Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




lunes, 18 de abril de 2011

Fuga de amor capítulo 9

9º-Nueva libertad.

-Pero ¿Dónde iré? –preguntó Cristian asustado. –No puedo permitir que me cojan.

-Eso no va a pasar. Tengo un compañero de trabajo que puede ayudarnos. Tiene una casa en el bosque. Es un lugar muy apartado, nadie conoce la existencia de la casa y ahí estarás a salvo. –explicó su hermano.

-Pero… ¿Y Melinda? –preguntó.

-Primero deja que te ponga a salvo y luego ya haré que os reunáis y podáis estar juntos. –pidió.

-De acuerdo.

Caminaron alejándose de la cárcel. Estaba en una zona alejada de las poblaciones con lo que cruzaron campo a través. La ventaja de la luna llena les permitió moverse sin encender linternas.

El camino fue largo pero por fin llegaron junto a un coche. Cristian no lo reconocía, no era el de su hermano. Dentro había un chico moreno pero con cara amable. Le sonaba la cara, seguramente alguna vez le había visto con su hermano.

-¿Quién es? –preguntó señalando al chico moreno que estaba sentado en el asiento del conductor.

-Es mi amigo Pedro. Él te ayudará. Tiene la casa en el bosque que te dije antes. –explicó Kirian.

-Gracias por ayudarme. –dijo con una media sonrisa.

-Subid. He estado escuchando muchos ruidos y no me fío. Salgamos de aquí ya. –respondió él sin presentarse.

Se montaron en el coche y Cristian suspiró cuando se sentó en la parte trasera. Salieron de allí no muy deprisa, pues un coche a esas horas a gran velocidad levantaría muchas sospechas.

Cristian se dedicó a mirar por la ventana. Veía la luna, estaba llena, grande, luminosa, casi parecía esponjosa. Como si alargando la mano se pudiera tocar para ver su suave textura.

Jamás se había parado a admirar la luna, pero en esos momentos, le pareció lo más bonito de aquella zona. Suspiró recordando a Melinda, pues ella era lo más hermoso que existía en el mundo, en el universo…

-Todo saldrá bien. –dijo su hermano al oír su suspiro.

-Necesito ver a Melinda… -su voz se quebró.

-Intentaré hacer algo para poder llevártela y que al menos os veáis un rato. Pero será difícil.

-Lo sé. –contestó con la voz quebrada.

-Yo tengo una idea… Aunque no es muy legal ni moral. –comentó Pedro.

-¿En qué piensas? –preguntó Kirian con curiosidad.

-Podríamos…. Simular la muerte de Melinda. De esa forma nadie la buscaría. –dijo tranquilamente.

-¡Qué dices! –gritó Cristian sobresaltándose.

-Solo sería hacérselo creer a su marido. De esa forma la dejaría en paz. –se explicó al ver la cara que había puesto.

-La verdad es que no es mala idea… -comentó Kirian. –Aunque hay que tener cuidado para que el plan salga bien.

-No quiero saberlo. Prefiero estar al margen. –dijo Cristian bastante seco.

-Casi es lo mejor. –convino su hermano.

Fueron varias horas de viaje hasta que llegaron a una zona muy apartada en el bosque. Era difícil orientarse en un lugar así a menos que lo conocieras bien. Al fin llegaron a una amplia casa camuflada por la inmensidad del bosque.

Se bajaron del coche y Cristian se quedó parado observando la gran casa. Respiraba hondo aprovechando la libertad de la que gozaba en ese momento.

-No la imaginaba tan grande… -comentó Cristian.

-Es toda para ti. Yo aquí casi ni vengo. De hecho pensaba venderla, pero cuando tu hermano me contó tu situación, me alegré de tener la casa. –explicó Pedro.

-Gracias, no sé cómo podré agradecértelo. –dijo emocionado.

-No hace falta. Solo… trata de no salir, no llamar la atención… Y sobre todo de ser feliz con Melinda.

-Melinda… -suspiró él.

-Bueno, me ocuparé de eso. Lo prometo. –contestó Kirian abrazando a su hermano.

-No debiste arriesgarte tanto por mí. No debes seguir arriesgándote por mi… -dijo entre sollozos.

-Claro que debo, y lo haré. Eres mi hermano pequeño y voy a hacer cualquier cosa por ti. –dijo mirándole fijamente.

-Mejor entremos, no son horas de estar al aire libre. –interrumpió Pedro.

-Tienes razón… -convino Kirian.

Entraron dentro de la grandísima casa. Cristian observó la casa cuando Pedro encendió las luces. Era asombrosa la grandiosidad de la casa. Disfrutaba de lo espaciosa que era la estancia, sobre todo en comparación con la diminuta celda en la que había tenido que pasar los días más largos de su vida…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

10 rosas :

Eli :D dijo...

bueno por lo menos no le encontraran pero lo de la muerte de melinda ufff no se si saldra bien... espero el siguiente wapa k me encanta :)
y me alegro de aberte conocido ayer en persona jejej besos

Elvira dijo...

Me he puesto al día en tu relato y...uf, qué de cosas han pasado :)
Alucino con la doble personalidad de Javier, qué pasará con Cristian? Espero que no lo encuentren. Y fingir la muerte de Melinda es muy difícil...
Qué ganas de leer los próximos!!

Alba dijo...

esta genial pero quiero mas capis ya!!
me gusta eso de simular la muerte de melinda...a ver si los dejan en paz!

Cynthia dijo...

sii! Al fin libre *saltando de alegria*
Adoro a Kirian, de verdad, todo lo que hace por su hermano pequeño, me encanta!
Buena idea lo de la muerte de Mel...
Espero el siguiente!
Feliz dia!

Divinum Eximia dijo...

Lo de la muerte de Mel me recuerda a una película de Julia Roberts, en la que ella finge su muerte para huír de su marido, que está pirado, la maltrata, etc.

Si sale bien, perfecto, si sale mal, a la mierda, y si sale bien... Al final se acabará descubriendo el pastel para mayor dramón, seguro.

¡Quiero el siguiente!

Un saludo^^

Divinum Eximia dijo...

Siento el doble comentario, pero tienes una cosilla extraña en mi blog, pásate a verlo ;)

Marru dijo...

gracias por los comentarios.

¿Una cosilla extraña en tu blog? jo que intriga!

Margy dijo...

Que buen capítulo!
Ese bueno de Pedro, siempre dije que era un buen tipo xD
Esperemos que su idea salga bien *.*

Me ha gustado el detalle de la luna y el final destacando lo grande que le parece la casa, me ha llegado más por lo que está pasando Cristian; pasar de la prisión a la libertad ;)

Besitos!

B€!t@ dijo...

Me encanta y no m canso de repetirtelo!!! fingir su muerte? suena bien, aunk dificil y muy peligroso si sale mal!!! deberian hacer lo mismo con cristian, jajaja!!! un besito guapa y voy a por el siguiente :) muaks!!!

Dulce Cautiva dijo...

K suerte a tenido k su hermano contara con un tan buen y generoso amigo!!!, ahora a comenzar una nueva vida... pero aún hay k hacerse con la chica...

Voy a ver cómo se las apañan!!!

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.