Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 13 de julio de 2011

Visiones Capítulo 1

Capítulo 1º- De lo malo, nace algo bueno

            Evelyn necesitó unos largos minutos para calmarse. Kirian y ella entraron en el comedor y se sentaron. Cuando ella estuvo más tranquila, tomó aire para tratar de explicar lo que le había sucedido.

-A ver, dime qué ha pasado. Hace días que no sé nada de ti y ahora dices esto…

-Hace unos días mis padres tuvieron un accidente de coche. Estaban graves pero estables. Pero tuvieron que intervenirlos de urgencia porque empeoraron de golpe. Y… bueno… -dijo mientras el llanto regresó.

-Estoy a tu lado. –dijo sujetando su mano para transmitir ánimo y fuerza.

-Cuando llegué a casa vi a mi madre. Estaba con sangre y muy rara, como un espectro. Me dijo que se iban, que no habían superado las operaciones. Se fue… Y al cabo de unos minutos me llamaron del hospital para decirme que habían muerto. –explicó sabiendo lo irreal que sonaba todo aquello.

-¿Me estás diciendo que viste al fantasma de tu madre?

-Eso creo.

-Vaya… Es… como de película…

-Yo sé que suena raro. Sé que parece una de esas series de la tele, pero te juro que es verdad que la vi. –dijo con ojos de súplica.

-Mi niña, te creo.

-¿De verdad? Yo pensé que como eres más mayor que yo, te lo tomarías como una locura.

-Lo primero, no soy tan mayor. Yo tengo veinticinco y tú veintiuno. Y lo segundo, sé que me estás diciendo la verdad porque te conozco demasiado bien.

            Ella se abrazó a él. Unieron sus labios y empezaron a demostrarse su amor. En cada movimiento de la boca y de la lengua ambos disfrutaban. No solo eso, sentían el amor del otro, como si pudiese fluir como la sangre por las venas.

            Se separaron al cabo de unos minutos y ambos se miraron. Ella todavía tenía algunas lágrimas en las mejillas que él secó con mucha dulzura y delicadeza. Después le dedicó una pequeña sonrisa torcida.

-¿Qué voy a hacer? Me he quedado sola…

-Lo primero es que no estás sola, porque yo estoy a tu lado. –dijo él con seguridad cogiendo su rostro. –Y lo segundo… Pues… tal vez podría venirme a vivir contigo… -añadió totalmente sonrojado.

-¿Lo dices en serio?

-Nunca he hablado tan serio.

-¿Y con lo otro?

-¿El qué?

-Lo de haber visto al fantasma de mi madre…

-Bueno, siempre se ha dicho que al otro lado hay algo. Y si quería despedirse pues consiguió acercarse para hacerlo.

-Pero es muy raro…

-No lo pienses más.

-¿Entonces de verdad te vendrás a vivir conmigo? –preguntó con los ojos iluminados de emoción.

-Mañana mismo si tú quieres.

-¡Claro! Además no quiero estar sola…

-Te quiero, jamás te dejaré sola. –juró.

            Dicho y hecho. Al día siguiente Kirian empezó a trasladar sus cosas a la casa de Evelyn. Y esa misma noche ya se quedó con ella allí. Poco a poco llevaron todas las cosas a la casa.

            Pero todas las noches, Evelyn tenía pesadillas con el accidente y la muerte de sus padres. Kirian la abrazaba y trataba de calmar. No dormían prácticamente nada, y eso hacía que levantarse para ir a trabajar fuera insufrible.

            El primer fin de semana que Kirian pasaba allí viviendo oficialmente con ella, se quedaron durmiendo toda la mañana pues el cansancio había podido con ellos, y fue la primera noche que Evelyn no tuvo pesadillas.

-Buenos días… -susurró él besándola al verla despertar.

-Hola…

-Esta noche no tuviste pesadillas.

-Lo sé. Lamento no haberte dejado dormir en toda la semana. –se disculpó.

-No digas eso. Ya lo irás superando poco a poco.

-Pero ahora siempre veo a mi madre en sueños. Y el otro día… Me pareció verla al lado del colegio.

-Los echas de menos, es normal que creas que los ves.

-Si esto sigue así me voy a volver loca…

-Yo te mantendré cuerda… -dijo con una sonrisa pícara mientras besaba su cuello.

            Empezaron la mañana, dándose cariño, entregándose mutuamente todo el amor que crecía en su interior y que cada día iba a más. La muerte de los padres de Evelyn les había unido más todavía.

            Los días, las semanas pasaron y aunque Evelyn continuaba con las pesadillas, Kirian la apoyaba y quería y eso compensaba todo lo demás.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 rosas :

Albita dijo...

a mi me daria miedo esas cosas.. :S

Mariaje dijo...

me encanntaa!
la pobre tiene que estar pasando un mal trago... pero al menos está ahí Kirian

InmaSonrisadeCaramelo dijo...

Que pena pobre Evelyn!:S

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.