Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




sábado, 26 de abril de 2014

Relato: El personaje




En un día soleado de Septiembre, Isabel estaba muy nerviosa porque era su primer día de instituto. Era una chica de estatura media, de piel blanca, pelo castaño y ojos verdes que cambiaba de etapa educativa, de amistades y eso hacía que en su interior miles de mariposas se agolpasen en su estómago.  No hacía más que preguntarse cómo sería el instituto y los compañeros. 

Allí se encontraba delante de las grandes puertas acristaladas y los nervios a flor de piel. Pero respiró hondo y dio un paso firme para dirigirse a su clase. Ya conocía el edificio, pues lo había visitado el día que hizo la matrícula. Así que con paso firme se dirigió hasta su clase. La puerta estaba abierta, entró con timidez y suspiró aliviada al ver que aún no había llegado nadie. Se sentó en una mesa de la segunda fila, así prestaría atención y podría mezclarse entre los compañeros.
Pocos minutos después, empezaron a entrar chicos y chicas que la observaron de reojo entre cuchicheos y risitas. Isabel intentaba refugiarse entre los libros para no sonrojarse más de la cuenta.  Antes de que se diera cuenta escuchó una voz que le hablaba de forma amable.
-Hola, soy Daniella, ¿y tú cómo te llamas?
Isabel alzó la vista y vio a una chica de complexión media, de pelo oscuro y ojos marrones  con una sonrisa aniñada que estaba de pie a su lado. 
-Yo soy Isabel.
Isabel se tranquilizó al ver que ya había entablado conversación con una chica y que no estaría tan sola. Daniella se sentó a su lado y empezaron a hablar de cosas sin importancia para hacer tiempo hasta que todos los compañeros estuvieran sentados y llegase el profesor.
El último en entrar fue un chico alto, de pelo castaño y unos intensos ojos azules. Por unos efímeros segundos penetró con aquellos ojos a Isabel. Ella se sonrojó y esbozó una tímida sonrisa. Daniella se dio cuenta de que Isabel no prestaba atención a su conversación y quiso sacarla de su ensimismamiento.
-Es Cristian, le conozco porque es mi vecino ¿Te gusta?
- ¿A mí? No, no me gusta –dijo tratando de ocultar la rojez de su rostro.
-Si quieres te le presento. Te miraba mucho y no suele ser normal en él ese comportamiento. Pasa bastante de todas las chicas.
                Antes de que Isabel pudiera detenerla, Daniella se levantó y se acercó hasta Cristian. Se puso a hablar con él durante unos minutos. Isabel se estaba muriendo de la vergüenza, pero no pudo decir nada a su nueva amiga porque entró el profesor y Daniella se sentó corriendo para evitar un castigo. Les resultó imposible hablar en toda la mañana durante las clases, así que debía esperar al recreo para poder preguntar sobre la interesante conversación que había tenido con Cristian.
                Sonó la campana y todos resoplaron aliviados, pero Isabel salió corriendo de clase tirando del brazo de su recién estrenada amiga para poder hablar con ella.
-¿Qué te dijo?
-Que me gustas –dijo la voz de Cristian detrás de ella.
Isabel se quedó rígida, se giró lentamente y allí estaba Cristian, tan alto, tan guapo, mirándola fijamente y con una amplia sonrisa que hizo que la joven se derritiera. No supo qué contestar, estaba completamente bloqueada, pues no esperaba algo así y mucho menos el primer día de instituto.
Tras unos minutos, Isabel se tranquilizó y logró hablar con el joven. Así que quedaron en verse al salir de clase. Pasearon por el parque que estaba tras el instituto hablando de sus gustos y tomando un helado. Se sentaron en un banco el uno frente al otro para continuar hablando. Cristian se acercó mucho a Isabel, rozando su mano con la yema de los dedos, lo que hizo que se le erizaran los vellos de los brazos a la adolescente.
-Me gustas mucho. Espero que nos veamos más veces –los ojos de Cristian miraban profundamente a Isabel como si pudiesen ver en su interior.
-Tú también me gustas –reconoció la muchacha mientras el rubor cubría sus mejillas.
No siguieron hablando porque Cristian cogió el rostro de Isabel con cuidado y unió sus labios a los de ella. Y se dejaron llevar por la atracción que sentían, dándose más cálidos besos que hacían que ambos sintieran mariposas en el estómago.

6 comentarios:

  1. Hola, me gusta la forma en que tu relato narra una escena cotidiana y le pone un romance a primera vista. ¡Muy buen logrado! ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho, hacía bastante que no leía un relato tuyo (he estado bastante desconectada del mundo blogger hasta hace unos días, la verdad) pero sabes que te sigo siempre que puedo.

    Sigue así, que se te da genial escribir, tienes mucho potencial y no te falta gente que te apoye.

    Muchos besos guapa

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho el relato, me ha parecido por la forma de contarlo que algunos detalles te han pasado a ti, el primer dia del instituto. Me ha parecido muy agradable de leer y bonito. Como cosa curiosa te comento lo de los guiones: Me lo dijeron a mi y te lo comento, si tecleas Alt + 0151 en word sale — que se utiliza para los dialogos. Yo lo utilizo y queda mejor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Voy a se sincero, no me gustan mucho las historias de amor de este tipo. Pero eso no quita que el estilo y la narración me parezcan que están bien.

    Un saludo
    Antonio V. García.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por los comentarios de apoyo, se agradecen mucho,

    lo cierto es que en mi primer día de instituto me pasó algo pero ni por asomo parecido jeje y a las 2 semanas fui conocida por todos los de mi clase porque me di un "piscinazo" en la pista de balonmano jajaja

    ResponderEliminar
  6. Hola:

    Vine a leer tu relato. Me ha gustado. Tambien me gusta tu blog.

    Saludos;

    ResponderEliminar

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

El Usuario sabe y acepta que al utilizar algunos de los servicios ofrecidos por Mi sueño en Papel en el Sitio Web, sus datos personales se mostrarán en el mismo pudiendo ser visualizados por otros usuarios del Sitio Web. Este es el caso de los comentarios efectuados en las entradas del blog, en los que el nombre del Usuario se hará público junto al correspondiente comentario.

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

Mis Novelas Publicadas






Seguidores

Entrada destacada

Momentos de Palucine: Hereditary

Hola Dimathian@s!!! Pues tras unas semanas en las que me ha sido imposible estar junto al ordenador ni tener tiempo para meterme en el ...

Rosómetro

Photobucket