Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




martes, 1 de febrero de 2011

Amor prohibido 2 capítulo 8

8º- Una cómica interrupción

Kirian estaba empezando a perder el control, y las caricias de su novia en su miembro erecto no ayudaban a mantener el autocontrol. Ella sabía que si seguía con las caricias conseguiría lo que quería.

-Por favor… -volvió a pedir.

-Sé que lo estás deseando... –dijo ella volviéndole a besar y sujetándole el miembro con firmeza.

Kirian se rindió con un suspiro a las caricias de su novia. Mientras ella sonrió triunfante al ver la rendición de su novio. Él se acercó mucho más a Evelyn para poder acariciarla y besarla mejor.

Sabía que debía controlarse un poco, o podría dañar al bebé. Pero las ganas de estar con Evelyn y unirse a ella eran demasiado grandes. Su cuerpo actuaba por instinto sin ningún control.

Bajó un poco el pantaloncito del pijama de Evelyn y su ropa interior para poder acceder a su intimidad y acariciarla. Ella suspiró ante el contacto de la mano de su novio en esa zona.

Mientras ella metió la mano dentro de los pantalones de Kirian para acceder a su intimidad y darle placer. Él estaba empezando a descontrolarse, los besos y caricias en sus zonas íntimas estaban empezando a ser muy urgentes.

Evelyn suspiraba cada vez de forma más audible pues, con las hormonas tan revolucionadas por el embarazo, sentía mucho más placer todavía.

-Sshh…. No quiero que nos oigan. –le pidió él en un susurro.

-Es que… no puedo controlarme. –dijo como pudo.

Él la silenció con un apasionado beso que la enloqueció más todavía. Atrajo a Kirian más cerca de ella para que sus zonas íntimas estuvieran más cercanas. Kirian estaban intentando mantener el poco control que le quedaba.

Entonces la puerta de la habitación se abrió, y ellos apartaron sus manos y sus cuerpos rápidamente. Era Luna que se acercó a la cama llorando muy asustada.

-¿Qué te pasa, hermanita? –preguntó Evelyn preocupada desde la cama.

-Hay un monstruo debajo de la cama... –contestó haciendo pucheros.

Kirian la subió a la cama para que pudiera abrazar a su hermana. Ella sonrió y suspiró al ver que su hermanita no les había visto hacer nada inapropiado que pudiera contar a sus padres.

-Hermanita, no hay nada debajo de la cama. –contestó Evelyn con dulzura.

-Lo vi. –dijo sin dejar de llorar.

-¿Me asomo a ver si hay algún monstruo? –preguntó Kirian.

La niña se giró para mirarlo con una sonrisa. Entonces su mirada bajó a los pantalones de Kirian, y le miró extrañada.

-¿Y eso que tiene el príncipe en los pantalones?

-Es… es… -Evelyn se había sonrojado y no sabía lo que decirle a su hermana de cinco años.

-¿Es una espada que lleva escondida? –preguntó.

-Sí, es una espada. –respondió Kirian sonriendo a Evelyn con picardía.

-Pero la tienes que esconder más o los malos te la verán. –dijo ella.

-Lo sé, otras veces la llevo escondida. –contestó riéndose.

-Venga, anda, vuelve a la cama. –dijo Evelyn a su hermana Luna.

-¿Me puedo quedar? –preguntó poniendo ojitos.

-Está bien… pero solo por esta noche. –contestó Evelyn suspirando.

La niña se tumbó al lado de su hermana observando la barriguita que asomaba. Y luego miró a Kirian que se estaba tumbando a su lado y arropándola.

-¿Mañana sacas al monstruo de mi cama con tu espada? –preguntó.

-Si, mañana lo saco con mi espada. –contestó riéndose.

-Venga, a dormir. –dijo Evelyn.

Fue una noche tranquila, aunque Evelyn y Kirian se habían quedado con las ganas de darse amor y cariño. Pero sabían que tendrían muchas más noches apasionadas para disfrutar sin interrupciones.

Por la mañana, Luna se despertó muy temprano a pesar de ser sábado. Se acercó a la barriguita de su hermana que todavía dormía y puso su manita sobre ella. Kirian que la había sentido despertarse, se incorporó.

-Ten cuidado o despertarás a la hermanita. –susurró muy bajito.

-Vale.

Ambos se quedaron callados unos minutos. Observaban cómo la barriguita de Evelyn subía y bajaba con cada tranquila respiración. Al cabo de un rato, Evelyn empezó a despertarse lentamente.

-¿Por qué me miráis los dos? –preguntó ella al sentirse observada.

-Nada, que estás muy guapa. –dijo Kirian sonriente.

-Me gusta ver cómo se mueve la barriguita. –añadió Luna.

-Me muero por desayunar. –dijo Evelyn cambiando de tema.

-Te traeré el desayuno. –contestó Kirian.

¿Y no puedes llevarme a la cocina? –preguntó ella.

-Es mejor que no.

Ella se quedó un poco triste en la habitación, mientras que Kirian y Luna salieron para ir a la cocina a tomarse un rico desayuno. Una vez que desayunaron, Kirian le preparó el desayuno a Evelyn y se lo llevó a la cama.

2 comentarios:

  1. jajajajj me a encantado el capitulo lo k me e reido k rica es luna jejeje y como la sigen la corriente....
    anda k vaya espada :P
    espero el sigiente wapa

    ResponderEliminar
  2. Una espada un poco rara, no? jajajaja!!! Madre mia, que gracia!!! Esperando el siguiente con ansias, que ha estado muy gracioso!!! Bss wapa!!!!

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Nuevo verano, nuevo blog!

Hola Dimathian@s!! Pues aquí traigo un video muy especial. Ya sabéis que hace bastante tiempo que mi blog estaba con el mismo aspecto, ...

Rosómetro

Photobucket