Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




viernes, 9 de octubre de 2009

En el nombre del amor capitulo 3

3º- Confesiones

Cuando Cristian oyó eso se le iluminó la cara, y tuve la satisfacción de verle una mirada de auténtica pasión. –Eso me haría muy feliz, sobre todo teniendo en cuenta que a mi también me dan el alta en dos días. –Dijo sonriente.

Pero al cabo de un momento se le cambió la cara, y se puso muy triste. Me puso fatal verle así y no pude evitar preguntarle. -¿Qué ocurre? ¿Te duele algo? –Quise saber si se encontraba bien, estaba muy preocupada.

Él me miró muy serio y me miró a los ojos. –Si que me pasa algo, en cuanto me den el alta y a tu padre también no te volveré a ver. Eso es lo peor que me podía pasar. Necesito saber más cosas de ti, conocerte mejor. Necesito saber que nos vamos a seguir viendo y conociendo. –Su mirada era cada vez más intensa.

Mi cuerpo me estaba gritando por dentro “¿No te das cuenta de lo que te pasa? Estás colada por él”. Me dije a mi misma, era la verdad y era una tontería no admitirlo, sobre todo porque todo eso que sentía era por el chico más maravilloso que nunca había conocido.

Entonces no pude controlarme, no era yo la que se estaba moviendo, mi cuerpo había tomado el control, moviéndose bajo en influjo de los sentimientos que me recorrían por dentro. Y en ese momento me acerqué a Cristian y le di un beso.

Me sentía eufórica, mis labios acariciaban suavemente los suyos, fue un beso tierno, un beso lleno de amor, un beso que expresaba todo el amor que sentía hacia Cristian.

Entonces me aparté, no sabía porqué le había besado y tal vez a él no le hubiera gustado. A lo mejor no sentía lo mismo por mi. “¡Qué tonta he sido! ¿Por qué le he besado?”

Quise irme, no quería que me viera, seguramente se había molestado por el beso. Y me giró la cara para que le mirara.

-¿Por qué te apartas? – Dijo con su mano aún en mi cara.

Yo miré hacia la pared y contesté. –Lo siento, no debí besarte, no sé porqué lo he hecho. De verdad, entiendo que estés enfadado. –Al pensar que podría estar enfadado conmigo, no pude evitar ponerme a llorar.

Él me limpió las lágrimas con la mano, y sonrió. -¿Cómo podría enfadarme con la chica más maravillosa del planeta? Lo que no me ha gustado es que te apartaras, ese beso ha sido... ha sido estupendo, y no quería que acabara.- Dijo aún sonriendo.

-No quiero que te apartes, no quiero que dejes de besarme, no quiero que te alejes de mí. –Estaba serio pero había mucha pasión en su mirada, podía verlo incluso aunque no le miraba demasiado a los ojos.

En ese momento, le volví a abrazar, quería sentirme segura, quería sentirme amada, quería que él me amase tanto como yo lo estaba amando a él. Me acerqué a su oído y le dije entre susurros. – ¿Podemos ir a otro lugar? No me gusta sentirme tan observada.-Dije mientras echaba un vistazo rápido a la cafetería, pues estaba empezando a entrar más gente.

0 rosas:

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Momentos de Palucine: Hereditary

Hola Dimathian@s!!! Pues tras unas semanas en las que me ha sido imposible estar junto al ordenador ni tener tiempo para meterme en el ...

Rosómetro

Photobucket