violan o a Evelyn... Soy Melinda yo y te denuncio!!! jajajajajaja

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.