Mis novelas publicadas




¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR





En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos.
Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR



Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.

Buscar

sábado, 10 de septiembre de 2011

Acechados capítulo 11

Capítulo 11
            Melinda tenía que estar todavía un par de días en el hospital por los puntos del parto. Y Cristian no podría hacer los ejercicios de rehabilitación hasta que no le quitasen los puntos. Así que Delia y Kirian se turnaron para estar con ellos en el hospital

            Los chicos intentaban trazar planes en los distintos supuestos con el acechador, pero les resultaba complicado estando las chicas tan cerca. Disimulaban todo lo que podían, yendo a hablar al cuarto de baño, pero sus chicas no eran tontas y sabían que ocurría algo.

-Tengo que decirte algo. –dijo Delia mirando a su hermana mientras daba de mamar a su pequeña Evelyn.

-Dime.

-O tu marido tiene un problema precoz de próstata y por eso va tanto al servicio, o ese par se traen algo entre manos…

-Lo sé. Yo también me di cuenta.  Y creo que tiene que ver con el agresor. Dijeron que había otro chico y supongo que tienen miedo de que intente lo mismo que el otro.

-¿Por qué no vamos a la policía?

-No sé si sería buena idea. Si de verdad ese chico nos vigila, igual hace alguna locura. Y yo no puedo arriesgarme, tengo que pensar en mi hija. –dijo apretándola con cuidado contra sí misma.

-Lo sé…  ¿Y entonces qué hacemos?

-¿Y si hablamos con los chicos? –propuso.

-Me parece que solo serviría para que estuvieran más paranoicos… -dijo agitando la cabeza a los lados.

            No pudieron seguir hablando pues Kirian y Cristian salieron del servicio en ese momento. Ellas querían saber lo que pasaba pero el tema era muy delicado y grave.

-¿Estás bien, mi amor? –preguntó Melinda dando la niña a Delia para que la pusiera en la cuna.

-Si, ¿Por qué lo preguntas?

-Como vas tantas veces al servicio…

-Supongo que son los nervios de ser padre… -mintió él, sin saber que su mujer había captado la mentira.

-Vale. –dijo sin más mientras miraba a su hermana.

                                                          ****

En un lugar cercano al hospital…

            Jaime se lamentaba por no haber podido ayudar a su amigo. Estaba como al principio, sin haber probado a Melinda y encima su amigo había muerto… Pero no se rendiría, lo conseguiría fuera como fuera…

            Decidió marcharse. Sabía que no pintaba nada vigilando en el hospital. Debía esperar a que regresasen a casa, allí serían más vulnerables y podría atacar sin problemas.

            Lo cierto es que le hubiera gustado buscarse un compañero, pero estaba demasiado impaciente por estar con Melinda como para buscar a alguien que compartiera su visión de las cosas…

                                                      ****

            El día que les dieron el alta no podían ni creerlo. Habían sido demasiadas emociones fuertes, pues la agresión del chico era algo muy grave y nada fácil de olvidar. En especial para Melinda.

            Pero tener a su hija con ella, entre sus brazos… lo compensaba todo. Cristian estaba igual que ella, solo que la preocupación por intentar proteger a su familia le tenía bastante ocupado. Bueno eso, y la herida de la pierna.

            Los primeros días se desesperó bastante al tener que depender de Kirian para algunas cosas. Él siempre se había considerado muy hombre y sentía que pidiendo ayuda, no se sentía tan hombre…

-Vamos, sabes que necesitas ayuda… -intentó razonar con él su amigo.

-No me gusta depender de nadie. –protestó.

-Ni que te estuviera sujetando la…

-¡Qué dices! –dijo con nerviosismo.

Que tampoco es tan malo dejarte ayudar para algunas cosas. Además sabes que solo será un tiempo.

-Está bien… -se rindió.

            Las chicas no se habían enterado de esa pequeña “rebelión” porque estaban con la pequeña Evelyn. Estaban embelesadas con ella. Para ser tan pequeña, era una niña muy despierta y alegre.

-La verdad es que parece una muñeca… -comentó su tía muy orgullosa mientras se le caía la baba al mirarla.

-Se parece a su padre… -suspiró Melinda.

-No, se parece a ti.

-¿Quién se parece a mi mujer? –preguntó Cristian que entraba en la habitación ayudado por Kirian.

-Pues que tu mujer dice que tu hija se parece a ti. –comentó Delia.

-No, se parece a su madre.

-Es lo que yo decía.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 rosas :

Anónimo dijo...

Hola, antes que nada saludarte, no suelo leer muchos blogs y topé con el tuyo por casualidad.

Me gusta el estilo de la idea, pero tienes que perfeccionar más tu técnica. En mi modesta opinión te repites mucho. Sólo en el primer párrafo has repetido que casualmente a ambos tienen que guardar reposo por los puntos. Esa palabra "puntos" suena muy feo cuando la lees dos veces casi seguidas. Pienso que podrías haberla sustituído porque él debía guardar reposo por la herida que tenía, más o menos.

En el segundo párrafo te lías mucho explicando que las chicas ya saben que ellos traman algo. Podrías explicarlo que ellos simulaban sus planes en contra del Acechador sin que las chicas se enteraran, ignorando que las mismas tenían ciertas sospechas.

En tercer lugar, cuando te refieres "al acechador" lo haces en minúscula y ya les estás nombrando de una manera propia, por lo que a mí entender, deberías ponerlo en mayúscula. También me ha resultado muy liosa la conversación entre Kirian y Cristian casi al final del capítulo, no me he enterado de lo que hablaban.

Me ha gustado que mezcles la escena de Jaime.

Te seguiré leyendo y antes de publicar en un lugar como el blog, repásalo. Espero que no te haya molestado, es sin ánimo de ofender, mi más sincera opinión.

Saludos, Dani

Marru dijo...

gracias por los consejos, se aceptan.
además se trata de mejorar cada día :)
gracias por los consejitos y por seguir mi blog
un besote

Ana:) dijo...

Holaa! Soy una lectora empedernida y una escritora primeriza, y he de decirte que te sigo desde hace bastante tiempo ya que tus relatos me parecen muy entretenidos, y la verdad es qe echo de menos el llegar a casa y leer un capitulo nuevo de tus historias... Espero qe puedas volver a subir capitulos pronto!
Saludos!

Portadora de Sueños dijo...

Hola wapa!!

Tienes un premio en mi blog ^^

http://laportadoradesuenos.blogspot.com/2011/09/premios-para-este-humilde-blog.html

Un besote!!!

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.