Mis novelas publicadas




¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR





En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos.
Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR



Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.

Buscar

viernes, 1 de abril de 2011

Escondite de amor epílogo

Epílogo


Siete meses después…

Cristian estaba trabajando cuando Kirian le llamó al móvil, se imaginaba que Delia se había puesto de parto pues ya había salido de cuentas.

-Dime. –dijo Cristian.

-Estamos en el hospital. –contestó.

-Me lo imaginaba. –dijo él.

-Tienes que venir para acá. –respondió.

-Lo sé, ahora voy. –dijo él.

-Es que además, Melinda también se puso de parto. –contestó Kirian.

-¿Qué? –preguntó Cristian alarmándose. –Pero si todavía le faltaba un tiempo…

-Lo sé, pero cuando llegamos al hospital Melinda empezó a sentirse mal y rompió aguas. –explicó su amigo. –Las están preparando a las dos.

-Voy ahora mismo. –dijo colgando el teléfono para salir disparado del trabajo.

Cogió el coche para ir al hospital lo antes posible, no quería perder tiempo sobre todo sabiendo que el parto era demasiado prematuro, tal vez había algún problema con el bebé. Ni siquiera sabía si era niño o niña porque no habían querido saberlo durante el embarazo.

Aparcó lo más rápido que pudo para entrar en el hospital. Como pudo encontró la planta y el pasillo que le llevaría a la sala de partos, de casualidad encontró a Kirian que se iba a preparar para entrar con Delia.

-¿Ya han dado a luz? –preguntó de los nervios.

-No, las están preparando. –dijo Kirian.

-Pero… ¿Melinda está bien? –preguntó Cristian con la cara blanca. -¿Es que el embarazo tiene alguna complicación?

-Simplemente dijeron que se adelantó. –respondió.

Ya no esperaron más. Cristian se preparó rápidamente para poder entrar con Kirian y así estar ambos con sus chicas, para ver el nacimiento de los bebés. Kirian y Delia tendrían una niña, porque lo habían querido saber, pero Cristian estaba impaciente por saber si era una niña o un niño.

Entraron en la sala, Delia y Melinda estaban tumbadas cada una en una camilla, con las piernas abiertas y el instrumental junto a las camillas. Ambos se acercaron a ellas.

-¡Qué susto me llevé cuando me dijo Kirian que tú también te habías puesto de parto!... –dijo Cristian besándola.

-Llevaba unos días con molestias, y con alguna que otra contracción, pero pensé que no era nada… -contestó ella.

-No debiste callártelo. –dijo en tono serio.

-No la regañes ahora, que no es el momento. –interrumpió su amigo.

-Tienes razón. –respondió. –Perdóname, preciosa. –añadió mirando a Melinda.

-Lo malo es que ahora no podremos acabar los preparativos a tiempo para la boda. –dijo ella.

-No te preocupes por eso. Nos las apañaremos para que de tiempo, y si no pues haremos cambios. –contestó cogiendo su mano.

Delia empezó a dilatar muy rápido y uno de los médicos empezó a atenderla. Dos horas más tarde se escuchó el llanto de una niña en la sala. Todos suspiraron, todos menos Melinda que continuaba dilatando despacio, con muchos dolores y cada vez más cansada.

-Vamos Mel, yo sé que puedes. –dijo Cristian tratando de animarla.

Se llevaron a la niña para examinarla y limpiarla. Cosieron a Delia y prefirieron sacarla de allí para poder atender el parto de Melinda. Pero ella estaba exhausta después de tantas horas. Entonces se escuchó que el monitor empezó a pitar.

-¡Ha entrado en parada! –gritó la enfermera.

-¡Mel! –gritó Cristian alarmado.

-Salga de aquí. –le ordenó el médico.

Le sacaron de la sala, pero Cristian se quedó en la puerta ya que por la diminuta ventana veía a Melinda. La examinaron, y al ver que casi había dilatado, decidieron sacar al bebé mientras otro médico le hacía un masaje cardíaco.

Cristian no daba crédito a lo que estaba viendo, no era posible que fuera a perder a Melinda, no de esa forma. Debía conocer al bebé, debían casarse, formar una familia y envejecer juntos.

-Mel… No me dejes… Aguanta, por favor… -pidió con los ojos llorosos entre susurros.

A los pocos segundos la puerta de la sala se abrió, una enfermera con un precioso bebé en sus brazos, aunque todavía tenía restos de sangre y de la placenta en su diminuto cuerpecito.

-Enhorabuena, es un niño muy guapo y lindo. –dijo con una sonrisa.

-¿Un niño? –preguntó atónito. – ¿Puedo cogerlo?

-Tendrá que esperar a que lo revisen y laven un poco. Pero dentro de un rato podrá tenerlo con usted. Aunque le aviso que deberá estar unos días en la incubadora. –explicó la enfermera.

-Gracias. –dijo. – ¿Y mi prometida está bien?

-Hemos conseguido estabilizarla. –dijo.

-Gracias, de verdad. –contestó estallando de júbilo.

-¿Y mi amiga y la niña? –preguntó un poco más relajado.

-Están en una habitación, pregunte en información sobre la habitación y se lo dirán. –dijo ella.

-Ahora me quedo aquí hasta que mi prometida salga. –contestó.

-De acuerdo. –contestó. –Le avisaré cuando el niño esté listo.
-Gracias.

Cristian esperó en el pasillo junto a la puerta, hasta que vio que el médico salía por la puerta. Se acercó al médico para poder saber bien el estado de Melinda.

-¿Doctor, cómo se encuentra? –preguntó.

-Tuvimos un pequeño susto, pero afortunadamente es fuerte y salió adelante. –explicó el médico. –Enhorabuena por el niño.

-Gracias… -suspiró aliviado.

-En un rato la llevaremos a la misma habitación que su amiga, puede esperar allí. –añadió.

-Gracias por todo, doctor. –dijo estrechándole la mano.

-Es mi trabajo. –añadió antes de marcharse.

Cristian fue a la habitación, donde conoció a la pequeña Iria, tenía la misma carita que su padre, pero con los rasgos de su madre también. Era una niña muy linda. Cristian estuvo hablando con sus amigos, contando lo ocurrido con su prometida.

Mientras que hablaban, una enfermera avisó de que ya podía ir a ver al niño. Tenían ya pensado el nombre, aunque le entristecía que Melinda no pudiera verlo junto a él. Trajeron al niño hasta la habitación, metido en la incubadora.

Era un niño con los mismos ojos extraños de su madre, pero la nariz y la boca eran las de Cristian. Él no quería coger al niño todavía, quería que Melinda fuera la primera de los dos en hacerlo, así que se limitó a meter la mano por el agujero para poder acariciar a su hijo.

-Hola, Eric. –dijo entre susurros.

Por fin llevaron a Melinda a la habitación y Cristian se acercó a besarla con urgencia.

-Mel… Creí que te perdía… -suspiró aliviado.

-¿Y el bebé? –preguntó intentando levantarse.

-Está ahí. –dijo alegremente. –Es un niño muy guapo.

Le permitieron coger al niño durante un rato para así también amamantarlo. Al cogerlo, tanto Kirian como Delia y Cristian esbozaron una amplia sonrisa. Era una imagen tan tierna, que transmitía paz y amor…

Fue el comienzo de una nueva etapa, una etapa en la que al poco tiempo se casarían para formalizar su relación. Evelyn se alegró de ser la hermana mayor y de tener como amiga a Iria.

Aprovecharon cada momento de felicidad. Una felicidad que había comenzado cuando Cristian se había convertido en el salvador de Melinda y de Evelyn, formando los tres un escondite de amor, que acabo en una hermosa y amorosa familia que siempre permaneció unida hasta en los malos momentos…

FIN

PD: Lamento subirlo ahora pero estaba en el museo y dando una charla a unos alumnos de mi antiguo colegio. Mañana empezará una nueva historia titulada Amor inesperado, que espero que os guste como las demás :) Gracias por el apoyo!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

12 rosas :

Chica de los Jazmines dijo...

Increiblee como todos!!!me encanta =D que ganas de leer la siguiente historiaa =P un besitoo!!!

Eli :D dijo...

dioosm e encnata menos mal k mel no murio pork si no k pena :(
pero me a encantado la historia a estado muy emocionante
espero la sigiente k seguro k nos encanta como esta
besos wapa

Miriam dijo...

Esta genial!!!
jeje

Arantxa Martín dijo...

jooooo...se acabo....mira que me da pena que se acaben las historias¡¡¡¡

Margy dijo...

Hola!
Que bonita por favor. Te ha quedado un final precioso, aunque eso si, asustando hasta el último momento xD juj me iba a dar algo. Que lindos *.*
La historia en general me ha gustado mucho, empezó llena de intriga, luego fue invadida por los sobresaltos, que nos iba a dar algo y finalizó de la mejor manera: con un final feliz ^-^
Precioso! Espero impaciente ilusionarme con "Amor inesperado"

Besitos! a! y espero que te fuera muy bien en la charla ^-^

Divinum Eximia dijo...

Como dice Margy, tú asustando hasta el último momento, es que... Ya te digo yo que querías que muriese. Me alegro muchísimo de haber encontrado el blog y haber leído esta historia, enhorabuena. Un final feliz después de todos los dramones que acontecieron la hsitoria. Y genial. Casi no me da un ataque al leer "Epílogo"

Enhorabuena^^


Espero con ansias la siguiente historia que pondrás.

Un saludo^^

Cynthia dijo...

Inmejorable, de verdad, escribes super bien, una historia preciosa con el final que se merece. Eric, me encanta ese nombre!!
Gracias por la historia, gracias por animarnos estos dias de primavera, gracias pot TODO!
Un beso!

Marru dijo...

ais....... muchísimas gracias.... es que sois geniales!
me alegra muchísimo que os gustara tanto, espero que la siguiente os guste :)

Cristina dijo...

JOOOOOOOOOOOO no puede ser k se haya acabado yaaa aiiiss k penaaa =( pero esta super preciosoo me encantaaa me enantan estos finales felices xDD aunk sean irreales jaaajajaja spero nueva historia guapa =)

Lupisss dijo...

Me ha encantado!
hasta con ése momento final de suspenso que hizo que me jalara los pelos!
Escribes muy bien Marru!
te leo! :D

Elvira dijo...

Bonita historia y precioso final!
Como dice Margy y Divinum, asustando hasta el último momento...jajaja. Pero tiene su aquel el mantener la intriga de esta forma :)
Enhorabuena!

María del Mar dijo...

Me ha gustado mucho el momento de la parada de Melinda, nos has hecho sufrir y aunque era de esperar que ella sobreviviría, pensé en un final que ella moría.

Me gustan tus moralejas wapa

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.