Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




domingo, 6 de febrero de 2011

Amor prohibido 2 capítulo 13

13º- Cambio de rutina

Evelyn y Kirian estaban dando tantas voces, que la puerta de su habitación se abrió. Cristian entró con gesto preocupado.

-¿Se puede saber qué os pasa? –preguntó. –Se os oye por toda la casa.

-Ese maldito imbécil de Javier. –dijo Kirian apretando los puños. – ¡Se ha atrevido a llamar al teléfono de Evelyn para amenazarnos…!

-¿Cómo? –dijo Cristian sobresaltado.

-Papá, dice Kirian que quiere ir a su casa a matarlo. –dijo Evelyn preocupada. –Tienes que hacer que cambie de idea.

-Pues no tendría por qué, porque me muero de ganas por hacer lo mismo. –contestó tratando de controlar su temperamento.

-¿Qué estás diciendo, papá? –preguntó Evelyn sobresaltada.

Melinda apareció en la habitación, pues las voces eran cada vez más audibles y eso la preocupó.

-¿Se puede saber qué os pasa? –preguntó Melinda. –Esto parece una jauría de locos.

-Mamá, ¡se volvieron locos! –dijo Evelyn muy angustiada.

Melinda escuchó con atención todo lo ocurrido y se quedó horrorizada ante lo que escuchó. Pero quiso imponer un poco de cordura en ellos.

-Yo sé que estáis molestos, y que la testosterona hace que reaccionéis así. –dijo Melinda lo más tranquila que pudo. –Pero esa no es la solución.

-Pero quiere hacerla daño, a ella y al bebé. –trató de justificarse Kirian.

-¿Y luego qué? –preguntó Melinda. –Irías a la cárcel y Evelyn tendría que cuidar sola al bebé.

-Cariño, yo le entiendo. –interrumpió Cristian. –Le entiendo mejor de lo que me gustaría, ya sabes por qué…

-Mi amor, lo sé. –contestó Melinda acercándose a él. –Pero hagamos las cosas bien. Denunciemos a Javier y que la policía se ocupe.

-Está bien… -suspiró rindiéndose ante su mujer.

Kirian no dijo nada, se sentó junto a Evelyn mirando a la pared, pues aunque accediera a no hacer nada, la rabia le carcomía por dentro y no quería dar una mala contestación a Evelyn.

-Bueno pues a descansar un rato, que la comida estará enseguida. –dijo Melinda.

Melinda salió de la habitación, de la mano de su marido. Kirian todavía sentado y en silencio. Cuando pasaron unos minutos, Evelyn puso su mano sobre el rostro de Kirian.

-Deja de pensarlo ya, por favor… -pidió ella.

-No quiero que os haga daño… -contestó colocando la mano en la abultadísima barriguita.

-¿Y cómo nos lo haría? –preguntó ella. –Me paso todo el día encerrada en casa, me asfixio de llevar tanto tiempo aquí y todavía me queda más de un mes…

-Pero ya sabes lo que dice el médico. –contestó Kirian tratando de razonar con ella.

-El médico me da igual. –dijo Evelyn. –Quiero salir un poco de esta casa. ¡Estoy harta de estar encerrada!

-¿Tan mala compañía soy? –preguntó Kirian fingiendo ofenderse.

-Claro que no. –contestó Evelyn sonriendo. –Pero… ¿No podríamos salir aunque solo fuera un rato? –preguntó poniendo ojitos de cordero degollado.

-Por favor, no me mires así… -dijo apenado ante tal mirada.

-Por favor… -pidió ella besándole en el cuello. –Por favor… -volvió a pedir besándole en los labios. –Por favor…

-¿Sabes que no es justo que me hagas chantaje? –preguntó entre beso y beso. –Sabes que no me puedo resistir a lo que me pidas…

-Entonces ¿Saldremos? –preguntó emocionada.

-Iré a hablar con tu padre. –dijo Kirian.

-Pero mi padre va a decir que no… -contestó haciendo un puchero.

-Bueno, veré qué puedo hacer… -respondió levantándose de la cama.

Salió de la habitación y fue a la cocina, donde Melinda y Cristian preparaban la comida.

-Oye Cristian, ¿Podemos hablar un momento? –preguntó él.

-Claro. –dijo tranquilamente, pues ya se le había pasado la furia por lo de Javier.

-Evelyn está empeñada en salir. –dijo Kirian mirándole. –Y no sé, tal vez… podríamos salir un rato.

-Ya sabes lo que dijo el médico, reposo absoluto. –le recordó Cristian.

-Lo sé, pero tal vez por un par de horas no pase nada. –respondió Kirian.

-A mi no me parece tan mala idea. –interrumpió Melinda.

-¿Y dónde pretendes ir si tiene que estar en reposo absoluto? –preguntó Cristian bastante serio.

-A ella le encanta el cine. Y para eso solo hay que sentarse. –comentó Kirian. –Yo puedo llevarla en volandas hasta su asiento.

Está bien. –dijo Cristian tras unos segundos pensándolo. –Iremos en familia.

-Gracias. Evelyn se pondrá muy contenta, voy a decírselo. –añadió Kirian emocionado.

2 comentarios:

  1. Bonito blog! :)
    te pasas por el mío ? :)
    un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó!!! Pero no m lo dejes asi!!! Es que fijo que si salen algo pasará!!! Madre mia!!! Yo no saldría y esque evelin aun asi.. deberia saber k si sale corre peligro, deberia esperar a que tenga al bebe!!! Madre mia!!! Kiero el siguiente yaaa!!!! xD

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Momentos de Palucine: Gladiator

Hola Dimathian@s!! Hoy traigo un palucine, que para ser sincera, estaba  totalmente convencida de haberlo subido ya hace milenios, y re...

Rosómetro

Photobucket