Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 25 de marzo de 2015

Minirrelato.... El relato de la vida

Había salido a despejarme, no estaba preparado para ser padre, no porque no quisiera a mi mujer si no porque llevábamos poco tiempo casados. Además no sabía si sería un buen padre.
Evidentemente no pensaba dejar sola a mi mujer pero.... necesitaba disfrutar de unos momentos a solas para procesar la información recibida, pues ser padre era un paso muy importante, ya que una personita indefensa dependería de mi para sobrevivir.

Me senté en un banco del parque que había detrás de la casa para desconectar un poco la mente. Pero pude desconectar poco tiempo, pues en el parque se empezaron a escuchar unos gritos desgarrados. Una mujer pedía auxilio. Tal vez estaba en peligro. Así que corrí por el parque para intentar encontrarla y ayudarla. Saqué mi móvil del bolsillo para llamar a la policía por si estaba siendo víctima de un robo, pero mi cara se desencajó cuando me encontré de frente con la chica. 

Estaba sentada en un banco con una enorme tripa, estaba embarazada, bueno no, embarazadísima y gritaba de dolor. Posiblemente se había puesto de parto y gritaba mucho.

-¿Te encuentras bien? 

-¡No! estoy de parto y no puedo moverme por las contracciones, necesito ayuda -dijo con desesperación mientras vi que un líquido manchaba sus piernas y sus ropas.

-Voy a llamar a la ambulancia.

Así lo hice, yo me quedé junto a la chica mientras esperábamos que la ambulancia llegara para llevársela y atenderla. Pero los minutos pasaban y allí no llegaba nadie. Traté de calmar a la joven pero estaba muy nerviosa y me imaginaba que le dolía mucho.

-¡Ya viene el bebé! ¡Ayúdame para que salga bien! -gritó mirándome desesperada y dolorida.

-¿Qué? Pero yo no sé lo que tengo que hacer, yo... yo... -balbuceé como un niño pequeño pues vi que la situación me venía grande. 

-¡Ponte a mi lado y dime si ya asoma la cabeza, tienes que sujetarlo cuando salga!

Yo hice lo que la joven me pidió y me asomé entre sus piernas y su vestido. Allí estaba, toda su intimidad dilatada y... asomaba una pequeña cabecita con sangre. Creí que me desmayaría, ¿cómo era posible que por un lugar tan pequeño fuese a salir un bebé?

Yo acerqué mis manos de manera torpe porque no sabía lo que hace para ayudar a que el bebé naciera, tenía mucho miedo por el bebé, por la chica, por no saber ayudarla... Mientras mis pensamientos se agolpaban en mi mente y mis manos trataban de sujetar el pequeño cuerpecito que iba saliendo poco a poco, sentí que el enfermero me hablaba. La ambulancia había llegado y me pidieron que me apartara. 

Ellos terminaron de atender a la joven, el bebé nació y se puso a llorar de manera audible. Cortaron el cordón umbilical y tras envolverlo en una mantita se lo dieron a la chica. Yo fui testigo de toda la escena, del milagro de la vida y me quedé encantado. Había sido algo mágico. 
No sabía si sería un buen padre, pero lo intentaría con todas mis fuerzas, pues quería ser testigo del milagro de la vida, del nacimiento de un hijo de mi propia sangre.

Le di la enhorabuena a la joven, a la vez que eché un vistazo al pequeño bebé que sostenía entre sus brazos mientras la preparaban para meterla en la ambulancia y así examinarla en el hospital. 

Así que volví corriendo a casa y abracé a mi mujer con pasión, depositando la mano en su vientre todavía plano. 

-¿Qué te pasa, mi amor? 

-Que estoy deseando que nazca el bebé, nuestro bebé -dije mientras la besé con pasión de nuevo.

-¿Y este cambio? 

-El milagro de la vida que me ha dejado sin palabras... 

Ella me miró sorprendida. Así que nos sentamos en el sofá y le relaté la increíble historia. Mi mujer escuchó todas mis palabras con atención y no paró de sonreír en todo momento.

Era nuestro comienzo, el comienzo de nuestra familia, con un bebé que sería el primero de varios que tendríamos. Quería aprender a ser un buen padre y lo conseguiría.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.