Mis novelas publicadas




¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR





En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos.
Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR



Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.

Buscar

jueves, 12 de mayo de 2011

Resurgir capítulo 4

4º- Acabando con la vida


Abrió lentamente la puerta de la habitación, Melinda estaba en la cama con la cabeza agachada. Ella levantó la vista mientras él se acercó con cautela hasta ella.

-¿Cómo estás?

-No sé…

-¿Puedo hacer algo por ti? –preguntó él.

-Si tuvieras una máquina del tiempo podrías volver para cambiar lo que pasó. Pero como es imposible, creo que no puedes hacer nada.

-Lo siento mucho, de verdad…

Pero Melinda ya no respondió, se negó a hablar más. A pesar de eso, Cristian trató de entablar conversación. Le contó cosas sobre él, sus gustos para que tal vez ella volviera a pronunciar palabra.

Se estaba haciendo tarde y debían marcharse pues la hora de visitas estaba acabando y dijeron que dejarían ingresada a Melinda esa noche.

-Me tengo que ir, pero mañana vendré a verte antes de que te den el alta. –dijo antes de besarla en la frente para marcharse con su hermano.

-Adiós y recupérate. –añadió Kirian.

Melinda se quedó sola en la habitación pues Elena también se había marchado. Trató de dormir pero se imaginaba de nuevo a Javier a su lado tocando su cuerpo y era una visión demasiado espantosa.

La noche fue demasiado larga para ella y aunque había tratado de alegrarse pensando en Cristian, la situación la superaba. El miedo, el asco, la repugnancia por ella misma era demasiado y no podía estar así.

Durante el día estuvo callada, casi ni comió cuando llevaron la comida y no quiso ni moverse para nada. Pero pronto el asco, la culpa y su alma atormentada volvieron a salir a la superficie.

Se levantó y fue hasta el cuarto de baño. Se miró en el espejo, estaba pálida, con ojeras por no haber dormido casi nada, con varios moratones que se notaban y con una especie de sombra que circulaba a su alrededor, fruto de lo ocurrido.

Dio un golpe al espejo y se rompió, eso si, su mano se hizo una gran herida de la que empezó a brotar sangre. Cogió uno de los trozos de cristal roto y se sentó en el suelo.

Ella hubiera deseado no haber ido a la conferencia, haber podido quedar con Cristian, conocerse… Pero eso ya no sería así, no porque su cuerpo estaba mancillado, manchado, sucio, corrompido.

-Me hubiera gustado conocerte mejor… -dijo en voz alta pensando en Cristian.

Después con el trozo de espejo se rajó las muñecas y se relajó. Al principio le habían dolido los cortes pero según salía la sangre, iba perdiendo el conocimiento y la fuerza, con lo que todo dejó de importar…

…………………………………………………………………………………………….

Cristian soñó toda la noche con Melinda, con su mirada, su belleza, esa bonita sonrisa que había podido ver aquel día… Pero ella estaba muy triste, le había sucedido algo horrible y no sabía cómo ayudarla…

Todo el día estuvo bastante ausente en el trabajo, pero intentó no distraerse demasiado, pues después podría verla y estar con ella un rato.

Cuando al fin salió del trabajo, se marchó directo al hospital para poder verla antes de que le dieran el alta. Pero al llegar a la habitación, le sorprendió que la cama estuviera vacía.

Pensó que podría estar en el cuarto de baño pero la puerta estaba abierta. Así que se acercó y vio un charco de sangre y Melinda sin conocimiento y con las venas de las muñecas cortadas.

Se quitó la chaqueta rompiéndola en dos. Taponó las muñecas como pudo y cuando hizo eso cogió a Melinda y la puso en la cama. Después salió histérico de la habitación.

-¡AYUDA, NECESITO AYUDA! –gritó.

Elena le vio, al mirarle se fijó en que su ropa y sus manos estaban cubiertas de sangre y eso hizo que se alarmara mucho.

-Pero ¿Y esa sangre? –preguntó acercándose.

-¡Melinda se ha cortado las venas!

Elena y Cristian entraron juntos en la habitación. Se puso a examinar a Melinda. Tenía el pulso muy débil pero todavía estaba viva. Avisó a otro médico, debían hacerle una transfusión y coser las heridas.

Cristian tuvo que esperar fuera mientras hacían la transfusión y cosían las heridas. Pasado un largo rato que a él se le hizo eterno, Elena salió fuera para hablar con él.

-Ya está estabilizada.

-Menos mal… -suspiró aliviado.

-Ya pero comprenderás ha intentado suicidarse. La psiquiatra tiene que hacer una evaluación de la salud mental de Melinda.

-Eso no hace falta. Pero después de haberla violado es normal que haya hecho algo así…

-De todas formas son las normas del hospital.

-¿Puedo verla? –preguntó esperanzado.

-Ahora duerme, pero puedes quedarte dentro con ella. Está sedada y le pusimos las correas en la cama por precaución…

Cristian asintió para luego entrar en la habitación. Se sentó junto a la cama y cogió la mano de Melinda. Alrededor de ambas manos tenía varios vendajes y por encima, las correas para que estuviera inmovilizada, pero él la encontró más hermosa que ninguna otra…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

8 rosas :

Mariaje dijo...

Me enncannta!
Joder no me lo esperaba!! Lo a tenido que pasar realmente mal apra querer suicidarse, pero menos mal que Cristian la encontró a tiempo!
Esperando el siguiente!

Eli :D dijo...

madre mia pero esta loca???? aver es normal klo aga pero joder... se puede salir adelante despues de todo joder espero el sigente nena k me a dejado cn la intriga de vdd besos tQ

B€!t@ dijo...

Madre mia k fuerte!!!! Kiero mas, jooo!!!! Un besito guapisima!!!! teQQQ

Miriam dijo...

ah !!
POBRE MELINDA !!!!! :(

Elvira dijo...

Pobre Melinda, lo ha pasado fatal y por lo visto sólo tiene a Cristian en la vida, pero hombre no intentes suicidarte!!!
Esperaremos al siguiente, a ver si Cristian la anima un pocquillo ;)
Besis

Divinum Eximia dijo...

Madre mía... Intento de suicidio, tiene que estarlo pasando realmente mal, yo espero que con el tiempo se vaya mejorando, como pasa en cada relato y haya un final feliz, eso es lo que espero.

Mientras seguiré leyendo para ver lo que pasa. No obstante ¿Cómo es posible que ninguna enfermera pasara para verla antes de que Cristian saliera del trabajo? Incompetentes jaja.

Un saludo^^

Lulai dijo...

No dire lindo porque tamaña cosa de intentar suicidarse no tiene pisca de lindo... sinembargo ha sido emocionante y esper leer mas...
jaja si es que podes pasate tambien por mis blogs...
lulaiescribe.blogspot.com
emperadoresmiticos.blogspot.com

Margy dijo...

o.O aii esta Mel, siempre nos trae disgustos xDD
Pobresilla :( le atormentaba demasiado todo, hasta "teniendo a un Cristian en su vida" a echo eso...
Vamos a ver como evoluciona esto.
Besitos!

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.