Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 9 de febrero de 2011

Amor prohibido 2 capítulo 16

16º- Iria

Entraron en la habitación donde ya descansaba Evelyn. A su lado había una cunita. Todos se quedaron anonadados ante lo bonita y perfecta que era la pequeña niñita.

Kirian cogió a Luna en brazos para que pudiera observar al bebé. Luna le miró con gran asombro.

--Duerme como mi muñeca. –dijo Luna.

-¡Qué bonita! –dijo Marcos efusivamente.

-Es tu sobrina, así que ya puedes cuidarla bien. –añadió Cristian.

-¿Y qué nombre le vais a poner? –preguntó Melinda.

-Pues… No os habíamos dicho nada, pero ya teníamos los nombres hablados desde hacía un mes más o menos. –contestó Kirian.

-Iria. –dijo Evelyn. –Se va a llamar Iria.

-¡Qué nombre tan bonito! –dijo la madre de Kirian.

Pero la pequeña Iria se puso a llorar, reclamaba alimento. Así que todos salieron fuera salvo Kirian, por expreso deseo de Evelyn. Kirian la observaba anonadado, y eso que habían tenido que explicarle a Evelyn cómo amamantar a su hija.

-Nunca pensé que vería algo así. –dijo Kirian totalmente asombrado.

-¿Algo así? –preguntó Evelyn. -¿A qué te refieres?

-A ver cómo se alimenta un bebé. –contestó él acercándose a la cama.

-No se alimenta un bebé, se alimenta tu hija. –dijo Evelyn mirándole mientras su hija terminaba de alimentarse.

-Tienes razón, es que todavía me cuesta creer que tengamos una niña. –respondió acariciando la pequeña cabecita de su hija.

-Créetelo. –dijo ella. –Anda, haz que expulse los gases y déjala en la cuna.

-Será un placer. –respondió Kirian cogiendo a su hija con muchísimo cuidado y delicadeza.

Unos días más tarde, le dieron el alta a Evelyn y a la pequeña Iria. Se marcharon a casa para poder descansar. Y los días siguientes fueron un poco estresantes para todos, pues la niña lloraba bastante por las noches reclamando alimento.

Tras un par de semanas, la niña se despertó de madrugada, como cada noche. Evelyn estaba tan cansada que ni escuchó llorar a la niña. Kirian se levantó y la cogió con cuidado acercándose a Evelyn.

-Preciosa, despierta. –susurró él.

-Tengo sueño… -contestó medio dormida y sin abrir los ojos.

-La niña tiene hambre. –dijo él sentándose en la cama con la niña entre sus brazos y con un gran berrinche.

Ella se despertó y se incorporó para que Iria pudiera alimentarse. Kirian hizo que se apoyara en él para que no estuviera tan incómoda. Y a los pocos minutos, cuando la niña todavía se alimentaba, se abrió la puerta de la habitación.

-Escuché llorar a la niña. ¿Va todo bien? –preguntó Melinda.

-Todo bien. –contestó Kirian.

-Bueno, cuando la niña acabe, los dos a dormir. –dijo ella en tono maternal.

-No te preocupes. –respondió Kirian.

Los días pasaban y cada vez la niña lloraba menos por las noches y Evelyn y Kirian podía descansar más. Por lo que todos estaban más animados. Aunque Luna no hacía más que insistir en que quería jugar con el bebé.

Evelyn se puso muy contenta cuando sus amigas fueron a visitarla para conocer a la niña. Cristian y Melinda se llevaron a sus dos hijos para que Evelyn y Kirian estuvieran con Raquel y Marta.

Cuando sonó el timbre, Evelyn se puso muy contenta ante la idea de que sus amigas conocieran a su hija.

-Cálmate. –dijo Kirian mientras abría la puerta.

-¡Hola! –gritaron las dos chicas a la vez.

-Hola, chicas. –contestó él.

-¿Dónde está nuestra amiga? –preguntó Raquel.

-En el comedor con la niña. –respondió él con orgullo.

Entraron en el comedor, donde Evelyn las esperaba sentada en el sofá con la pequeña Iria entre sus brazos. Sus dos amigas se sentaron a su lado y miraron a la niña con una amplia sonrisa en sus rostros.

-¡Es una preciosidad! –dijo Marta.

-¡Sí, qué bonita es! –añadió Raquel.

-¿La puedo coger? –preguntó Marta.

-Claro. –Comentó Evelyn mientras se la entregaba con mucho cuidado.

-Nos alegramos mucho por ti. –dijo Raquel. –Oye, pero… ¿Volverás al insti? –preguntó su amiga.

-Supongo que cuando ya no tenga que amamantar a la niña, pues volveré. Porque quiero acabar los estudios. –explicó Evelyn.

-Sí, y después deberías hacer alguna carrera. –añadió Kirian.

-Bueno, eso ya lo pensaré con más calma. –dijo Evelyn esquivando la respuesta.

-Haz caso a tu chico. Es mejor que te hagas alguna carrera que te guste. –dijo Marta con la niña entre sus brazos.

-Está bien… -cedió ella cerrando los ojos.

2 comentarios:

  1. Me encanta!!! No se pork, me da la impresion que Evelyn va a pasar mucho de su hija, no se, tendra eso que se llama post-parto, donde la madre es reacia a su hija y no kiere saber de ella!!! No se, espero que no!!!! lo que si espero es l siguiente capitulo!! Lo haces muy bien, Un besito guapa!!! Y primer!!! xD

    ResponderEliminar
  2. esta genial sister! y el nombre es bastante bonito!!

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Momentos de Palucine: Hereditary

Hola Dimathian@s!!! Pues tras unas semanas en las que me ha sido imposible estar junto al ordenador ni tener tiempo para meterme en el ...

Rosómetro

Photobucket