Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




viernes, 11 de enero de 2013

Frases de niños 2

Hola Dimathian@s!

He visto que la otra entrada ha tenido unas cuantas visitas, por lo que veo que os ha gustado mi idea. Y no está de más el consejo que me han dado de enviarlas al hormiguero.

Pues bien aquí os traigo alguna frase más, seguro que al menos hago que una sonrisa se os dibuje en el rostro.

Una de las niñas de la clase de 4 años, pegó ayer a otra niña, al ir a preguntarle qué había sucedido para pegarla, esta fue la respuesta de la niña.

"Es que no la he visto porque no veo. Es que no veo porque Marta me ha ponido el anillo de invisible y no veía y la he pegado".

Desde luego no tiene desperdicio la explicación. jeje.

Otra frase, uno de los niños de otra clase de 5 años, estaba en el comedor y se le estaba haciendo una bola en la boca al no tragarse los trocitos de filete. A lo que la cuidadora le preguntó que si ya volvia a tener la bola de carne como otros días. Esta fue la respuesta del niño.

"Es que mi madre no me enseña a comer, y claro no me enseña a comer y se me hace bola. Pero mi padre si que me enseña, ¡ay! si es que tiene que enseñarme mi padre que con él no se me hace bola".


Y la última de hoy. En el patio del comedor, dos de los niños de 5 años de mi clase estaban jugando con otros de la clase de 4 años, uno de mi clase pegó al niño de 4 años y vino a quejarse, esto fue lo que dijo.

"profe, no me lo puedo creer, me ha pegado un chino, es que era un chino, me ha pegado un chino".

(el niño chinito, era uno de los de mi clase que andaba jugando con él)

¿Y bien? ¿Qué os parecen? Desde luego yo envidio la forma de pensar de los niños pequeños, pues ven el mundo de otra manera diferente, adoptando expresiones nuestras pero con su forma de ver las cosas.

Espero que os hayan gustado.

Un besote
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 rosas :

Nedylene A'Daragon dijo...

Algunos realmente son imaginativos, otros inocentes y otros no ser cortan un pelo; sin embargo, es digno de oir lo que dicen.

Cuando era pequeña, viajaba en avión con mi familia, acababamos de comer un bocata cuando empezamos a tener turbulencias. Como sobrevolábamos agua, le dije a mi hermana: "Cómo se caiga el avión al agua, ¡se nos corta la digestión!"

Maria Orgaz dijo...

Pues la frase de tu hermana es buenísima también XD

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.