Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




sábado, 11 de abril de 2015

Reto. Palabras de Judith

Hola Dimathian@s!

Hace unos días pedí ayuda para un reto. Os dejo el link a la entrada para que sepáis de lo que hablo.

 http://marru86.blogspot.com.es/2015/04/me-ayudais-reto-1.html

Total, me pusieron por el momento dos retos. Hoy voy a hacer el de Judith y explico el porqué. Pues que me ha salido antes el reto con las palabras elegidas por ella aunque fuera el segundo reto que me pusieron. Os pongo las palabras que ella me propuso para el reto.

Personaje: Bruja
Acción: Carrera
Lugar: Centro comercial

Así que espero que os guste y si queréis participar pues dejad un comentario en la entrada del reto o en esta. Espero que lo disfrutéis.

                                                            ****

Amanda no podía creer lo que veían sus ojos, una bruja, parecía una bruja de verdad con aquel disfraz y el maquillaje. Pero claro, aquella era la gracia, parecer auténtica y sobre todo aterradora. Pero sin perder el toque sexy, no quería que se le viera fea.

Se dirigió hacia el centro comercial donde se organizaba la carrera de disfraces para Halloween en el Centro Comercial de la ciudad. No se le daba bien el atletismo... bueno, en realidad era una persona totalmente negada para el deporte, pero el premio lo merecía. ¿Cuál era el premio? Pues un carro lleno de la compra, otro lleno de aparatos tecnológicos y otro con productos de cosmética. Desde luego aquel premio le solucionaría las cosas por unas semanas por la comida, y los aparatos electrónicos porque necesitaba renovar los de su casa.

La idea de correr no era de su agrado, y mucho menos hacerlo disfrazada, la ventaja era que todo el mundo iría igual, bueno, no todo el mundo, las mujeres, pues los hombres no habían querido participar. “¿Acaso no comen?” se preguntó Amanda. Pero claro, si no competían hombres eran más las posibilidades para poder ganar.

Allí estaba junto a otras cincuenta mujeres, todas con trajes de halloween muy diferentes. Dio gracias a que su disfraz se le había quedado un poco pesquero y no le arrastraba, así podría correr mucho mejor. Se puso unas botas negras hasta las rodillas pero sin tacones, para poder correr con más seguridad.

Todas las participantes se prepararon, mirándose con odio pues querían conseguir los premios. Cuando dieron la salida con un silbato, todas empezaron a correr como locas. La carrera consistía en dar una vuelta a todo el centro comercial y regresar al punto inicial. Afortunadamente Amanda conocía el Centro Comercial hasta con los ojos cerrados, por lo que sabía los posibles obstáculos que había, como maceteros decorativos, papeleras y sillones en zonas de descanso. Había que esquivarlos para no perder tiempo y ganar. Las chicas parecían haberse transformado en verdaderos monstruos y no solo por los disfraces, sus rostros llenos de ira y sonrisas malévolas eran peores que su atrezo. A mitad de la carrera empezaron los empujones, zancadillas, tirones de pelo... lo que supuso que cada vez hubiera menos participantes.

Amanda iba en tercer lugar, delante tenía a dos chicas. Una iba disfrazada de vampiresa, la otra se había disfrazado de la niña del exorcista. Miraban con odio a la joven ya que empezó a ganar terreno. La del disfraz de vampiresa se desplazó para tratar de empujarla y hacerla caer. Pero no vio que había un macetero y se estrelló cayéndose al suelo desorientada.

Ya solo quedaba una competidora y la llegada estaba muy cerca. Tenía que ganar como fuera, necesitaba los premios. Se acordó de que en el último pasillo las macetas estaban en las esquinas opuestas así que varió su rumbo. La chica que se disfrazó de la niña del exorcista o no se acordó o no lo sabía porque se dio de frente con la primera maceta. Amanda sonrió desmesuradamente, corrió con más ímpetu, quería terminar aquella odiosa carrera y llevarse los premios. Ya veía la cinta de la llegada, la esperaba junto a todos los espectadores que gritaban alegremente.

Allí esperaba el joven encargado de dar el premio. Era el hijo del dueño del Centro Comercial. Era muy guapo, moreno, de ojos azules y con una sonrisa perfecta. Tan deprisa corría Amanda que no frenó a tiempo y cayó encima del joven. Todo el mundo se quedó sorprendido, pero al recordar que había ganado la carrera estallaron en vítores para felicitar a la muchacha.

-Perdón, no he calculado bien -respondió ella sonrojándose.

-Tranquila, es la primera vez que me derriba una brujita -contestó divertido levantándose mientras ayudaba a Amanda a levantarse.

-Estoy horrible.... -sintió un gran bochorno por llevar semejante atuendo.

-Pues entonces después de darte el premio y hacerte las fotos nos vamos a que te cambies de ropa y salimos a tomar algo.

Amanda abrió los ojos de par en par. No podía creer que aquel joven estuviera pidiéndole una cita. Había ganado la carrera y había ligado, ¿Qué más podía pedir? Desde luego había sido una experiencia de lo más extraña, pero allí estaba, haciéndose unas fotos junto a los tres carritos de los premios mientras continuaba con su disfraz de bruja y un joven esperándola para salir a solas. Nunca volvería a subestimar las fiestas de disfraces o nada relacionado con el atrezo, pues gracias a ello tenía un montón de cosas y una cita. 

                                                        ****

Me gustaría que me dierais vuestras opiniones.  Sobre todo Judith ya que ha sido su reto.

Un besote
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario en la entrada

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.