Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




jueves, 18 de noviembre de 2010

Juegos del destino capitulo 2

2º-Empezando la convivencia

Cristian veía que había algo en su voz cuando hablaba del ex novio, algo que le hacía preocuparse.

– ¿Puedo saber la razón de que no quieras estar con él?

-Pues… el día que le dije que estaba embarazada se enfadó mucho y… me pegó. –contestó. –No me ha vuelto a pegar. Pero desde aquel día me menospreciaba y me ignoraba. Como veía que no iba a querer al bebé, he decidido marcharme.

Ella observó a los tres hombres que la miraban preocupados. Pero Cristian apartó la mirada y apretó los puños.

– ¡No soporto a los hombres que se creen con derecho a pegar a las mujeres! –dijo apretando los dientes.

-Hijo, cálmate porque así solo conseguirás poner nerviosa a Melinda. –dijo Dennis intentando apaciguar los nervios de su hijo.

-No he debido deciros nada. –se disculpó ella. –Lo siento, ya bastante estáis haciendo por mí.

-No vamos a consentir que vuelva a hacer daño, ni él ni nadie. –juró Cristian.

-Sois muy amables. –contestó esbozando una pequeña sonrisa. –Pero de verdad que no quiero abusar de vuestra buena voluntad.

-No abusas de nada. –respondió Dennis cogiéndola su mano. –Deberías quedarte con nosotros, no es bueno que estés sola.

-Pero solo soy una desconocida.

-Mi mujer y yo educamos a nuestros hijos para que fueran buenas personas y ayudaran a los demás si lo necesitaban. Y tú necesitas ayuda para no estar sola con el embarazo. –comentó Dennis

-No sé cómo podré agradecéroslo.

-Diciendo que sí. –añadió Cristian mirándola profundamente.

-De acuerdo. Pero en cuanto nazca el bebé y no tenga que depender de nadie, me buscaré algún sitio.

-Bueno… de eso ya hablaremos más adelante. –comentó Dennis. –Ahora vamos a instalarte.

-Yo llevaré tus cosas a la habitación de invitados. –dijo Cristian ilusionado.

Se fue el primero, mientras Dennis iba a preparar algo de cena. Kirian se quedó con ella.

–No sé que es lo que tienes que has dejado deslumbrado a mi hermano.

-Bueno yo… no hice nada. No sé… -comentó ruborizándose.

-La verdad es que me alegra verle así de contento. –dijo. –Pocas veces existen los flechazos.

-¿Flechazo? –preguntó extrañada.

-Sí, por lo que conozco a mi hermano, sé que es lo que le ha pasado. –respondió Kirian. –Y la verdad es que me alegro porque eres una chica encantadora.

-Ya pero… no nos conocemos de nada.

-Bueno, tendréis meses para conoceros, por si quieres que pase algo entre vosotros. –dijo con una sonrisa. –Por cierto, le gusta mucho el cine.

-Gracias por el consejo.

Cuando la cena estuvo lista, todos fueron a la cocina. También bajó Adriana que miraba recelosa a Melinda. Cuando fue a sentarse, Cristian la ayudó caballerosamente a sentarse. Fue una cena tranquila, aunque bastante silenciosa.

Adriana seguía enfadada con su hermano, más que por el bofetón, por estar tan deslumbrado por una desconocida. Eso no era propio de él, y era lo que más rabia le estaba dando.

Cuando acabaron, llegó el momento de recoger todo. Melinda se levantó y cogió su plato, pero Cristian se lo quitó de las manos.

–No hagas esfuerzos, ya lo recojo yo.

-Pero si estoy bien, además en mi casa yo me ocupaba de todo. Todavía me muevo bien a pesar del embarazo. –comentó ella.

-Eres la invitada, así que no se hable más. –respondió dejándola sin posibilidad de replicar.

Melinda se sentó en el sofá mientras los demás recogían. Se sentía nerviosa, porque le daba la sensación de estar aprovechándose de esa familia que parecía tan agradable. Además veía cómo la hermana de Cristian seguía molesta con su hermano y a ella la miraba con furia.

Eso la empezó a alterar más, no quería alterar las vidas de aquella familia. Sentía las hormonas tan revolucionadas por el embarazo, que con la preocupación, sintió unas terribles ganas de llorar.

No quería que la vieran así, así que se levantó para ir al lavabo. Se encerró, sentándose en la taza para llorar y desahogarse. No solo por la preocupación de molestar a la familia, sino por Javier.

Tarde o temprano vería la nota, y sabía que se enfurecería. ¿Y si la encontraba? ¿Y si intentaba hacerle algo a esa familia tan maravillosa? Esos pensamientos solo incrementaron su llanto.

No conseguía calmarse, y a los pocos minutos alguien llamó a la puerta con los nudillos. Ella intentó calmarse para responder.

–Un momento. –dijo.

-Melinda, soy Adriana.

Ella se limpió un poco la cara y después abrió la puerta. Vio a Adriana allí delante, tan guapa y tan hermosa que parecía una modelo como las que había visto en la televisión.

-Perdona que haya tardado en salir. –contestó Melinda tímidamente.

-Quería hablar contigo. –dijo ella.

Entraron en la habitación de Adriana. Era una habitación bastante grande, con una enorme estantería llena de libros, un escritorio con un ordenador. Y otra pequeña estantería con adornos. Se sentaron las dos en la cama.

-¿De qué quieres hablar? –preguntó Melinda.

4 comentarios:

  1. me encata si si lo tengo claro es preciosa la historia y jo kiero los siguientes ya :(
    esk es preciosa y me gustan todos los capitulos jejeje
    sige asi besos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta, de veras... !!! Ke kerrá hablar adriana con ella? Madre mia!!!!! xDDDDD kiero el siguiente yaaaaaa!!!!!!! Un besote wapa!!!!

    ResponderEliminar
  3. Me enncannta!!!! es una historia preciosa enserioo!!!!! No me llegó el evento y por eso comento aki =D
    Esperando el siguiente! haber de que quiere hablar adriana

    ResponderEliminar
  4. Me da intriga saber qué querrá Adriana, pero no me da buena espina esa chica. Seguro que la dice que se aleje de su hermano.
    Pero lo que yo quiero saber ya es ¿qué hará Javier? Bueno enfadarse es obvio, seguro que la busca... Jo, quiero el 3º ya!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Momentos de Palucine: Hereditary

Hola Dimathian@s!!! Pues tras unas semanas en las que me ha sido imposible estar junto al ordenador ni tener tiempo para meterme en el ...

Rosómetro

Photobucket