Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 3 de noviembre de 2010

Corazón dividido capitulo 25

25º- Elena y Delia

Cristian logró convencer a Melinda para que escuchara a Kirian que estaba dispuesto a disculparse porque había sido muy brusco con ella. Cristian les dejó un rato a solas para que pudieran hablar con calma.

Arreglaron las cosas, aunque Melinda no estaba convencida del todo. Era cierto que amaba a Kirian, pero le veía tan diferente… Sabía que las cosas podían torcerse entre ellos muy a su pesar.

Unos días más tarde le dieron el alta a Kirian. Pero el día que se iba a ir a casa de su padre, Dennis quiso hablar con él.

–Oye hijo, verás… hay una cosa que no te he dicho y no sé si te parecerá bien.

-¿De qué se trata? –preguntó intrigado mientras terminaba de arreglarse.

-Pues… hace casi un año que… bueno que estoy con una persona. –dijo tímidamente. –Se llama Elena y tiene una hija de tu edad que se llama Delia. Están viviendo conmigo en casa. ¿Qué opinas?

-Bueno… no sé, si eres feliz me parece bien. –contestó. -¿Eres feliz?

-Sí, mucho. Y su hija es encantadora, seguro que te cae muy bien.

-Pues entonces me parece estupendo.

Dennis abrazó a su hijo, para él era muy importante su apoyo. Después regresaron a casa. Kirian estaba nervioso por conocer a la novia de su padre y a su hija. Quería causarles buena impresión.

Entraron en casa y Dennis pasó delante para saludar a su querida Elena. Era una mujer alta, estilizada, morena y muy alegre.

-Hola, cariño, ya estamos aquí. –anunció Dennis en voz alta.

-Hola, cielo. –respondió ella besándolo.

-Mira te presento a mi hijo Kirian. –dijo señalándole.

-Es un placer, Dennis no paraba de hablar de ti. Ya tenía muchas ganas de conocerte. –respondió abrazándole.

-Es un placer. –contestó Kirian con una pequeña sonrisa.

-Mira, te voy a presentar a mi hija Delia.

Kirian se acercó a ella, no era muy alta, un poco rellenita, con el pelo negro y los ojos marrones color coca cola. Se quedó totalmente anonadado al verla, no tenía palabras en ese instante.

-Hola, soy Delia. Tu padre habla mucho de ti.

-Eh… hola…soy Kirian.

-Vaya, pocas veces te he visto quedarte sin palabras. –comentó Dennis riéndose.

Kirian se sonrojó ante esas palabras de su padre. Y los demás empezaron a reírse ante su reacción.

-Bueno, vamos a instalarte que estarás cansado.

-Vale. –dijo sin separar la mirada del suelo.

Dennis cogió sus cosas y las llevó a la que era su antigua habitación. Delia se acercó a su lado con una tímida sonrisa y un ligero rubor en las mejillas. Kirian empezó a caminar con dificultad apoyado en una muleta.

-Te ayudo. –dijo ella amablemente.

-Gracias…

Caminaron por el pasillo dedicándose miradas indiscretas. Ninguno de los dos quería romper ese ambiente tan mágico que se había creado. Pero tenían la imperiosa necesidad de hablar para conocerse.

-Y… ¿Cómo te encuentras? –le preguntó Delia.

-Bueno… intento adaptarme y asimilar todas las cosas que me han estado contando. –dijo tranquilamente.

-Oye y… bueno tu padre nos dijo que tenías un hijo.

-Sí, aunque yo le conocí el día que desperté. Cuando tuve el accidente, Melinda todavía no había dado a luz.

-Melinda… ¿Es tu mujer? –preguntó.

-No, no es mi mujer. Pero la verdad es que tenemos una relación un poco… complicada. Si quieres te lo explico, aunque…no sé si lo entenderás.

-Si a tu padre le parece bien, no creo que sea tan complicada de aceptar. –respondió sonriéndole.

-Mejor nos sentamos que va para largo.

Se acomodaron en la habitación de Kirian, mientras no podían evitar mirarse. Era algo imposible, como dos imanes que se atraen sin poder evitarlo. Se sentaron muy juntos, sus brazos se rozaban ligeramente.

Kirian comenzó a contarle la forma en que conoció a Melinda, cómo se desarrolló su relación con Melinda y con Cristian y el tiempo que pasaron juntos, incluyendo el embarazo. También estuvo contándola cómo tuvo el accidente y lo que había vivido en esos días.

-Vaya… parece de película. Pero me parece algo maravilloso. –dijo Delia con mucha tranquilidad.

-¿No te parece raro?

-No es tan raro amar a dos personas a la vez. Solo que vosotros lo pusisteis en práctica. –contestó. –Pero tengo una duda.

-¿Cuál?

-Si alguna vez Cristian o tú quisierais estar con otra persona aunque también quisierais a Melinda ¿Qué pasaría?

3 comentarios:

  1. diooooos!!!
    me encantaaaa
    kiero otroooo jajaja
    pon el sigiente ya porfa
    pedazo de capitulo :D
    sige asi

    ResponderEliminar
  2. Wau, me encanta!!! Esa misma pregunta tengo yo!! La misma k dijo Delia, jajajaja!!!!! Ke pasará si kirian se enamora de delia¿? Hum.... kiero seguir leyendo mas!!!! está genial wapisima!!! Bsotes!!!!

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Momentos de Palucine: Hereditary

Hola Dimathian@s!!! Pues tras unas semanas en las que me ha sido imposible estar junto al ordenador ni tener tiempo para meterme en el ...

Rosómetro

Photobucket