Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




lunes, 22 de agosto de 2011

Acechados capítulo 2

Capítulo 2
            Kirian se quedó en la sala de espera pues sabía que tarde o temprano llegaría el marido de Melinda. Poco rato después llegó un chico acelerado preguntando por su mujer.

-Perdona ¿Eres el marido de Melinda?

-Si, ¿Eres tú el chico que me llamó? –preguntó Cristian girándose hacia él.

-Si, soy yo. Me llamo Kirian.

-Dime qué ha pasado.

-Yo… vi como un chico trataba de violarla y bueno… me puse a defenderla.  –explicó.

-Gracias…

-No hay de qué.

-¿Sabes si… llegó a violarla? –preguntó aterrorizado.

-Me parece que no… Pero no lo sé seguro.

-Gracias por ayudarla, de verdad. –dijo dándole un abrazo.

            Mientras hablaban sobre lo ocurrido y se presentaban salió uno de los médicos y eso hizo que Cristian se pusiera muy nervioso.

-Doctor ¿Cómo está mi mujer? –preguntó.

-Tranquilícese.

-Pero ¿dígame cómo está?

-No la llegaron a violar, aunque me consta que si que se aprovechó un poco de ella.

-¿Qué?

-Cálmese. Porque debo decirle algo más. –dijo el médico.

-¿El bebé está bien?

-Más o menos sí.

-¿Qué quiere decir con eso? –preguntó atropelladamente.

-El bebé está bien, pero esta situación ha supuesto mucho estrés para ambos. Si no hace reposo absoluto hasta que finalice el embarazo podría perderlo…

-¿Qué dice?

-Cálmese…

-¿Puedo verla?

-Dentro de un rato le avisaré cuando pueda verla.

-Gracias, doctor.

-Es mi trabajo.

            Se dieron la mano antes de irse y Cristian se sentó en una de las sillas totalmente abatido por lo ocurrido. 

-No te preocupes, seguro que todo sale bien.

-Gracias por salvarla, Kirian. –dijo él.

-No me des más las gracias.

-No sé ni cómo te lo podré agradecer…

-No hace falta, de verdad.

-Si que hace falta. Mi mujer es mi mayor tesoro, ella y el bebé que está en camino. Y tú has cuidado a mis tesoros. –contestó con alegría.

-De verdad, no hace falta, basta con tus palabras.

-Déjame que te invite a cenar.

-Vale, está bien.

-Gracias.

            Estuvieron hablando más rato antes de poder pasar a ver a Melinda. Kirian se quedó sentado en la sala de espera. Cristian fue directo al box donde estaba su mujer esperando.

            Entró y la vio tumbada en la camilla llorando y con gesto temeroso. Al escuchar ruido giró el rostro con temor pero cuando vio los ojos de su marido se tranquilizó.

-Preciosa mía… ¡Qué susto me he llevado! –dijo abrazándola.

-Cristian…

-¿Estás bien? –preguntó cogiendo el rostro entre las manos.

-Tenía mucho miedo…

-¿Te hizo algo ese pedazo de animal?

-Me tocó pero no llegó a… -no pudo acabar la frase.

-Sshh… Tranquila… Ya ha pasado todo… -dijo abrazándola.

-Abrázame fuerte…

-Siempre, preciosa mía.

1 comentario:

  1. joooooooo es tan bonitooooooo!! menos mal que Kirian la ha salvado =) me encantaa el capiii un beso guapa sigue asi ;)

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Momentos de Palucine: Hereditary

Hola Dimathian@s!!! Pues tras unas semanas en las que me ha sido imposible estar junto al ordenador ni tener tiempo para meterme en el ...

Rosómetro

Photobucket