Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




jueves, 18 de noviembre de 2010

Juegos del destino capitulo 3

3º- Hablando de sentimientos

-Verás, yo… sé que he pensado que eras una aprovechada o algo. Y más viendo como se puso mi hermano... –explicó. –De verdad que pareces una chica encantadora. Pero… no te conozco.

-Lo entiendo. –dijo Melinda. –Mi intención no era quedarme, pero tu hermano ha insistido tanto… que he sido incapaz de negarme…

-Nunca le había visto así con ninguna chica. –dijo. –Espero que podamos conocernos, porque no quiero juzgarte sin conocerte.

-Claro. –contestó alegremente.

Entonces mientras que hablaban, escucharon como alguien llamó a la puerta con los nudillos.

–Toc, toc ¿Interrumpo algo o me dejáis pasar? –preguntó Cristian asomando la cabeza a a través de la puerta.

-Estás hecho todo un cotilla, hermanito. –dijo Adriana sonriendo.

Entró a la habitación y se sentó en la cama al lado de las dos chicas. Melinda no sabía ni lo que hacer.

– ¿De qué habláis? No estarás diciendo cosas inoportunas a Melinda, ¿no?

-Hermanito, no soy tan mala. –contestó Adriana crispada. –La estoy diciendo que no quiero juzgarla sin conocerla.

-Me parece estupendo. –dijo. –Seguro que mis dos chicas se llevan genial.

-¿Tus… dos chicas? –preguntó extrañada Melinda.

-Claro, mi hermanita es una de mis chicas favoritas, por eso de ser la pequeña de la casa. Y ahora tú eres otra de mis chicas. –contestó tranquilamente.

-Realmente estás loco por ella ¿Eh? –preguntó Adriana dando un codazo a su hermano en el costado.

Eso hizo que tanto Cristian como Melinda se sonrojaran profundamente, no sabían ni lo que decir ante las palabras que acababa de decir Adriana. Pero se vieron salvados porque Kirian entró en la habitación.

-Así que estáis de risas ¿Y no me avisáis? –preguntó. –Si yo soy el bromista de la familia…

-Pues entonces te lo vas a pasar bomba. Porque este par están coladitos el uno por el otro. –contestó ella señalando a la parejita.

-Ya lo decía yo… -dijo Kirian.

-Bueno, vale ya los dos. –contestó Cristian totalmente ruborizado. –Melinda, te acompaño a la habitación.

Ella se levantó sin pronunciar palabra, estaba demasiado avergonzada como para responder nada a los hermanos de Cristian. Cuando entraron en la habitación de Melinda, Cristian la miró a los ojos.

-Lamento la actitud de mis hermanos y sus comentarios. No pretendía que te incomodaran.

-No pasa nada. –contestó todavía sonrojada.

-No quiero que te sientas cohibida por lo que dijeron. –dijo él. –No tienes que hacer nada que no quieras y entenderé que no quieras estar conmigo. A fin de cuentas no tienes por qué sentir nada hacia mí.

-Yo no he dicho eso. –respondió ella. –Es solo que… nos conocemos poco y yo… he tenido muy mala experiencia con Javier.

-Te juro que yo jamás te haría daño. Sería incapaz. –contestó cogiendo sus manos.

-Lo sé.

-Entonces… ¿Por qué te veo tan preocupada y angustiada? ¿Es que te ocurre algo más que yo no sepa? –preguntó.

-Pues… seguro que Javier ya vio la nota y no quiero ni imaginar lo que puede llegar a hacer. –contestó aterrada y temblando.

-No voy a permitir que te haga ningún daño. Ni a ti ni a ese pequeñín que llevas dentro. –contestó acariciando suavemente la barriguita.

Justo en ese momento, en que Cristian tenía la mano en la barriguita, el bebé se movió. Eso les emocionó tremendamente a los dos. Melinda sonrió dulcemente.

–Sabe que eres encantador.

-Y… ¿Sabes ya que nombre le pondrás? –preguntó él con gran interés.

-Pues… si es niña me gusta Evelyn, y si es niño… lo cierto es que no lo había pensado. Porque espero que sea una niña. –explicó tímidamente.

-Bueno… si quieres te puedo buscar nombres en Google y te saco una lista para que elijas entre uno u otro. –se ofreció amablemente.

-Eres tan amable… -dijo suspirando. –Ojala te hubiera conocido a ti antes. Seguro que las cosas hubieran sido diferentes.

-Yo voy a cuidar de ti. Sientas lo que sientas por mi, quiero que sepas que voy a protegerte, a ti y a tu bebé. No consentiré que nada ni nadie os haga ningún daño. –juró muy seguro.

-Espero que no sea necesario. Javier puede ser muy violento si se lo propone. –contestó temblando.

-No te preocupes por eso. Descansa. –dijo besando su mejilla.

Pero ella se acercó y le dio un beso muy fugaz en los labios, que a Cristian le supo tremendamente dulce. Después se sonrieron y dedicaron una larga y profunda mirada que los llenó por dentro.

-Buenas noches.

-Buenas noches, que duermas bien. –contestó él. –Si necesitas cualquier cosa, llámame y vendré.

-Gracias.

2 comentarios:

  1. ooooh k bonitooooo
    jo espero el siguente mañana y me alegro k hoy ayas subido dos capitulos jejeje
    espero k mañana caigan otros dos :P jajajaj
    sige asi preciosa besos

    ResponderEliminar
  2. Dios, pero que pareja y que cosotas mas bonitas, jajajajajajaja!!! Me encantaaaaan!!!!! K sea niñaaaa!!!! xDDDDDDD!! Bueno, espero ansiosa el siguiente ya que está super interesante!!!!! Un besito wapa!!!

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Nuevo verano, nuevo blog!

Hola Dimathian@s!! Pues aquí traigo un video muy especial. Ya sabéis que hace bastante tiempo que mi blog estaba con el mismo aspecto, ...

Rosómetro

Photobucket