Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 20 de enero de 2016

Manifiesto: El mundo es mejor con gente buena

Hola Dimathian@s!!

Lamento estar un poco ausente y más cuando prometí ponerme más al día con el blog, pero digamos que han surgido cosillas personales y en más temas que me han hecho o no tener tiempo o no tener ánimo para escribir.

Este manifiesto es para "aplaudir" a la gente buena que queda por el mundo y que hace que sea un lugar más agradable. 


A lo largo de la vida conocemos a mucha gente  tanto a nivel personal, como en el trabajo. A nivel personal conocemos más en intimidad a la gente, pues se hacen planes de ocio. En el trabajo es más difícil entablar una relación de amistad, lo primero por el tiempo, pues si estás trabajando no siempre hay tiempo para hablar y pasar tiempo libre con esas personas. Pero la verdad es que aunque sea difícil no es imposible. Porque con nuestra manera de ser a veces tenemos feeling con algunas personas a pesar de pasar poco tiempo con ellas. 
Esa clase de relación es más complicada establecerla cuando una persona está laboralmente por encima de nosotros. Pues con un jefe cuesta más tener una relación cercana, no obstante no es imposible. 
Pero lo bonito es que un encargado o jefe que está por encima de tu puesto de trabajo, te trate bien, te trate como a un igual, que te hable con respeto y sobre todo te comprenda cuando le cuentas un problema. 

Hay gente maravillosa por el mundo, y encontrarte con esas personas maravillosas en un trabajo es mucho más complicado. Y cuando encuentras a personas así, es muy agradable. Pues sabes que te escuchan, que te animan, que te sacan una sonrisa incluso el día que estás con "cara de seta". 

No hay que arrepentirse nunca de tratar bien a la gente y de ser buena persona, porque a veces con una simple conversación, con una pequeña broma, o con un cartelito, se puede conseguir mucho. Se puede lograr que animes a una persona que está con un mal día.

Yo he tenido la suerte de conocer a grandes personas en los trabajos en los que he estado, y muchas de ellas son ahora grandes amigas. Estoy tremendamente agradecida de que el karma y el destino hayan puesto en mi camino a unas personas así de buenas. 

¿Habéis conocido a personas así?

Un besote 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario en la entrada

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.