Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




viernes, 17 de diciembre de 2010

Juegos del destino capítulo 29

29º-Cambios

Melinda quiso pasar a ver a Javier, pero Adriana le acompañó por si se encontraba mal o si sentía ganas de llorar. Entraron en la habitación sin hacer ruido y vieron a Javier tendido en la cama.

Tenía un gran vendaje que le cubría todo el estómago, tenía el gotero enganchado y parecía que estaba dormido, aunque estaba en coma. Estuvieron un rato observándole.

-No parece tan malo… -comentó Adriana mirándole embobada.

-Nunca fue tan malo, pero ese Walter le malmetía para que hiciera esas cosas. Estoy segura de ello. –contestó Melinda.

-Mi madre nos enseñó que en esta vida hay que dar segundas oportunidades. –dijo Adriana emocionada por recordar a su madre. –Tal vez no tenga que pasar mucho tiempo en la cárcel y pueda salir a vivir la vida.

-Supongo que si. O al menos eso espero. –contestó.

Se marcharon a casa, pues Javier no había despertado. Unos días más tarde, habían ido todos los días a visitar a Javier para ver si despertaba, si se notaba alguna mejoría, pero continuaba igual.

Uno de los días, Adriana y Melinda estaban en la habitación, charlando un rato mientras esperaban algún cambio por parte de Javier. Pero Melinda empezó a sentir nauseas y tuvo que salir al lavabo.

Adriana se quedó sentada esperando a su amiga mientras no paró de observar a Javier. La verdad es que tenía que reconocer que era guapo, y de no ser porque sabía las cosas horribles que había hecho, se le veía un chico normal.

Entonces Javier empezó a removerse, hasta que lentamente abrió los ojos muy desorientado. Adriana se puso a su lado para que no se encontrara solo.

Javier abrió los ojos después de parpadear varias veces y se encontró allí a una chica rubia y con los ojos marrones claritos, era… la chica más linda que había visto en su vida…

-¿Quién eres? –preguntó Javier muy confuso.

-Soy Adriana. –contestó.

-¿Qué pasó? –preguntó al verse en el hospital.

-Es una historia muy larga. Es mejor que te la cuente Melinda. –dijo ella. –Es que ha tenido que ir al lavabo.

-¿Melinda? Entonces, ¿De verdad era ella? –preguntó incrédulo.
-Sí, era ella. –dijo.

A los pocos minutos, regresó Melinda después de haberse refrescado y haber vomitado, no se encontraba bien por el embarazo. Le sorprendió encontrarse a Javier despierto.

-¿Cómo te encuentras? –preguntó con preocupación.

-Cálmate. –pidió Adriana.

-Entonces ¿De verdad eres tú? –preguntó Javier.

-Sí, pero… Estaba asustada. –confesó sin mirarla. –Yo…

-No digas nada. –le interrumpió Javier. –Yo… hice cosas horribles. Me porté muy mal contigo, tal vez algún día te pida que me perdones.

-Bueno, hablemos de cosas más alegres. –interrumpió Adriana. –Voy a avisar a los demás de que ya has despertado.

-No te vayas… -dijo Javier casi en un susurro.

Adriana se quedó boquiabierta ante esas tres palabras, era lo que menos esperaba en ese momento. Pero no se marchó, se quedó junto a Javier, mirándose fijamente como si solo existieran los ojos del otro.

Melinda salió fuera de la habitación y ellos dos ni se enteraron. Al poco rato, llegaron Kirian, Dennis y Cristian. Se alegraron al saber la noticia, pero vieron que Melinda tenía mala cara.

-¿Estás bien? –preguntó Cristian sujetándola por la cintura.

-Tuve que vomitar porque me encontraba fatal… -contestó ella.

-El embarazo es lo que tiene. –comentó Kirian. –Aunque puede que no siempre tengas nauseas.

-Bueno y… ¿Cuándo se tendrán que llevar a Javier a la cárcel? –preguntó Melinda con interés.

-No lo sé, pero no puedo demorarlo muchos días. –dijo Kirian.

-Es que… Parece que Adriana y él se han gustado… -contestó ella esbozando una sonrisa.

-¿Estás de broma? –preguntaron ellos a la vez.

-No, no estoy de broma. –dijo Melinda.

-Bueno, a ver qué es lo que hace con Adriana o si no… -contestó Kirian.
-Por favor… Yo creo que ya ha cambiado lo suficiente y que lo ha demostrado salvándonos la vida. –dijo Melinda.

-Me salvó la vida, y eso lo agradezco. Pero espero que no le haga daño. –comentó Cristian.

-Vamos a pasar y vemos a los tortolitos a ver lo que pasa entre ellos. –dijo Dennis riéndose.

Riéndose, pasaron a la habitación donde Adriana y Javier estaban mirándose como dos bobalicones, lo que les hizo que sus risas fueran más fuertes.

4 comentarios:

  1. Jo, que guay!!!! ke monos!!!! xDDD espero impaciente el siguiente!!!!! Un besote wapa, lo haces muy bien!!! Bss

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la pareja entre Javier y Adriana. Me ha encantado la frase "algún día te pediré que me perdones", es precioso

    ResponderEliminar
  3. me encanta es perfecta...
    es un capitulo muy bonito me e emocionado y todo :)
    espero le sigiente

    ResponderEliminar
  4. increibleee ooohh ahrao adriana y javier juntos diooss no me lo esperabaa xDDD pero esta genial x fin a despertado aunk ahroa s elo llevaran a la carcen jo =(

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Momentos de Palucine: Hereditary

Hola Dimathian@s!!! Pues tras unas semanas en las que me ha sido imposible estar junto al ordenador ni tener tiempo para meterme en el ...

Rosómetro

Photobucket