Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




jueves, 14 de abril de 2011

Fuga de amor capítulo 5

5º- Pensando en Cristian


-No le habrás dicho nada que no debieras ¿Verdad? –preguntó Javier en un tono autoritario.

-No, no le dije nada... –respondió ella sin mirar a Javier. –Tengo que ir al baño. –añadió levantándose.

-No tardes, tenemos cosas que hacer juntos… -dijo con una sonrisa malévola.

Melinda se fue al baño y se encerró. Necesitaba leer la nota, sobre todo porque sabía lo que le esperaba después. Cerró con pestillo el baño y se sentó en el suelo para leer la nota que Kirian le había dado.

Querida Melinda,
Me imagino todo lo que te está haciendo sufrir ese mal nacido y la sangre me hierve, pero para mi desgracia no tengo modo alguno de ayudarte desde donde estoy.
Este lugar es un infierno, pero me consuelo soñando contigo, soñando que estamos juntos. Mantengo la esperanza de que, algún día lo podamos conseguir. Aunque no sé cómo, pero te juro que conseguiré que estemos juntos para siempre.
Haré cualquier cosa para salir de este lugar y poder reunirme contigo. Para poder amarte, besarte, abrazarte… Todas esas cosas que, por lo cobarde que fui, no te dije cuando tuve la oportunidad.
Espero que siempre recuerdes lo mucho que te amo. Siempre tuyo, te quiero
Cristian


Cuando Melinda terminó de leerla, no pudo evitar ponerse a llorar, esas palabras de Cristian… Era lo que siempre había deseado. Era su príncipe, pero no podía estar a su lado…

Volvió a leer dos veces más esa nota, para que le diera fuerzas, para poder llevar a Cristian en su corazón. Muy a su pesar, tuvo que destruirla, tal como le había dicho Kirian.

La rompió en pequeños pedacitos y la tiró por el retrete. Después tiró de la cadena. Se lavó la cara pues estaba con las mejillas cubiertas de lágrimas. Cuando se calmó un poco, salió del baño.

Se sobresaltó, pues Javier estaba en el pasillo esperándola. Quiso caminar al comedor, pero él le cortó el paso.

-No vas a ninguna parte. –dijo con voz profunda.

La cogió por el brazo, arrastrándola a la fuerza a la habitación. Aunque trataba de resistirse, Javier tenía mucha más fuerza que ella. Abrió la puerta de la habitación y la tiró encima de la cama.

-No, por favor… -pidió Melinda.

-Eres mi mujer, y mi mujer tiene que complacerme. –contestó él

-Por favor… -volvió a pedir.

Pero Javier no la escuchaba. Empezó a besarla a la fuerza, mientras le quitaba la ropa. Llevaba todo ese mes haciendo lo mismo. Por más que Melinda llorara y suplicara, él acababa consiguiendo poseerla.

Comenzó a quitarle la ropa, mientras ella trataba de escaparse sin éxito. Javier paseaba sus labios por el cuerpo de Melinda. Ella lloraba intensamente sin provocar ningún efecto en Javier.

Pasaba su lengua por sus pechos, continúo bajando por su abdomen hasta que llegó a su intimidad. Melinda trató de revolverse para escapar, pero las fuertes manos de Javier le impedían moverse.

-Aunque tú digas que no, tu cuerpo siempre reacciona, es algo físico y no puedes evitarlo… -susurró.

Tras decir eso, con su lengua comenzó a lamer la intimidad de Melinda. Ella intentaba resistirse, pero tal como decía Javier, resultaba imposible que su cuerpo no reaccionase.

Algún gemido se escapaba de sus labios ante el contacto de la lengua de Javier en su intimidad. Cuando eso ocurría Javier aumentaba el ritmo.

-Hoy haremos algo nuevo… -susurró sonriente.

Javier se levantó, buscó en el armario y sacó un par de cinturones, eso asustó a Melinda, pues tal vez quisiera pegarla con los cinturones. Pero lo que hizo fue atarle las manos al cabecero de la cama.

Después se puso cerca de ella y el introdujo su miembro en la boca por la fuerza. Empezó a moverse, mientras que Melinda intentaba apartarse sin conseguirlo. Pasado un rato, Javier se movió colocándose encima de ella.

-Me apetece seguir jugando… -susurró.

-Basta, por favor… -dijo suplicante.

Javier la ignoró, la dio la vuelta para que se quedase boca abajo. Bajó sus manos. Con una empezó a acariciar su zona íntima, lo que hizo que Melinda no pudiera evitar sentir placer. Con la otra fue hasta su zona anal.

Introdujo el dedo, con lo que Melinda sintió dolor. Pero de tanto estimular su zona íntima mientras permanecía con el otro dedo allí, Melinda empezó a sentir una extraña sensación.

Era como si un fuego empezara a quemarla por dentro, una sensación que jamás había experimentado. Javier se percató de la reacción del cuerpo de Melinda y continuó, lo cierto es que eso le estaba excitando mucho.

Melinda se dejó atrapar por esa sensación, dejándose llevar sin ocultar los gemidos de placer que estaba sintiendo. Con los ojos cerrados empezó a imaginarse que era Cristian quien le producía semejante placer. Eso la reconfortó por dentro y se dejó llevar, al menos en su imaginación sería Cristian quien la diera placer.

-¿Lo ves? Sientes mucho placer… -susurró Javier.

-Sigue… no pares… -dijo entre gemido y gemido. –Sigue…

Ella se imaginaba a Cristian, sus manos, sus labios, sus ojos… Eso unido al placer que experimentaba su cuerpo le estaba proporcionando una excitación máxima. Hasta que volvió a hablar sin pensar.

-Sigue, Cristian, no pares… -dijo.

-¿QUÉ? –gritó Javier furioso. -¿Así que pensando en el perdedor?

-Yo… Yo… -Melinda no sabía lo que decir para tratar de calmar a Javier.

-Esto si que no lo consiento. –contestó furioso.

Se levantó de la cama dejando a Melinda atada y boca abajo. Vio que salía de la habitación pero no podía moverse. Javier regresó a los pocos minutos, escondía sus manos en la espalda y eso asustó mucho a Melinda.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

12 rosas :

Eli :D dijo...

:O pero k a pasado? k yeva??? espero k no la pege ni la mate ni nada por el estilo porfavor pobrecilla esk se k se consolba pensando en cristian, javier k cabron y la nitita me a encantado de vdd :) espero el sigiente

Miriam dijo...

o.O
Que asqueroso Javier. Espero que no la haga nada.

Lupisss dijo...

Ups! cuando se te salen palabras en los momentos inoportunos...que lío XD
he quedado intrigada, espero no le haga nada...peor

Divinum Eximia dijo...

Que no le haga nada, por favor, por Dios, Ala, o lo que sea. No nos puedes hacer esto, si la pobre tiene que pensar en alguien para no traumarse entera. ¡Hay que entenderla!

-Suspiro-

¡I need more!

Saludos^^

Lily dijo...

precioso :)

Margy dijo...

Ay! que miedito. Este Javier es capaz de cualquier cosa >o<

Y por fin la carta!! *.* que bonita, sobretodo el final *.*

Besitos!

Annie dijo...

aiii
que le va hacer
ah?!
:S

Annie dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marru dijo...

gracias por esos comentarios!

B€!t@ dijo...

Me da a mi k ya no hay mas!! K no la haga nada, pobrecilla, si esk.. hay k pensar las cosas antes de decirlas!!!! uuuuf!!! Espero ansiosa el siguiente Muaks!!!

InmaSonrisadeCaramelo dijo...

Diioos pobrecita melinda, que tio.. espero que no le haga nada, que llevara dios mioo!! que llevará!

Dulce Cautiva dijo...

K hijo d su madre!, como abusa d ella sin su consentimiento!!!, y el muy... grrrrr (toy k ardo) y la pobre, se consuela pensando en Cristian... si es k el cuerpo es muy traicionero... ¿Y ahora k va ha hacerle el cabrón?, espero k nada malo o sino... entro en la historia y l corto los huevos, ajjaja!!!.

Voy corriendo a ver k pasa!!!

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.