Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 27 de octubre de 2010

Corazón dividido capitulo 18

18º-Inesperado

Durante varios días no se movió del hospital, hasta que uno de los días Cristian se enfadó bastante con ella.

– ¡No puedes seguir así, vas a caer enferma!

-¡Me da igual! se va a despertar. Y cuando eso pase, quiero estar aquí. –gritó muy enfadada.

-Melinda, por favor. –interrumpió Dennis. –Ahora te lo estoy diciendo como médico. Si no te cuidas un poco, al final pondrás en peligro tu embarazo.

-Está bien. Pero quiero venir todos los días. –dijo muy exigente.

-Vale, cabezota. Y ahora vámonos y descansas. –contestó Cristian.

Ella asintió a regañadientes y se dejó llevar por Cristian hasta su casa. Los días siguientes, Cristian y Melinda se acercaban todas las tardes a ver a Kirian, ella quería quedarse todo el día en el hospital, pero él no la dejaba.

Todos los días, Melinda esperaba que Kirian despertase, pero no había ningún cambio en su salud. Dennis le examinaba, pero nunca decía nada nuevo sobre el estado de salud de Kirian.

…………………………….

Dos meses más tarde, Melinda y Cristian estaban comprando la comida, antes de ir al hospital. Mientras que compraban, Melinda empezó a notar pinchazos en la parte baja de la barriguita, pero no quiso decirle nada a Cristian.

Estaba convencida de que si se enteraba Cristian no dejaría que fuera a visitar a Kirian. Así que estuvo aguantándose como pudo, pero cuando estaban pagando, ya no pudo aguantarlo más.

Se dobló completamente a causa del dolor. Cristian se le quedó mirándola muy preocupado.

-¿Te ocurre algo? –preguntó.

-Es que… me duele mucho… -dijo como pudo.

-¿Crees que ya estás de parto? –preguntó ayudándola.

-Creo que si…

-Nos vamos al hospital ahora mismo. –respondió cogiéndola en brazos.

Llegó hasta el coche y la montó en el asiento trasero con mucho cuidado. Y fue todo lo deprisa que pudo hasta el hospital. Llamó a Dennis para que la atendiera lo antes posible.

-Me parece que ya viene el bebé…

-Vale, voy a examinarla. –contestó Dennis.

Estuvo revisándola y efectivamente se iba a poner de parto. Se la llevaron a la sala de partos y Cristian se estuvo preparando. Cuando estuvo listo entró con Melinda que intentaba aguantar las contracciones.

-¿Cómo estás? –le preguntó.

-Asustada… además me duele mucho. –contestó ella con miedo en la mirada.

-Estoy aquí contigo, todo va a ir bien.

Dennis entró, ya estaba listo para atender a Melinda. Ella cada vez tenía más contracciones y más dolores. Mientras Cristian sujetaba su mano para transmitirla mucho apoyo.

-Bueno, cuando notes una contracción tienes que empujar fuerte. –dijo Dennis con calma.

-Vale.

Ella hizo caso, cada vez que notó una contracción empujó lo más fuerte que pudo. Estaba sintiendo verdaderos dolores con cada contracción, pero sabía que tenía que esforzarse para que el bebé naciera bien y lo antes posible.

Después de unos cuantos empujones, se escuchó un fuerte llanto, con lo que tanto Melinda como Cristian respiraron tranquilos. Dennis cortó el cordón umbilical y se lo acercó para que lo vieran.

-Es un niño bastante grande. Enhorabuena. –contestó alegremente.

-Es precioso… -dijo Melinda emocionada.

-Si, es un niño muy guapo.

-Lo examinaré y vamos a lavarlo. Te coseremos y después os llevaré a la habitación. –explicó Dennis.

-Vale. –contestó Cristian.

Estuvieron cosiendo a Melinda y luego la llevaron a la habitación. Un poco más tarde llevaron al pequeño con ellos. Se quedaron embobados mirándolo, porque era un niño muy guapo.

Avisó por un mensaje a su hermana Adriana, pero no podía ir pues estaba trabajando en Chicago desde hacía unos cuantos meses. Dijo que en cuanto tuviera vacaciones iría a conocer a su sobrino.

Unas horas más tarde, vieron que tenía los ojos verdes, los mismos ojos de Kirian.

–Tiene los mismos ojos que Kirian… -susurró Melinda.

-De todas formas hacemos si quieres las pruebas de paternidad.

-Es que ¿Ya no vas a querer saber nada de nosotros si efectivamente es hijo de Kirian? –preguntó con miedo.

-No he dicho eso. Es por asegurarnos y salir de dudas. –contestó él. –Yo te quiero y cuidaré de este pequeño aunque no sea de mi sangre. Es tu hijo y con eso me vale.

Melinda se puso a llorar, estaba muy preocupada por el estado de Kirian. Pero también se había angustiado pensando que Cristian se iría de su lado. Al saber lo que sentía se quedó más tranquila.

-No llores…

-Es que estoy contenta por lo que has dicho. –contestó.

3 comentarios:

  1. Joooooo! ke bonito, pero hubiese molado mas que hubiese estado los tres juntos en el parto!!!! Sube en cuanto puedas!!! Está muy bien!!! Un beso wapa!!!

    ResponderEliminar
  2. uff me da k kirian no se va a despertar :S
    k pena...
    pero me encanta el capitulo esta perfecto :D
    sigue asi wapisima

    ResponderEliminar
  3. diooooss que bonitoooo me ha emocionadoo uff cristian es diooooss un sol y uff kirian... =S k despierte!

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Nuevo verano, nuevo blog!

Hola Dimathian@s!! Pues aquí traigo un video muy especial. Ya sabéis que hace bastante tiempo que mi blog estaba con el mismo aspecto, ...

Rosómetro

Photobucket