Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




jueves, 4 de noviembre de 2010

Corazón dividido capitulo 26

26º-Atracción incontenible

-Pues no pasaría nada. –dijo Kirian. –Igual que aceptamos que ella nos quisiera a los dos, ella lo aceptaría.

-Ya veo.

Kirian levantó la mirada para observar a Delia y sintió que esos ojos color coca cola le llamaban. Le resultaban muy agradables, transmitían una gran calidez que resultaba muy tranquilizadora.

-¿Necesitas algo? –preguntó ella rompiendo el silencio.

-Si pudieras poner algo de música, sería estupendo. Me encanta escuchar música tumbado en la cama. –dijo con una sonrisa que dejó sin respiración a Delia.

-Claro. Me saldré para que estés tranquilo.

-No es necesario, puedes quedarte y así charlamos un rato.

Ella se sentó en la cama y el se recostó de forma que seguían viéndose los rostros.

–Y… ¿De qué quieres hablar?

-No sé, podemos conocernos un poco mejor ¿no? A fin de cuentas viviremos bajo el mismo techo.

-Claro.

Se levantó y miró entre los CD’s de Kirian, puso un CD en el equipo de música. Empezó a sonar Juanes. Delia se quedó sorprendida.

-¿Te gusta Juanes? –preguntó. –Aunque este disco es de hace mucho tiempo.

-Ya, bueno es que hacía mucho que no venía a casa de mi padre. Y se quedó lo que había dejado.

-Me gusta Juanes, canta bien. –comentó Delia.

Empezó a sonar la música, justo comenzó una nueva canción de Juanes, se titulaba “Dámelo”. Con lo que ambos empezaron a ponerse nerviosos al escuchar los primeros versos.

¿Qué tengo que hacer para tener
En mis labios esos tus labiecitos bonitos?
¿Qué te tengo que hacer para tener
De tu sabor un poquito?
¿Qué tengo que hacer para tener
En mis manos ese tu cuerpecito bonito?
¿Qué tengo que hacer para tener
De tu sabor un poquito?....”

La música les envolvía, cada palabra de la canción les había acercarse cada vez más y más. Sus cuerpos cada vez estaban más cerca. Sus rostros estaban a pocos centímetros de unirse.

Delia se dejó llevar por completo, besando a Kirian tímidamente. Él aceptó el beso de muy buena gana. Le estaba sabiendo realmente delicioso y exquisito. Sus lenguas jugueteaban juntas, mientras la música los seguía llevando.

Delia se tumbó encima de Kirian. Ninguno de los dos solía ser así de impulsivo, pero se estaban dejando llevar, guiados por las mágicas palabras de la canción. Kirian puso sus manos sobre la cintura de Delia.

Cada vez estaban más y más cerca, estaban empezando a perder el control. Kirian empezó a acariciar la espalda de Delia por debajo de la camiseta, sentía la piel muy suave.

Delia se quitó la camiseta dejando a la vista el sujetador. Ella estaba tan inmersa en esa especie de burbuja, que estaba dejándose llevar de forma completa. Kirian disfrutó de esa buena vista de ella, y también se quitó su camiseta.

Al quedarse Kirian con el torso al descubierto, Delia tuvo que intentar recordar cómo se respiraba, pues se le había olvidado al contemplar a Kirian. Ni siquiera les importaba que sus padres estuvieran en el comedor viendo la tele, porque en ese instante sólo existían ellos dos.

Kirian ya había empezado a desabrocharse el pantalón, necesitaba entregarse a Delia. Su cuerpo se lo estaba pidiendo, pensó que estaba propiciado porque la encontró muy hermosa y también porque la canción de Juanes le estaba motivando en exceso.

Pero ese ambiente tan pasional se vio interrumpido por el móvil de Kirian. Ambos se rieron y respiraron unos segundos de forma agitada. Se separaron un poco para que pudiera cogerlo.

-¿Sí?

-Hola, ¿Qué tal te encuentras? –preguntó Melinda.

-Bien, aquí estoy en casa, escuchando música. –contestó. –Oye ¿tú sabías que mi padre estaba saliendo con Elena?

-Si, y que tiene una hija. Aunque dijo que quería esperar un poco más de tiempo para presentárnoslas por si despertabas.
-Ah… vale. –respondió. –Por cierto, Mel… ¿os importa venir dentro de un rato? Es que quiero hablar contigo.

-Claro, sin problemas. Dentro de media hora estamos allí.

-Un beso, te quiero.

Delia se había estado vistiendo mientras que Kirian había hablado por teléfono. Kirian la miró extrañado.

-¿Te vas?

-Bueno, va a venir tu novia, no quiero estorbar. –contestó sin mirarle.

3 comentarios:

  1. oooohhhhh
    me encanta el capitulo
    jo kiero el sigiente yaaaa :)
    sige asi wapa

    ResponderEliminar
  2. está genial tia!!!! Kiero ya el siguiente capítulo!!!! Supongo k le dirá algo sobre delia o sus sentimientos, kiero saberlo , jooo!!! Besoteees!!!!!

    ResponderEliminar
  3. ostras!! joer yo kiero k delia y kiria se keden y mel con su cristian y puntoo y creo k van a abalr de eso xD jejeje me encanto guapa espero el proximo pronto =)

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Momentos de Palucine: Gladiator

Hola Dimathian@s!! Hoy traigo un palucine, que para ser sincera, estaba  totalmente convencida de haberlo subido ya hace milenios, y re...

Rosómetro

Photobucket