Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 25 de mayo de 2011

Resurgir capítulo 17

17º- Pelea

-Pudo haberte hecho algo. –suspiró Melinda abrazándose a Cristian.

-No debes preocuparte por mí.

-Si me preocupo. ¿Y si te llega a pegar? –preguntó con preocupación.

-Pues me hubiese defendido.

-No quiero que te pase nada. –dijo abrazándose a él más fuerte.

-Me alegra saber eso, y me alegra tenerte tan cerca… -dijo disfrutando del abrazo de Melinda.

            En ese momento tan propicio, se besaron de forma intensa y cariñosa. Ambos estaban felices de poder disfrutar de la bonita compañía. Era agradable sentirse querido y a salvo.

            Un par de horas más tarde, estaban bastante cansados así que decidieron marcharse. Era bastante tarde y tenían sueño. Pero al salir, Cristian recibió un empujón que le desestabilizó.

            Aprovecharon para coger por la fuerza a Melinda que trataba de soltarse por todos los medios y gritaba. Cristian había caído al suelo y observó al causante de su caída. Era el chico con que el había tenido la bronca dentro del local.

-Tú no sabes con quién te has metido…

-Sí, con un gilipollas. –respondió Cristian levantándose.

            Pero aquel chico hizo una seña a dos amigos más que sujetaron a Cristian que intentó zafarse sin ningún éxito. El chico moreno se acercó a él con gesto de superioridad en el rostro.

-Mi padre trabaja en una gran empresa con muchos recursos y yo, al igual que mi hermano, dispongo de esos recursos si quiero. Y NADIE me toma el pelo ni se atreve a creerse mejor que yo. –explicó con seriedad.

-¡Déjame! ¡No me toques! –gritaba Melinda intentando soltarse del chico rubio que la sujetaba.

-¡Suéltala! –gritó Cristian enfadado.

-No estás en posición de ordenar nada. Más bien, estás en posición de suplicar. –respondió.

            Se acercó a él y le atizó un puñetazo en el estómago que hizo que se doblara a causa del dolor. Después de ese golpe, vino otro, y otro y otro. Así unos cuantos no solo en el estómago, si no por el resto del cuerpo también.

            Soltaron a Cristian que cayó al suelo dolorido por tantísimos golpes recibidos, mientras que aquel chico no paraba de observarle.

-Me llamo Enrique, y mi nombre y mi cara y mis golpes serán lo último que vas a recordar. –le amenazó. –Bueno, eso y ver cómo disfruto del cuerpo de tu novia…

-¡No la toques! –gritó intentando levantarse como pudo.

            Pero Enrique no le escuchó, se acercó a Melinda que continuaba atrapada en los brazos del chico rubio. Él se acercó todo lo que pudo a ella y olió su perfume, después la besó en el cuello sin su consentimiento.

-Mm… va a ser estupendo, parece deliciosa. –dijo como si fuera un plato comestible.

-¡Déjala en paz! ¡No la toques! –gritó de nuevo Cristian.

-Ya me cansé de la bocaza tan grande que tienes. –respondió con irritación.

            Se acercó de nuevo a Cristian y entre él y sus dos amigos volvieron a pegar a Cristian. Le tumbaron enseguida y los golpes y patadas cada vez fueron más brutales. Cada puñetazo, cada patada, cada golpe, eran como miles de agujas incrustándose en su piel.

            Melinda miraba horrorizada cómo estaban machacando a Cristian, como le estaban matando a golpes literalmente. No podía permitirlo, no porque ella le amaba. Hizo acopio de todas las fuerzas y  el valor que pudo y se dispuso a ayudarlo.

           Se movió para intentar desestabilizar el agarre de su captor, y lo que consiguió fue poder darle una patada en la espinilla y después le dio un codazo. Eso hizo que el chico se desestabilizara por el dolor. Luego le dio una patada en su miembro viril y echó a correr.

-¡SOCORRO, AYUDA! –gritó todo lo fuerte que pudo mientras corría lo más que podía.

            El chico rubio fue detrás de ella para tratar de alcanzarla, mientras Melinda continuaba corriendo y chillando en busca de alguien que pudiera ayudarla. Un poco más abajo, vio a un grupo de chicos que estaban junto a un coche. Estaban hablando y riendo.

-¡SOCORRO, NECESITO QUE ME AYUDÉIS! –gritó de forma desesperada.

-¿Qué te sucede? –preguntó uno de ellos.

-Por favor, ayudadme. Un chico me persigue y otros están dando una paliza a mi novio. Si no le ayudáis ¡le van a matar a golpes! –gritó mientras se le saltaron las lágrimas.

Entonces el chico rubio había llegado hasta allí. El grupo de chicos al verle corriendo supusieron que era el perseguidor de Melinda. Uno de ellos la sujetó para protegerla mientras el resto se encaraba al chico rubio.

-¿Tienes algún problema con la chica? –preguntó el más alto de todos, de piel morena y pelo negro.

-A ti no te importa. –contestó con cara de asco.

-O te largas o te damos tu merecido y luego llamamos a la policía. –le amenazó.

            El chico rubio sabía que estaba en desventaja, así que no dijo nada y se marchó corriendo del lugar. El grupo de chicos se acercó a Melinda que se había refugiado en los brazos de uno de ellos muerta de miedo.

-Tenéis que ayudar a mi novio, o lo van a matar a golpes. –dijo con la voz quebrada por el miedo.

            Melinda les guió hasta donde había dejado a Cristian para pedir ayuda. Vieron a tres chicos dando patadas y puñetazos al cuerpo inerte de Cristian. Al ver que el grupo de chicos se acercaba, echaron a correr.

            Melinda vio el cuerpo inerte de Cristian en el suelo y se acercó corriendo. Tenía muchísimos golpes, sangre por todas partes y su estado era muy malo. No sabía ni siquiera si seguía vivo.

-Cristian… por favor… no te mueras…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9 rosas :

Albita dijo...

sister, que burra....

Divinum Eximia dijo...

Ay mi madre... ¡Que me da algo! ¿Pero cómo le puedes hacer esto a los personajes, hija mía? ¡Y Enrique! ¡has metido a Enrique! jaja, me parto, si es que esto es mucho... x'D

Por favor, esperemos que Cristian sobreviva y consiga recuperarse, después de todo lo que pasa en sus vidas algún día todo cambiará.

Un saludo^^

Cristina dijo...

aiii diooss nooo x favoorrr k no se muera ahoraaa aiis madr ek palizon lan metio al pobreeee x favor no seas malaa!!! xDD me encantaaaaa el capitulo sta super genial jjeje asik mañan espero el siguiente =) bss

Beuky dijo...

Joder que final de capitulo más dramático!!!!

Pobrecillos!!!!

Eli :D dijo...

ostiaa pobrecito k no se muera porfavor.... porfavor noo k pena madre mia k hijos de puta son uff espero el sigiente nena

Elvira dijo...

Madreee, los has dejado a todos hechos un cromo, pobres! jaja
Y a la pobre Melinda le va a entrar un trauma, ya pensaba que la violaban otra vez... Menos mal que consiguió ayuda!
A ver si el siguiente es un poco más alegre jaja.
Esperaremos a saber qué pasa ahora... (que ya por fin me he puesto al día con los capis)
Besitos!! :)

Lulai dijo...

Dios!!! No le pagan a una siempre metidos en algun quilombo estan... Y alguno termina internado de urgencia... jajaja... Saludos. Sigue asi...

B€!t@ dijo...

Dios, pobre cristian, espero k no se muera ni nada :( Voy a por el sigueinte. Muaks!!

Margy dijo...

Aiii, que me matan a Cristian :(
Vuelve Enrique >o< si esque me olía mal desde que lo dejó tran rápdio en el pub.
Bueno a ver cuales son los daños...
Voy corriendo a leerlo :) que me tengo que poner al día jij Besitos!

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.