Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




sábado, 12 de febrero de 2011

Amor prohibido 2 Capítulo 19

19º- Malos modales

Evelyn se había asustado mucho por lo de Kirian, pero no podía pasar. Además debía decírselo a sus padres que la estaban esperando.

-¿Cómo está? –preguntaron los padres de Kirian.

-Estaba bien, aunque se le saltaron unos puntos y estaba perdiendo sangre. –explicó ella todavía asustada.

-¿Qué? –preguntaron escandalizados.

-Pero ya está bien. Aunque me dijeron que le dejara descansar… -dijo fastidiada.

La niña comenzó a llorar así que Evelyn la cogió en brazos. Pensaba sentarse para amamantar a la niña allí pero su madre se lo impidió.

-Hija, vete mejor al baño. Seguro que estarás mejor ahí. –dijo Melinda.

-Si no pasa nada… -contestó sentándose en una de las sillas.

Se sentó y empezó a amamantar a la niña. Una señora mayor que estaba en la silla de al lado, le miró con gesto de desaprobación. Cristian se había dado cuenta del gesto de la mujer.

-¿Le pasa algo? –preguntó Cristian bastante enfadado.

-¡Qué poca vergüenza! ¡Y con su edad! –gritó escandalizada.

-¿Y a usted no le da vergüenza meterse en asuntos ajenos? –preguntó enfadado. –Es mi hija y ella es mi nieta y me siento muy orgulloso.

-¡No sabe lo que dice! –gritó la señora.

-¡Usted si que no sabe lo que dice! –gritó Cristian cada vez más enfadado.

-Cariño, por favor… -pidió su mujer.

-¿Qué? –preguntó él. –Es esa señora que me está sacando de mis casillas.

-Papá, déjalo, da igual. –dijo Evelyn cuando la niña había terminado de alimentarse.

-¡Qué mal educado que es usted! –gritó la señora sin callarse.

-¿Qué coño está diciendo? –preguntó Cristian cada vez más furioso.

-Cálmate. –pidió Melinda nerviosa. –Estamos armando mucho escándalo en la sala de espera.

-Pues que esa señora se calle porque no respondo de mi… -contestó mirándola muy ofuscado.

-¿Cómo puede tener tan malos modales con la edad que tiene? –preguntó la señora. – ¡No me extraña que la hija le saliera ligera de cascos!

El padre de Kirian vio que Cristian iba a saltar pues mucho había aguantado, así que le sujetó por el brazo para evitar que hiciera alguna tontería.

-Cálmate no sea que hagas alguna tontería. –le susurró.

-¡Me voy a tomar el aire! –dijo furioso.

Vieron como Cristian se marchaba de la sala de espera, estaba muy furioso, se le notaba en la cara. Evelyn se acercó a su madre con la niña en brazos.

-¿Por qué está papá tan susceptible? –preguntó Evelyn.

-Por lo de Javier. –dijo su madre. –Está muy nervioso porque piensa que al final pasará como pasó conmigo. Y teme no poder ayudarte y que te haga daño.

-Bueno, supongo que ahora irá a la cárcel o algo ¿no? –preguntó Evelyn arrullando a su hija.

-La policía está custodiando su habitación hasta que se recupere. –explicó Melinda.

-Entonces ¿Se va a recuperar? –preguntó Evelyn.

-Eso parece. –comentó su madre.

-Ojala se pudra en la cárcel. –dijo el padre de Kirian con gran enfado.

-Ya pero al ser menor irá a reformatorio. Y muchos luego no van a la cárcel. –comentó Melinda.

Se pusieron a hablar y la señora se marchó con un gesto de desaprobación. Ellos estuvieron hablando un largo rato para tratar de distraerse. Una hora después, volvió a salir el médico.

-¿Podemos pasar a verle? –preguntaron sus padres.

-Podrán pasar pero no estén demasiado rato. –dijo el médico. –Sobre todo después de que se le saltaran los puntos, no queremos que vuelva a suceder.

-Está bien. –dijeron.

Entraron a verle y estuvieron hablando con él un rato para distraerle. Lo que más le animó fue ver a su hija. La cogió en brazos unos minutos y el rostro se le iluminó como si estuviera junto al astro rey.

-¡Cuánto la echaba de menos! –dijo sin poder dejar de mirarla.

-Si solo hace unas horas que no la veías. –contestó Evelyn con una sonrisa.

-Ya pero se me hicieron eternas, además de aburridas. –respondió él.

-Esta noche me quedaré contigo. –dijo Evelyn cambiando de tema.

-Hija, ¿Cómo vas a quedarte? –preguntó Cristian que en ese momento entraba en la habitación.

-Porque no quiero que esté solo. –dijo ella.

-¿Y la niña? –preguntó Melinda.

-Es mejor que las dos os vayáis a dormir. Yo estaré bien. –dijo Kirian.

-Está bien… -se rindió su prometida.

3 comentarios:

  1. ohh! pero que groseria de la señora!!! que tal xDDD

    muy buen capitulo!

    ResponderEliminar
  2. yo le hubiese saltado algo a la señora de las narices!! Metiche de mier... xD bueno, que está genial. Espero el siguiente pronto!! Un besito guapa!!! lo haces muy bien xD

    ResponderEliminar
  3. es que la señora a qué se metee¿?¿?¿ si es que siempre igual, eh¿?¿?¿
    a ver qué pasa con Javier!! que estoy to mosca, eh?
    un besiii

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Momentos de Palucine: Hereditary

Hola Dimathian@s!!! Pues tras unas semanas en las que me ha sido imposible estar junto al ordenador ni tener tiempo para meterme en el ...

Rosómetro

Photobucket