Mis novelas publicadas




¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR





En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos.
Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR



Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.

Buscar

sábado, 6 de agosto de 2011

El sueño de publicar III

He hablado con muchos compañeros últimamente y también he conversado conmigo misma y con mi propia experiencia. Y asombrosamente llegamos a conclusiones muy parecidas, de lo cual, deduzco cierta base y fundamento. ¿Recordamos lo analizado en las dos anteriores entregas de este artículo? Fueron publicadas en números previos de nuestra revista La Mirada de Odín, para quien tenga curiosidad o interés.
Pues bien, partiendo del material examinado, del hecho y del convencimiento (ya aceptado) de que habremos de acometer (sin miedo y con ardor) la dura tarea de promocionar nuestra propia obra, aterrizamos en el escollo del beneficio económico. Traducido a palabras: ¿cuánto gana el autor por ejemplar vendido, en estas condiciones? Recordemos, editorial mediana o pequeña, a la que necesariamente deberemos apoyar difundiendo nuestra obra, si queremos superar la barrera de venta de los 500 ejemplares. La respuesta es, el 10% del precio venta al público del libro. Sube como la espuma una tendencia generalizada abaratar el precio de los libros, como unidad, menor es el ya de por sí, liliputiense beneficio del autor. Y desde luego, incrementarlo, me refiero al precio de venta en librería, no es una opción.
Mucha gente se queda atónita al escuchar este dato y hasta se resisten a creerlo. Hay un extendido credo que defiende al escritor millonario (y excéntrico), en cuanto el título de su obra resuena por aquí y por allá con cierta asiduidad. Un euro con ocho; un euro y medio; dos euros. Ese es el importe que nos liquidarán en su momento, el que nos corresponde, de cada libro adquirido por nuestros amigos y cómplices, los lectores.
Llegados a este punto hay quien se pregunta (sé de muchos que lo han hecho), de qué vale tanto esfuerzo desarrollado, si a la postre, los beneficios generados vuelan lejos de nuestro alcance. Suena así como a labrar la tierra de otro, sólo que en este caso, hubo un momento inicial, mágico, en que la obra era nuestra, nos pertenecía. Y entonces, es cuando esas almas rebeldes se plantean por vez primera, la opción de la autoedición.
Debo decir que me parece una opción tan asumible como otra. Hoy día, venir de mano de una editorial ya no es sinónimo de calidad (ni siquiera de las grandes); los editores cometen errores de mercado al apostar (es una decisión humana, basada en sus gustos, en las estadísticas y baremos, que de repente, explotan y sorprenden al más pintado); aquello por lo que nadie daba un duro, se transforma en aclamado best-seller; cientos de autores que hoy son famosos, comenzaron viendo cerrarse una tras otra en sus narices, las puertas editoriales, no importaba su tamaño, pero era tal su fe en la obra, que optaron por autoeditarla y la promocionaron y vendieron ellos mismos (Federico Moccia y sus súper-ventas es un caso a tener en cuenta); cada obra, por extraña y/o singular que sea, tiene su público, aunque sea minoritario; ¿quién soy yo para juzgar la calidad “artística” de una obra?
El único aspecto a tener muy en cuenta, es el de la calidad de escritura: poner a circular un texto plagado de errores ortográficos, de verbos mal conjugados, de frases interminables preñadas de florituras sin sentido, es a la corta y a la larga, un perjuicio y un descrédito para el propio autor. Hay que corregir, solicitar la ayuda de un corrector (los hay a cientos y a muy diferentes tarifas), que nos asegure un texto digno y hacerlo con humildad. Repasar y repasar hasta estar convencidos de que lo que se imprimirá en papel, no nos levantará los colores en un futuro no muy lejano. Y asumir las malas críticas (las que yo llamo “negativas con respeto”) con disciplina y afán de superación. ¿Quién sabe? Quizá un primer libro autopublicado nos lleve de la mano hasta la mejor y más saludable de las editoriales.
¿Por qué no intentarlo? Suerte y besos a tod@s.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 rosas :

B€!t@ dijo...

Mucha razón. Hay que luchar, y para ello si hay que auto publicarse porque es más económico y mejor allegado al público.. que sea así y que nos lleve al camino automático de las editoriales. Y se han tenido que dar un canto en las narices con Federico Moccia, de veras y con Jorge Bucay xD

Escritora Laura M.Lozano dijo...

En todo lo que dices tienes razón Marru, no hay ni una sola palabra que hayas puesto en tu entrada que no sea verdad. Que es una triste guasas con lo que cuesta escribir una novela, pasar horas y horas delante de la pantalla del pc y tecleando hasta casi gastar las huellas dactilares y los teclados...(yo en mi mi caso me he cargado ya 3) investigando para hacer una buena creación, leyendo y releyendo para buscar errores para que luego unos se embolsen el resultado de tu arduo trabajo sin ningún esfuerzo. Pero si quieres llegar y ser escritor de verdad hya que pasar por eso o por la autoedición, como dices. Lo que si añado es que hablando con el director de la filarmónica de Sevilla que conocía en Facebook y personalmente hace unos días que nos tomamos un café, porque es malagueño y vino a ver a sus padre... Pues bien, me dijo que como escritor (él tiene 3 novelas publicadas con una de ellas ganó 50.000€ con ese 10% del que hablamos) hay que huir de la autoedición, pues dice que desmerece a la obra, además de no poder entrar en las ferias del libro los libros autoeditados. Yo no sé si esto es verdad o no. Lo que sí apoyó fue a la edición por internet, los e-books.
Pero lo cierto es que algo hay que hacer para que los grandes dejen de cerrarnos las puertas en torno a los figurones que son con los que ganan fortunas, mientras que las páginas de la literatura de principios del siglo XXI se van a quedar vacías porque no habrá nuevos escritores para este siglo si seguimos a este paso.
Un besote linda. =))

Déborah F. Muñoz dijo...

creo que vivir de la escritura es como vivir de la música o cualquier otra forma de arte: hay que tener mucha suerte y además esforzarse mucho. Supongo que por eso me lo tomo como un hobbie...

InmaSonrisadeCaramelo dijo...

En fin esto es lo que hay.. Hay que aguantarse y llevas mucha razón.

Un beso

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.