Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 3 de agosto de 2011

El sueño de publicar I

La gran Regina Roman, me pasó estos enlaces sobre El sueño de publicar, está en tres partes, y creo que es muy interesante. Os dejaré programadas las tres partes.

Hay sueños que matan lentamente. Por hermosos que sean, mal llevados, mal entendidos, nos debilitan; es difícil no caer en sus redes hasta perder completamente la conciencia y mendigar un poco de amor, que en este caso, podemos llamar simple atención profesional. Es lo que pienso a veces, cuando leo las desesperadas llamadas que algunos autores noveles hacen a editoriales y agentes, suplicando un minuto de su tiempo, rogando porque tengan a bien leer sus manuscritos, esos trabajos en los que han invertido tanto tiempo, esfuerzo e ilusión. Y que como a nadie le parecen sus hijos feos, creemos lo mejor que hemos leído en el año. Y es justo. ¿Por qué no?
Las alternativas escasean. Las editoriales reciben a diario miles de manuscritos de toda clase y condición y no hay equipo humano capaz de dar salida a tal avalancha. La mayoría de ellos (no me atrevo de afirmar que todos), irán directos a una papelera. ¡Y pensar que yo enviaba manuscritos cuyas copias ascendían a 65 euros por barba, encuadernación de espiralilla incluida…!
Entonces alguien benévolo te saca de tu error, te disuade de seguir por esa vía y te habla de los agentes y de su labor. Pero la atención de los agentes literarios, esos ansiados intermediarios que sí presentarán tu obra a los editores en una especie de “apadrinamiento” en vivo y en directo, se logra del mismo modo ya descrito: enviarles tu trabajo. Y la mayor parte de las agencias actuales, reciben aluviones de manuscritos que tampoco aciertan a gestionar con eficacia. ¿De qué depende que te elijan? Probablemente, y es mi humilde opinión, del don de la oportunidad, de la suerte, de la visión personal de quien abra ese correo… Si nuestro manuscrito logra emocionar a alguien, ese alguien se convertirá en nuestro agente y venderá las virtudes y puntos fuertes de nuestra obra, a los editores que considere más en línea. Ahí comienza el reto, la gran carrera.
Hay demasiadas expectativas en cuanto a la publicación clásica. Y lo digo con sinceridad, como fruto de mi propia experiencia y observación, con todo el respeto imaginable a los que no compartan mi visión, que al fin y al cabo, no es más que la mía. Pero creo que hace años, cuando disponías de editor, disponías de un mecenas, alguien que creía en tu obra y te apoyaba, te introducía en su círculo (generalmente de prometedoras relaciones), invertía en promocionarte. Hoy, las cosas han cambiado y solo las grandes dedican una partida presupuestaria al apartado “promoción”. Si tienes la fortuna de contarte entre ellos, dispondrás de publicidad durante un tiempo determinado, que deberás aprovechar a tope para convertirte en súperventas ya que no hay segundas oportunidades. Pero si tu editorial es modesta o pequeña, pequeñísima… ¿Qué ocurre entonces?
He encontrado a quien no concibe la falta de asignación de fondos a la promoción de su libro y llega a ponerse exigente. Las relaciones editor-autor, no tardan en agriarse. Hay quien confía en que simplemente colocándolo en las estanterías, bien a la vista, se venderá solo. Como si hubiese suficientes lugares “bien a la vista” para todos, especialmente para los que comienzan… Tampoco es un juicio acertado, lamento decirlo. ¿Qué hacer?
Trabajar. Trabajar duro por vender tu producto. Porque nadie más ni mejor que tú, cree en él, te lo aseguro. No es una vergüenza, ni perder categoría, ni te convierte en cutre. Es, por decirlo de un modo simple, que los tiempos han cambiado; y con el tiempo, los métodos; y con los métodos, los procedimientos y los objetivos, así como los canales. Que con el anhelado SÍ de una editorial, no se llega a meta, sino que se echa a correr.
Seguimos en el próximo número. Un abrazo fuerte, lleno de ilusión, para tod@s.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 rosas :

Déborah F. Muñoz dijo...

está muy complicada la cosa, la verdad...

Anónimo dijo...

Muy buen texto, tu mejor que nadie sabes como es este mundo. Por eso hay que trabajar en ello e insistir.

alezeia

B€!t@ dijo...

Nadie nos dijo que fuese fácil. Siempre habrá más salidas por otro camino, y como siempre... hay que seguir luchando por lo que uno quiere. Un texto magnífico. Esperaremos al siguiente :) Besos

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.