Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




lunes, 28 de noviembre de 2011

Acechados capítulo 22


Capítulo 22

            Las horas fueron muy largas en el hospital. Cristian no se separó de su mujer ni un solo segundo. Delia y Kirian si que regresaron a casa con la pequeña Evelyn para que descansase, eso sí, no paró de llorar al tener que separarse de sus padres por unas horas.

            Pero Cristian debía cuidar de su mujer, no soltó su mano en ningún momento. Estaba tan angustiado por saber cómo se encontraba anímicamente que no se daba cuenta ni de que los minutos pasaban, para él era como si se hubiera detenido el tiempo.

            Mientras que esperaba y la desesperación iba cada vez más en aumento al ver que su mujer no despertaba, la policía le llamó. Él pensaba que sería por lo del engaño con el dinero para atrapar al secuestrador.

            -Hola, ¿A qué hora tengo que ir para que todo esté preparado? –preguntó sin levantarse de la silla.  

            -Todavía no. Luego irá uno de nuestros agentes a buscarle para explicarle todo el plan. Pero no le llamo por eso.

            -¿Y entonces?

            -Uno de mis hombres ha encontrado por casualidad una cámara oculta. –contestó con seriedad.

            -¿Cómo? Pero... ¿Acaso no revisaron mi casa cuando la secuestraron? –preguntó indignado.

            -Sí, pero parece que no buscaron bien.

            -Vaya profesionales… -escupió Cristian muy molesto.

            -Lo lamento mucho. –se excusó. –Pero claro, si tenía cámaras, seguro que estaba en algún lugar con pantallas para ver lo que sucedía en la casa. Seguro que fue así cómo supo cuándo era el momento de atacar y llevarse a Melinda.

            -Bueno, pero ahora ya da igual si ya hoy le van a pillar.

            -Lo sé, pero queremos encontrar el lugar y las grabaciones. Y asegurarnos de que no tenía ningún compinche.

            -¿Y ahora no se puede hacer lo del dinero? –preguntó irritado.

            -Sí, el plan se llevará a cabo igual, pero averiguaremos si trabaja con alguien o no.

            Cristian colgó de mala gana y resoplando, si así hacía su trabajo la policía, daba gracias de que Melinda ya estuviera a salvo. No quería saber nada más del tema, pero todavía quedaba la entrega trampa del dinero.
            Llamó a Delia y a Kirian, queria hablar con ellos en persona sobre lo que le había contado el policía. Además como pronto debía marcharse para la entrega, no quería dejar sola a Melinda por si despertaba.

            Y bueno, extrañaba mucho a su hija, así que sería otra razón más para que su cuñada fuese con la niña, con su preciosa princesita. Mientras los esperaba, continuó en la habitación. Se estiró un poco, pues tenía la espalda engarrotada, y pasado un rato se volvió a sentar en la incómoda silla.


Se empezó a quedar adormilado en la silla, pues llevaba muchas horas en tensión y sin descansar bien. Pasados unos minutos, sintió presión en su mano. Abrió los ojos y pudo observar que su mujer estaba despierta y desorientada.

-¡Mel, estás despierta! –gritó levantándose y abrazándola con devoción.

-¿Dónde estoy?

-En el hospital, estabas muy malherida.

-¿Y la niña? ¿Dónde está mi hija? ¡Ese hombre se la llevó! –gritó tratando de levantarse de la cama.

-No vida mía. La niña está bien. cuando llegué a casa y vi que te habían secuestrado… -tuvo que parar unos segundos para respirar. –Dejó a la niña en la sillita, llorando.

-Entonces… ¿El chico no cogió a nuestra hija?

            Su marido le estuvo explicando todo lo sucedido desde que vieron que ella había sido secuestrada, incluso le contó su pequeña borrachera propiciada por la desesperación que sentía al no saber su paradero.

            Le contó cómo les había ayudado la policía, y cómo habían dado con ella tras semejante paliza. Ella estaba absorta mientras escuchaba todo el relato de su marido. Era algo realmente difícil de asimilar.

-Quiero ver a mi niña… ese chico me dijo que la tenía y que la mataría si no le hacía caso, y… me violó. –contestó bajando la cabeza y echándose a llorar.

-La niña nunca estuvo con él.

-Entonces… ¿La niña está bien?

-Echa de menos a su madre, pero está perfectamente. –contestó su marido con una sonrisa.

-Mi amor, yo… ese hombre me violó. No creo que quieras mirarme a la cara. –dijo llorando mientras ocultaba su rostro.

-Vida mía… no te hizo nada. Y aunque así hubiera sido, yo seguiría amándote igual.

-Pero él dijo… y yo tenía la ropa rota… -contestó sin poder creerlo.

Cristian se limitó a abrazar a su mujer. Era cierto que la hubiera seguido queriendo igual, pero suspiraba aliviado de no tener que pensar en que la hubieran violado.

Al fin estaba saliendo todo bien y daba las gracias por tener a toda su familia al completo. Estaba preocupado por lo que tenía que hacer, pero sentía alivio porque sabía que todo acabaría pronto. Así que se limitó a disfrutar del tacto de su mujer.

1 comentario:

  1. Hola :) Me encantan tus historias, me las he leído todas y siempre estoy esperando a que publiques para poder leer un nuevo capítulo.
    Me he creado un nuevo blog y me gustaría que lo leyeras a ver que te parece, de momento solo tengo el prólogo, el capítulo uno lo subiré cuando acabe los exámenes, ya que bachillerato es dificilillo :P
    Bueno te dejo mi blog aquí http://lookafteryou-paula.blogspot.com/
    Muchas gracias, un beso muy grande :D

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Nuevo verano, nuevo blog!

Hola Dimathian@s!! Pues aquí traigo un video muy especial. Ya sabéis que hace bastante tiempo que mi blog estaba con el mismo aspecto, ...

Rosómetro

Photobucket