Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 8 de diciembre de 2010

Juegos del destino capítulo 20

20º- Encuentros

El día anterior, Javier había pasado el mejor rato de su vida con aquella chica. Era tan guapa, simpática y agradable… Justo mientras pensaba en ella, Walter le llamó al móvil.

-¿Dónde te metes? –preguntó Walter muy serio.

-Nada pensando en que ayer estuve tomando algo con una chica estupenda. –dijo muy feliz.

-No puedes distraerte. –contestó. –Hay que seguir buscando a Melinda

-No, no quiero hacerla más daño. –respondió.

-¿Te volviste loco? –preguntó. –Ella se lo merece, además es tuya y tiene que obedecerte.

-No, no voy a seguir buscándola. –dijo. –Si quieres alguna otra cosa ya sabes dónde encontrarme. –añadió antes de colgar el teléfono.

Walter enloqueció ante esas palabras. No podía creer que Javier fuera tan estúpido… Pero le haría entrar en razón. Además había dicho que había estado tomando algo con una chica, así que la doblegaría para que fuera la novia obediente que debía tener.

Ya no le importaba Javier. Tan solo le importaba tener a una chica o dos para su uso y disfrute…

…………………………………………………………………………………………….

Cuando Melinda reaccionó sobre lo que acababa de hacer, se apartó muy nerviosa y sin saber lo que decir.

-Yo… Debo irme. –dijo nerviosa mientras se levantaba.

-¿Volveré a verte? –preguntó ilusionado.

-Mañana vendré a verte. –contestó antes de salir por la puerta de la casa.

¡Eres idiota! Se insultó a sí misma. ¿Cómo se le había ocurrido besar a Cristian? Seguro que había notado que era ella… Pero había disfrutado tanto de ese beso que ni si había percatado que se había sonrojado.

Regresó a casa con el corazón acelerado. Tal vez debía decirle la verdad a Cristian. A fin de cuentas todavía se amaban…

Mientras que pensaba en todo aquello, vio en el portal de su casa a Javier. Estaba apoyado en la puerta y cuando la vio esbozó una amplia sonrisa y se acercó a ella.

-Hola. –dijo alegremente.

-Hola ¿Qué haces aquí? –preguntó desconcertada.

-Nada, estaba esperándote. –contestó.

-Es que… Tengo muchas cosas que comprar para la casa y luego las tengo que colocar y eso… -dijo nerviosa.

-Si quieres te ayudo. –respondió.

-Está bien… -suspiró.

A fin de cuentas, Javier no sabía quién era ella, además parecía que realmente había cambiado, ya no era aquel chico. Y mientras que no supiera quién era, no la pasaría nada, estaría a salvo.

Pasaron un rato muy agradable comprando varias cosas y charlando. Javier estaba muy interesado en ella. Era muy evidente por la forma de mirarla y de hablarla. Ella no sabía lo que hacer, pero tenía miedo de que si le decía quién era, intentase pegarla de nuevo.

-Has sido muy amable ayudándome. –dijo ella.

-No ha sido nada. –contestó.

Javier se acercó a ella y la miró fijamente a los ojos. Melinda no sabía lo que hacer en ese instante, no estaba segura de lo que pretendía Javier. Hasta que vio que empezó a moverse dispuesto a besarla.

Melinda se apartó y Javier se quedó totalmente descolocado por la reacción que había tenido.

-Yo… Lo siento, pero… He tenido una relación difícil y todavía no estoy preparada para eso.

-Tranquila. –contestó dedicándole una sonrisa. –En fin, es tarde, espero verte más veces. –dijo él.

-Claro. Y gracias por ayudarme. –respondió.

Javier salió de la casa, un poco decepcionado por no haberla podido besar, pero estaba alegre por la tarde tan buena que había pasado junto a ella. Pero cual fue su sorpresa cuando al salir del portal se encontró a Walter.

-Ya veo que te lo pasas muy bien. –dijo Walter.

-No es asunto tuyo. –contestó evitándole y echando a andar.

-Claro que si. Yo te saqué de la cárcel y te he estado ayudando con lo de tu estúpida novia.-dijo muy seriamente.

-Eso se acabó. Ya no quiero seguir con eso. –respondió.

-Te vas a arrepentir de esto. –le amenazó antes de marcharse en dirección contraria.

…………………………………………………………………………………………….

Cuando Melinda se marchó, Cristian se había quedado sin saber lo que hacer o decir. Se puso la mano en los labios, todavía podía sentir el suave tacto de los de Delia. Kirian llegó en ese momento.

-¿Ya se ha ido? ¿Así tan de repente? –preguntó.

-Me ha besado… -suspiró.

-¿Qué? –preguntó Kirian incrédulo.

-Si, no sé… Estábamos hablando y de repente me besó. Después se marchó. –dijo recordándolo.

2 comentarios:

  1. Cristian no estaba perdidamente enamorado de Melinda??? me descoloca

    ResponderEliminar
  2. Pensando que aunke delia, sea melinda, se supone k es otra persona, asik es como si le gustase otra, asik... no se!! espero que se lo diga pronto y el walter ese, se podria ir a freir esparragos un rato, a ver ke tal xDDD Por lo menos, se ve que javier a cambiado o se arrepiente!!!! Me encanta!!! espero el siguiente!!!! Bss wapa!!!

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Mis regalitos de cumpleaños 2018 (con retraso)

Hola Dimathian@s!! Pues sí, habéis leído bien el título. Esta entrada es para enseñaros los regalos. Y la verdad es que me falta ver a...

Rosómetro

Photobucket