Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




lunes, 29 de diciembre de 2014

Manifiesto: Gustos

Desde que somos pequeños tenemos sueños e ilusiones, queremos hacer muchas cosas cuando seamos mayores. Unas cuantas las conseguimos con esfuerzo y según vamos creciendo, pero otras se quedan en meros sueños. Aunque si bien es cierto que para conseguir lo que uno quiere es necesario esfuerzo, habilidad y trabajo, también es verdad que parte de que algunos sueños "difíciles" de realizar se hagan realidad depende en gran medida de la suerte. El dicho "más vale caer en gracia, que ser gracioso", viene muy bien para este caso, pues no es tanto lo buenos que seamos en algo si no en tener un golpe de suerte. Ah! y sin olvidar que también depende de los gustos que tiene la sociedad en la que nos encontramos.

En el tema laboral es más complicado ver estas cosas que digo, pues en el trabajo es cada cual el que desempeña su trabajo, por lo tanto no tiene tanto que ver el resto del mundo, y solo una pequeña parte de suerte.

Y voy a poner algunos ejemplos para explicar a lo que me refiero  (OJO, son ejemplos desde mi punto de vista y mis gustos, no quiere decir que sean verdades absolutas, solo son opiniones personales mías, pero que creo que explican muy bien lo que quiero decir)

A los artistas (ya sean cantantes, escritores, poetas, actores o pintores) se les critica mucho. El mundo de la creatividad está muy poco valorado en general, y algunos de los gremios que dije mucho menos que otros, por lo tanto se parte de una base  que tiene mucha gente en contra. El problema es que esta clase de artistas llegan a tener grandes carreras y fama gracias a la sociedad que les ve, lee o admira, por lo tanto tenemos un "problema" y es que en esta sociedad tan superficial y tan "borrega" solemos ir en masa y aclamar entre aplausos o insultar hasta la saciedad lo que está o no de moda.
Primero pondré un ejemplo con los actores. Los actores que más cobran son los que más quiere la gente, los que más llaman para películas taquilleras o los que les oye mucho en el mundo del corazón, y también que actúen bien. Bueno, eso de que actúen bien.... ahí es donde entra la sociedad. Por ejemplo, Angelina Jolie (ni me disgusta ni me encanta como actriz, pero pongo ese ejemplo porque hace poco me hablaron de ella) Para mi gusto creo que ha hecho buenas películas, me parece que interpreta bien los papeles (al menos en las películas suyas que he visto), pero hace muy poco alguien de mi entorno, no sé si fue una amiga o quien, me dijo que no le gustaba nada la actriz porque actuaba fatal. Si tuviéramos la oportunidad de hablar con ella, yo le diría que Maléfica me encantó, pero probablemente la persona de mi entorno le diría que no le gusta nada como actriz. ¿Quién llevaría la razón? Nadie, porque es cuestión de gustos.

Otro ejemplo, ahora con un cantante, quiero hablar de Julio Iglesias. Para gente de la edad de mis padres sobre todo, es un gran cantante con grandes canciones. Pues mi opinión y la que he escuchado a más gente es que es un cantante que no tiene casi voz pero le hicieron canciones con tono bajo para que no se notara.  ¿Eso quiere decir que sea mal cantante? No, pero a algunas personas les gusta y a otras no.

Con los escritores pasa más o menos igual. Los libros son algo muy personal. Hay gente a la que le gusta que describan absolutamente todo, mientras que a otras personas nos gusta que haya muchos diálogos. A algunos les gusta el género de terror o el BDSM,  y a otras personas les gustan otros géneros como la fantasía o el amor. ¿Quiere decir esto que un libro de terror es malo? No, pero no a todo el mundo le gustará si no les gusta ese género. Os pongo el ejemplo de un autor que todo el mundo conoce, Stephen King. Es un autor con muchísimos libros publicados y todos con grandes ventas. He de decir que muchas amigas se han leído todos sus libros y hay opiniones dispares. A algunas les encantan todos los libros del autor, mientras que a otras no. Unas dicen que algunos libros están muy bien pero otros son unos ladrillos y petardos. ¿Quién lleva razón? NADIE, tan solo son gustos.

Pero lo que no se debe hacer nunca con ninguna persona sea cantante, actor, escritor o lo que sea es ponernos a infravalorar el esfuerzo que hacen, o insultarlos o hablar de ellos de manera despectiva, porque en realidad nadie es mejor que nadie para tratar mal a los demás. Aunque no nos gusten sus trabajos o aunque sean malos, DEBO RECTIFICAR, no son malos trabajos si no que es imposible que a todo el mundo le guste todo. Por ello hay gustos para la música, para el cine, para la literatura, para la ropa, para los colores, para los coches, para todo. Pero tenemos la mala costumbre de insultar e infravalorar lo que no nos gusta, diciendo equivocadamente que es malo o que está mal hecho. No podemos ser tan mala gente de decir que un actor o escritor es malo solo porque no nos gustó su trabajo. Está bien compartir la opinión, está bien decir los fallos que se ven, pero siempre desde el respeto, y sin olvidar que son opiniones personales, no verdades absolutas.

Yo veo por el mundo blogger mucha gente que no sabe distinguir una opinión de una verdad absoluta. Ni tan siquiera que un periódico o persona famosa nos diga que una película, libro o canción es malo, no quiere decir que sea cierto. Solo nos dejan su opinión personal sobre algo que vieron o leyeron. Tenemos que forjarnos nuestras propias opiniones sobre todas las cosas, no dejarnos influenciar por nadie. Y aunque una cosa no nos guste, no quiere decir que tengamos que mentir solo para que los demás no nos miren raro o se rían de nosotros.
Y nunca debemos olvidar que las opiniones se dicen con respecto, sin palabras malsonantes y sin insultar a nadie. Que ese es otro fallo de esta sociedad, que tendemos a abrir demasiado la boca ahora que tenemos tanta libertad de expresión. Como diría mi abuela "no es lo mismo libertad que libertinaje", creo que la libertad de esta sociedad excesiva en algunos casos, y lo que sucede es que nuestras opiniones pasan a ser abusivas. Espero que poco a poco la sociedad cambie, porque hemos pasado de extremo control a excesiva libertad que hace que no valoremos al resto de las personas.

Así que, a disfrutar de todas las opciones de cine, música, arte, literatura y demás y forjarnos una opinión sin importar la moda o lo que opinen los demás
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.