Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




domingo, 10 de abril de 2011

Fuga de amor capítulo 1

1º-Profunda tristeza


El día de la boda de Melinda, Cristian estaba en la cama, no tenía ánimos para salir de la cama. Kirian tenía que ir, pues el jefe había invitado a todos sus empleados, y más que invitado... Obligado. Por supuesto, Cristian también estaba invitado.

Kirian fue a la casa de su hermano, sabía que no lo estaría pasado bien y tenía que hablar con él. Llamó a la puerta pero tardó en abrir la puerta.

-Vaya… tienes un aspecto horrible. –dijo Kirian mirando a su hermano.

-¿Qué quieres? –preguntó con desgana.

-Tienes que arreglarte, tenemos que ir a la boda. –contestó Kirian.

-No pienso ir. –dijo enfadado.

-Tienes que ir, el jefe quiere que todos vayamos. –respondió su hermano.

-¡No me importa! –gritó furioso. – ¡Ella es el amor de mi vida y se va a casar con otro porque su padre la va a obligar!

-Tenías que haberle confesado lo que sentías. –dijo Kirian.

-¿Crees que no me arrepiento de haber sido un cobarde? –Preguntó Cristian mientras se le saltaban las lágrimas.

-Hermanito… -suspiró Kirian.

Kirian abrazó a su hermano para tratar de consolarle. Pero sabía que nada de lo que hiciera o dijera podría animarle en esos momentos. Tras unos segundos, Cristian se calmó un poco y se soltó del abrazo.

-Entonces… ¿Vienes? –preguntó Kirian. –Sabes que si no el jefe podría tomar represalias…

-Iré. No me queda otro remedio. Pero en cuanto pueda, me largo. –contestó asqueado.

Cristian se puso un traje y cuando estuvo listo se marchó. Kirian tenía su coche, un Seat Ibiza plateado. Condujo hasta la iglesia y se sentaron hacia la mitad de la estancia. Javier esperaba a la novia en el altar.

Empezó a sonar la música nupcial y todos se pusieron en pie para recibir a la novia. Warren entró con su hija en la iglesia. Ella miraba al suelo, la tristeza que se dibujaba en su rostro era tan profunda que todo el mundo empezó a murmurar.

Cuando pasó junto al banco donde estaba sentado Cristian, sus miradas se cruzaron, conectaron de una manera muy profunda... Pero Melinda continuó avanzando de la mano de su padre hasta que llegó al altar.

Javier estaba allí, era alto, moreno y con los ojos negros. Le esperaba con una sonrisa de suficiencia. Él quería poseer a Melinda, lo había querido desde que la había conocido. Y ese día se casaría con ella gracias a su padre.

La ceremonia fue bastante corta, pero para Melinda y para Cristian fueron los momentos más largos de su vida. Kirian pudo ver que su hermano trataba de contener las lágrimas. Así que le dio un apretón en el hombro para intentar reconfortarle.

Una vez que la ceremonia terminó, todos se marcharon hacia el salón de bodas, que estaba muy cercano a la iglesia. Cristian fue en silencio junto a su hermano que le observaba de reojo.

Entraron al salón de bodas y todos los invitados fueron ocupando sus asientos. Los novios entraron los últimos, para hacerse fotografías y beber el champagne, pero Melinda estaba al borde del llanto.

Cuando la cena acabó, empezó el baile. La peor parte fue tener que ver cómo Melinda abría el baile con su ahora “marido”. Afortunadamente para él, duró unos minutos y como todo el mundo empezó a bailar con los novios, Cristian pudo relajarse un poco.

Estuvo bebiendo un par de copas para distraerse, al menos con la bebida podría ahogar un poco sus penas. Y tras un rato, vio que Melinda se metió en el cuarto de baño, así que decidió ir con ella.

Como todo el mundo estaba bailando, no se fijaron en que Cristian se metió en el baño de chicas. Melinda estaba apoyada en la pared llorando con su elegante y pomposo vestido de novia.

-Se me parte el alma al verte llorar. –dijo Cristian sobresaltándola.

-Cristian… -susurró ella.

Se abalanzó sobre él para abrazarle y llorar. Él la acogió entre sus brazos con mucha delicadeza. Aspiró su dulce aroma y disfrutó de tenerla esos instantes entre sus brazos. Se imaginó que todo era perfecto y que ella era su mujer.

-No llores, por favor… -pidió Cristian.

-No quería casarme con Javier, no quiero tener que estar con él… -contestó en pleno llanto.

-Lamento no poder hacer nada… -se disculpó él.

Melinda miró a Cristian y le besó, le besó como nunca había besado a nadie. Cristian se sintió fuerte, se sintió triunfante. Los labios de Melinda eran carnosos, delicados, suaves…

Cuando terminaron el beso se miraron a los ojos. Melinda lloraba porque sabía que no podría estar con él.

-¿Qué haremos? –preguntó ella llorando.

-No lo sé… -suspiró Cristian.

Ese momento se interrumpió por unos lentos y teatrales aplausos. Ellos se giraron y vieron a Warren que les observaba con seriedad.

-¡Qué bonito momento! –dijo burlándose.

-Papá… -susurró Melinda aterrada.

.........................................................

PD: en la entrada anterior, está la crónica de la quedada blogguera :)

8 comentarios:

  1. Hola!
    Me ha gustado mucho el capítulo, pero hay una cosa que me ha desviado del tema xD, al principio se repiten varias palabras, como cama e invitado, y he tenido que releerlo porque me perdia xD Lo se soy torpe :( jeje.
    Por lo demás me queda comentar: ¡Que bonito! YoY Creo que has sabido reflejar muy bien los sentimientos de ambos, está cargado de frustración, pena y dolor. Y.Y
    Y me ha gustado mucho que Cristian y Kirian sean hermanos *.*

    Besitos! y soy la 1º que ilusión *.* ^.^

    ResponderEliminar
  2. Voy comentando mientras leo =D
    Que mono Kirian abrazando a su hermano!
    Pobrecito Cristian, la parte en donde trata de contener las lagrimas me ha emocionado...
    :O le beso, le beso!!!!!!
    Noooooo, los ha visto, que me muero!
    Estoy deseando saber que pasará con Mel y su padre!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Voy a matar a Warren, porque tiene que estropear ese amor con lo bonito que es Marru me ha encantado sigue así!!!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta, dios, kiero mas y mas!!!!! Espero el siguiente ansiosa!!! Un besito guapa!!!

    ResponderEliminar
  5. Concuerdo con Margy con lo de las repeticiones pero de los demás... ¡Mierda! ¡Se han casado! ¿Por qué? ¿No era mejor que como buen caballero andante se escapasen o algo así? No... Claro, como eres tú, tienes que ponernos un dramón de los buenos... -Suspiro- A ver qué pasa, me has dejado con las ganas de más.

    ¡Esperaré impaciente a mañana!

    Un saludo^^

    ResponderEliminar
  6. Hola! Yo también estoy de acuerdo con Margy y Divinum en las repeticiones...
    ¡El relato está muy interesante! Qué malvado Warren, grrr! Aunque por lo menos Melinda y Cristian se ha podido besar. ¿Qué pasará? Qué emoción...
    Muak!

    ResponderEliminar
  7. lamento lo del párrafo, no me había dado cuenta, intentaré estar más pendiente para los demás :)
    bss

    ResponderEliminar
  8. K penita me dá Melinda... y el pobre d Cristian sin poder evitar la boda... y luego los dos se declaran en el baño hasta k aparece el cabrón d su padre...

    Sigo leyendo!!!.

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Momentos de Palucine: Hereditary

Hola Dimathian@s!!! Pues tras unas semanas en las que me ha sido imposible estar junto al ordenador ni tener tiempo para meterme en el ...

Rosómetro

Photobucket